Inicio Recomendados Mejores series para (y de) adolescentes

Mejores series para (y de) adolescentes

¿Conoces Amazon prime?
La nueva plataforma de Amazon para ver series online.
Puedes probarla gratis durante 30 días.

***

A veces la falta de tiempo nos hace caer en la trampa de creer que no podemos aprender y divertirnos a la vez. Nuestros hobbies pasan a segundo plano. Las modas son algo que las horas del día no nos permiten seguir. Te olvidas de leer hasta las vacaciones y la tarde que pases en el cine será eficiencia perdida en el trabajo o dos puntos menos en el próximo examen. En la jerarquía de las tareas que hay que realizar (que implicarán satisfacer estudios, trabajo y relaciones familiares y sociales), concederte una tarde frente a un libro o una pantalla es un desmadre que más quisieras cometer.

Y esa era la realidad para muchos adolescentes de diecisiete años cuyo tiempo era consumido por el bachillerato o el módulo que estuvieran cursando.

Pero entonces llegaron las series.

Esas historias audiovisuales por fascículos, esas películas en cápsulas, que no tienen por qué ocuparte más de una hora al día y que satisfacen a la parte de ti a la que le gusta despejarse perdiéndose en tramas, diálogos y personajes. Esas series que llevan toda la vida en nuestra televisión (bajo el estigma de que no son producciones de tanta calidad como la del cine) pero que ahora están viviendo su momento de auge gracias a la llegada de plataformas como Netflix o HBO. Plataformas que, pese a su rotundo éxito, no impiden que haya grandes coleccionistas de temporadas en físico, a los que admiro profundamente.

Así que, si tienes dieciséis años pero pareces uno de esos hombres grises sin tiempo que “perder” en actividades culturales, he aquí tu solución: una selección de series para adolescentes (y protagonizadas por adolescentes) con las que darte, al menos, un capricho diario.

Riverdale, de Roberto Aguirre-Sacasa.

Riverdale fue, tras Por trece razones, la apuesta teen del año pasado. Esta versión adulta y mucho más oscura de los cómics de Archie, que no he leído (ni siquiera sé si están publicados en España, a decir verdad), pero que al parecer marcaron a toda una generación de preadolescentes en Estados Unidos, no ha dejado indiferente a nadie.

Esta serie, que actualmente está emitiendo su segunda temporada, tiene como punto fuerte la mezcla tan rara que es. Tan rara que podría pensarse que es mala. Y, sin embargo, tiene enganchada a una cantidad de personas nada desdeñable, entre las que me incluyo. Riverdale retrata la vida ordinaria de un grupo de adolescentes, todos los cuales tienen un factor drama queen importante, son enamoradizos y muy, muy guapos. Hasta ahí, nada que no hayáis visto mil veces. El factor sorpresa es que se produce un asesinato en el pueblo. Así, una trama que a priori es puro costumbrismo dieciséisañero se torna una historia oscura donde vemos que las relaciones entre los protagonistas, y entre estos y su entorno, no son tan normales como esperábamos. Si lo que andas buscando es reencontrarte con el gossip de Gossip girl y a la vez adentrarte en una atmósfera marcada por la intriga y la oscuridad, adéntrate en esta serie que, aunque peca de exagerada e irrealista en algunos momentos, merece la pena. Aunque sea por ver cómo ha crecido uno de los gemelos de Hotel dulce hotel.

Puedes ver esta serie en Netflix o puedes comprar el DVD con la temporada 1 aquí.

Skins, de Jamie Brittain y Bryan Elsley

Tras haber visto las dos primeras temporadas, que corresponden a la primera generación de Skins (cada una de estas generaciones tiene protagonistas diferentes), me cuesta creer estar recomendándola. Seré franco: la primera temporada de esta serie, que dejó cicatriz en la juventud americana, me horrorizó en su primera temporada. Para mí, al principio, romantizaba situaciones verdaderamente peligrosas. Pero le bastó la segunda temporada para dejarme un nudo en el estómago enorme al final y un millón de sensaciones que no sé si tendría el valor de repetir. Drogas, sexos, estudios, bullying, homofobia, religión, depresión, muerte… esta serie reflexiona acerca de todo y ofrece, a través de su reparto coral (del que han salido bestias de la actuación como Nicholas Hoult o Dave Patel), un mix de lo peor y lo mejor de crecer. La acabarás amando y odiándote a ti mismo por ello.

