Las cinco mejores palmeras de chocolate de Madrid

Déjame avisarte que estás apunto de leer lo que para mí ha sido un sueño durante los últimos meses: reunir a un amigo y una amiga experta en palmeras (que no palmeritas) de chocolate y, juntos, escribir este artículo a 6 manos. Espero lo disfrutes leyendo tanto como nosotros escribiéndolo.

Empezamos;

¿Qué es una palmera de chocolate?

En vez de decirte qué es una palmera de chocolate, voy a empezar diciéndote qué no es.

Una señora palmera de chocolate no es una palmerita de chocolate, aunque a veces algunas confiterías nos hagan dudar de lo que creemos, sobre todo de lo que vemos, pero nunca de lo que probamos.

Una palmera de chocolate no es una palmera de azúcar glass, aunque muchos se empeñen en decir que son lo mismo o que unas son más buenas que otras. ¡Es que no se pueden ni comparar!, se parecen en forma, sí, pero nada más. ¿Y el color? ¿Y la textura? ¿Y el sabor?.

Una palmera no es una de esas “cosas industriales fabricadas al por mayor” que venden en los súpermercados dentro de una bandeja de plástico y que suele tener forma de palmera de chocolate.

Una palmera no es un postre cualquiera que te comes a cualquier hora como si de una galleta fontaneda se tratase.

Las palmeras de chocolate, que tienen su propio apartado en wikipediasu propio blog dedicado enteramente a probarlas todas, o una larga tradición que persigue conocer cuál es la mejor de las mejores, son mucho más.

Las palmeras son para muchos uno de los dulces más sabrosos. Bocaditos especiales y únicos que se pueden encontrar sólo, y repito, sólo, en pastelerías especializadas repartidas por diferentes puntos de España.

En Francia (de donde se supone que provienen) se llaman chocolate palmiers, en inglés french palm trees pastries, en Cataluña dicen que se las llaman ulleres (gafas), y en México y Costarica las pedirán como Orejas de chocolate.

¿Cómo se hace una palmera de chocolate ?

En vez de decir “cómo se hace”, sería más correcto decir “cómo se crea”, o aún mejor… “¿cómo nacen las palmeras de chocolate en el calor de un hogar”?

No lo cuento, ¡lo hago! el famoso cocinero Javier Romero nos cuenta en su canal de youtube cómo hacer palmeras de chocolate en casa, y en sólo unos minutos podemos aprender con este vídeo: 

Ingredientes para hacer palmeras de chocolate: 

  • 250 gr. de Chocolate fondant
  • 125 gr. de mantequilla
  • 75 gr. de azúcar glass
  • 3 planchas de hojaldre

Ahora sí, vamos con…

Las mejores palmeras de chocolate de Madrid

Ahora sí. Ahora viene la respuesta a la pregunta de dónde comer la mejor palmera de chocolate en Madrid. Disfruta y no olvides pasar por aquí a dejar un comentario de sincero agradecimiento :p

Mama Framboise. Mercado de la Paz, Barrio de Salamanca (y otras ubicaciones). Metro Serrano

Bandeja con palmeras de chocolate recién horneadas de mama framboise

Fotografía.

Precio aprox palmera: 2,95

Si tuviéramos que resumir esta palmerita en dos palabras sería: esbelta y con clase. (No nos extraña encontrarla en el distinguido Barrio de Salamanca).

Vista: Lo aprecias nada más verla. Su forma es estilizada y su presentación está embellecida por cacao en polvo y virutitas de chocolate. Ellos las llaman “crué de cacao”. Por dentro, color tostado… Es servida en una bandejita muy cuca de papel reciclado.

Sabor: Sabor es exquisito. Su sabor diferente se lo confiere la mezcla del chocolate puro de origen francés y su hojaldre de fabricación propia.

Textura: Hojaldre es el más crujiente que hemos probado hasta ahora. Orquesta de sabores. Orquesta..

Las palmeritas de Mama Framboise son crujientes, el color de la masa es muy tostado y respira por dentro. No sigue la clásica textura tierna y compacta, sino crujiente y hueca. Me arriesgo a decir que las palmeritas de Mamá Framboise merecen una categoría propia a parte, por tu tamaño, textura, color, sabor, relleno, forma y decoración.

Por Gemma.

San Onofre. Calle San Onofre, 3 (y otras ubicaciones). Metro Gran Vía

Dos palmeras, una encima de otra, del horno de San onofre

Fotografía.

Precio aprox palmera (o debería decir palmerita): 2,5 €

La palmerita (y digo palmerita porque es un poco más pequeña que las demás, aunque esto no se refleje en el precio, ejmmm) del Horno San Onofre es posiblemente una de las más míticas de Madrid. Cuenta la chocoleyenda que su increíble cobertura nació de un excedente de chocolate Grand Crus (como si os digo el Everest de los chocolates) destinado a hacer bombones, que alabado sea el pastelero que se pasó con las cantidades aquella mañana, os lo digo.

El chocolate de San Onofre es negro, negrísimo, pero sin llegar a amargar y manteniendo una suavidad que es lo que hace que los 2.50 euracos que cuesta la palmerita de marras, no duelan ni un poquito. Claro, es chocolate de bombones, ya sabéis; ese producto que asociamos con las fiestas de guardar de nuestras tías abuelas pudientes o con hoteles y cenas de súper lujo de esos que solo existen en las pelis de Richard Gere.

Su hojaldre cruje por todo su perímetro, (hay incluso quien dice que es algo seco, lo cual constituye una auténtica blasfemia derivada de una clara incultura palmeril) así no tendréis que pelearos con vuestro novio para ver quién se come los bordes y quién el (no en este caso) gomoso corazón.

¡Es adictiva!

Por Jara.

Pastelería Nunos. Calle de Narváez, 63. Metro Ibiza

Fotografía.

Si tuviera que elegir una palmera favorita, si me atreviera a tildar alguna como la mejor palmera de chocolate de Madrid, sería la de la pastelería Nunos.

De tamaño es de las más grandes. Sin ser la más grande de todas sí que es de un tamaño muy muy generoso. Es una palmera muy compacta y pesada, como densa. Por compacta quiero decir que hay muchísima palmera por centímetro cuadrado, como que no hay aire entre su chocolate ¿sabes?, diría que las palmeras de chocolate de Nunos tienen una densidad palmeril fuera de todo rango.

Según Gemma es una palmera discreta, que el balance entre hojaldre y chocolate está llevado a la perfección. No hay un sabor predominante, es sencillamente equilibrada, de sabores compensados. No se hace pesada al comerla, se disfruta, mucho, muchísimo.

El hojaldre está bien hecho, bien dorado al horno (o donde sea que nazcan las palmeras del nunos) que da un color palmeroso también dorado precioso. Para mí su hojaldre es crujiente pero arenoso. Me encanta esa palabra, arenoso. No se rompe, no se fragmenta al comer.

En fin, es duro empezar en artículo dejando el listón lo más alto  posible, pero a veces uno tiene que echar mano de su pasión para comunicar lo que lleva dentro.

Es posible y sólo posible, que por el momento presente la de Nunos sea para mí la mejor palmera de chocolate de España.

Confitería El Riojano. Calle Mayor 10. Metro Puerta del Sol

Vitrina del riojano

Fotografía.

Precio aprox palmera: 2,5 €

Lo primero que llama la atención de las palmeras de chocolate de El riojano es su tamaño. En comparación con la mayoría de sus congéneres, las de El Riojano son palmeras pequeñas, casi diría que la mitad, un tamaño a medio camino entre una palmerita de esas pequeñitas que tú y yo ya sabemos, y una palmera grande de las de toda la vida.

Para empezar puedo decir que de todas las que hemos probado es la más clásica, la que imaginas cuando te mueres de ganas de una buena palmera.

¿Clásica? Sí, clásica pero con una sorpresa, y es que su chocolate, que visto desde fuera parece completamente normal, un chocolate tan normal que en el mejor de los casos no pasaría del 5 ó 6 en una escala palmeril de 0 a 10, resulta que cuando le das el primer mordisco la cosa se pone MUY inquietante.