Y es que Skins es la oda al exceso y al humor más negro y la serie que tus padres pensarán que no debe gustarte. ¿Quieres ser transgresor? Atrévete a hablar de la juventud como esta serie lo hizo.

Por trece razones, de Brian Yorkey

Es muy fácil hablar de Por trece razones, pero muy difícil hacerlo sin repetir lo que ya se ha dicho de ella. Si bien su libro ya os dije que no me conmovió sobremanera, su versión al formato Netflix sí lo hizo. La serie –cuya productora es la polifacética Selena Gómez- trata acerca de una chica que, tras sufrir repetidos casos de acoso escolar, se suicida. Pero lo hace dejando atrás trece cintas en las que explica los motivos y nombra a los culpables de su decisión. Si te llegan esas cintas… eres uno de ellos. Y aviso: aquí no se salva ni el apuntador.

Por trece razones es enigmática, realista y muy, muy adictiva. Pero es algo más: es un ejercicio de reflexión y de concienciación. Concienciación acerca del suicidio. Concienciación acerca del trato que se le da a las chicas dentro del aula. Acerca de lo duro que es ser víctima y lo fácil que es ser culpable. Y es que, al fin y al cabo, ¿no participamos todos en que el instituto sea un campo de minas? ¿Mereceríamos nosotros recibir alguna de esas cintas?

Por un reparto coral cuyo trabajo merece ser reconocido y por un personaje masculino protagonista que me ha parecido fantástico… sí, yo me convierto en uno de esos seriéfilos poco originales que recomiendan Por trece razones.

Stranger things, de los Hermanos Duffer.

Vamos a hacer un parón en el camino. Vamos a concedernos un pequeño descanso de pasillos de instituto, drama entre taquillas, fiestas salvajes y amores platónicos. No quiero que creáis que series de adolescentes son todas aquellas que solo tienen lugar para el realismo. Y es que Stranger things es como meterse en tu videojuego favorito, como revivir o vivir por primera vez los ochentas y como corromper tu infancia y adolescencia con pesadillas de ciencia ficción.

Esta serie, realmente, no es de adolescentes ni para adolescentes, pues, para mí, es apta para todos los públicos entre los 12 y los 112 años, y tiene una gama de personajes de todas las edades. Pero entre todos ellos brillan la panda de chavales aventureros que conforman Millie Bobby Brown, Gaten Matarazzo, Finn Wolfhard y el resto de niños actores de la serie (que son unos prodigios de la interpretación y, si siguen así, tendrán que ir a los Óscars con carritos de la compra) y el triángulo amoroso compuesto por Natalia Dyer, Charlie Heaton y Joe Keery.

Por ellos está aquí esta serie. Es una serie fantasiosa, algo oscura y repleta de aventuras, pero, ante todo, es una serie de inocencia y juventud. Tan vital, tanto en forma como en contenido, como para restarnos muchos años.

Merlí, de Hector Lozano.

No podía irme de aquí sin recomendar producto nacional. Y es que esta serie catalana acerca de un profesor de filosofía nada convencional que comienza a trabajar en el instituto de su hijo me ha parecido muy buena y completamente fuera de la norma de lo que se suele emitir en España. Por lo menos en su primera temporada, que es la que he visto.

Esta serie no solo nos adentra en la vida personal de Merlí, el profesor, sino que además explora la vida de todos sus alumnos. Sus problemas dentro y fuera del instituto, las relaciones entre ellos y su forma de enfrentarse al mundo hacen que el espectador se sienta identificado fácilmente con lo que se muestra en pantalla. Aunque bien es cierto que a veces recae en tópicos y roles algo manidos (el empollón, el chico popular, el que está más salido que el pico de una mesa…) no deja de ser una serie amena pero seria. Sus capítulos dan la impresión de acabarse en un suspiro pero, a la vez, invitan a reflexionar acerca de temas que, en tu cabeza, no tendrán una fecha de caducidad tan temprana. 100% recomendable.

Puedes comprar la primera temporada aquí, y la segunda temporada aquí.

Hasta aquí mis rececomendaciones personales de las mejores series para adolescentes, espero que hayas disfrutado leyendo tanto como yo lo he hecho escribiendo y, mejor aún, que disfrutes viéndolas. ¡Cuidado! son adictivas.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor, deja tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.