Su chocolate negro te devuelve un extraordinario sabor que, en mi opinión, roza la excelencia. Ese chocolate es lo que buscas, aunque quizás sin saberlo, cuando buscas un chocolate que recubra tu palmera.

Tiene una capa de chocolate por encima del hojaldre que puede medir unos 2 ó 3 mm que da la impresión al morderlo como si estuvieras metiéndote un delicioso bombón en la boca. Es algo extraño: muerdes primero ese chocolate abombonado que parece se deshace en la boca y, cuando llegas al hojaldre, un hojaldre que parece como inflado, la mezcla de sabores te parece como un juego.

En la boca es agradable de comer, fácil, que no empalaga, y cuando vas llegando al final (cosa muy rápida en mi caso) piensas que quieres más. Quieres otra porque una no es suficiente, demasiado rica y pequeña como para querer solo una.

Así definiría las palmeras de chocolate de el riojano, demasiado ricas y pequeñas como para querer sólo una.

Por Antonio.

Tahona de San Isidro. Calle de San Isidro Labrador, 13. Metro La Latina

fachada la tahona de san isidro palmeras de chocolate

Precio aprox palmera: 1,95 €

En la vida ocurren demasiadas coincidencias como para pensar que sólo son puras y simples coincidencias. Íbamos Gemma y yo caminando por La Latina hablando precisamente de escribir este artículo sobre las mejores palmeras de chocolate de Madrid cuando, a la derecha, vemos una pequeña y coqueta tiendecilla de aspecto antiguo. “Tahona de San Isidro”.

Mmmmm, ¡qué buena pinta tiene! ¡Qué lugar más auténtico, pequeño y acogedor! y de repente… qué ven nuestros ojos.

Palmeras de chocolate expuestas en la vidriera. Nos acercamos, pegamos nuestras naricillas al cristal y… amor a primera vista.

Ese chocolate nos susurra algo, nos llama, nos tienta desde el otro lado del cristal.

Entramos en la tienda como desbocados y un simpatiquísimo hombre nos dice: Ah, ¿que no habéis probado mis palmeras? 

Bueno bueno bueno, qué barbaridad de palmera. Si alguna vez tengo un epitafio escrito sobre unas letras marmóreas, ten por seguro que los ilustres visitantes que vengan desde lejos, leerán; “Amigo, no camine tan rápido por estas callejuelas de La Latina, deténgase un momento y pruebe las palmeras de la Tahona de San Isidro”.

Por Antonio.

Do eat, en Google Campus. Calle Moreno Nieto, 2. Metro Príncipe Pío.

una palmera de chocolate de Do Eat en google campus

Esta palmera, aun no siendo la más sublime entre las sublimes aquí presentes, sí que me parece que merece estar en este ranking de las top mejores palmeras de chocolate de Madrid. La razón es tan sencilla como que las palmeras de chocolate del Google Campus me han acompañado ya muchas mañanas de cuasi ayuno desde que empecé a venir aquí a trabajar, hace ya un par de meses.

El roce hace el cariño, dicen. Además, no nos vamos a engañar: su sabor me sorprendió positivamente.

Nuestra historia de amor empezó así: Por deformación parmeril profesional tuve que probar la palmera en cuanto la vi aparecer en la vitrina. ¡Son nuevas! me dijo el simpático camarero napolitano, las hemos traído hoy.

Con una ligera sospecha por mi parte (¿recuerdas cuando te dije al principio que nunca encontrarías una buena palmera a no ser que fuera una pastería especializada y con años de tradición?) la hinqué el diente y, voilá. No está nada mal, naaaada mal.

Me cuenta el simpático camarero Italo-Marroquí que las palmeras fondant son la reciente especialidad dulce de la casa y que las traen cada día recién hornedas desde Do eat, la empresa que provee de comida sana al Google.

Por Antonio.

Este artículo está en permanente construcción, pues a medida que vaya descubriendo los tesoros achocolatados escondidos de la capital, iré ampliando mi diabetes, digo conocimiento.

 Volver al artículo principal de Mejores restaurantes de Madrid