Mis mejores restaurantes en Madrid, sitios para comer y cenar fetén



Te doy la bienvenida a mi pequeña, personal, intransferible y sincera guía sobre mis mejores restaurantes en Madrid. Aquí encontrarás mis sitios favoritos para comer y cenar de cualquier clase y precio, eso significa que a veces te recomendaré el típico senegalés de Lavapiés y otras te hablaré de uno de 3 estrellas Michelín. Bueno, en realidad no porque aún no he ido a ninguno ya que aún soy más pobre que las ratas, eso sí, como uno de esos ratoncillos de campo que van correteando felices entre la hierba y husmeando con su naricilla todo lo que se les pone por delante…

Y hablando de restaurantes… si tú tienes un restaurante y te mueres de ganas (bueno, más o menos, ya me entiendes) de invitarme a probarlo, será un placer ir a conocerlo. Si me gusta mucho lo recomendaré en esta lista o en mi ínstagram, el cuál actualizo mucho más a menudo. Para mí cada publicación es una oportunidad de poner toda mi alma, de hablar desde el corazón.

¿Quieres conocer mi Instagram?

Mejores restaurantes en Madrid por categorías

Huevos rotos

Bueno, vamos a lo importante:

Me llamo Antonio y soy una de esas personas perdidamente enamoradas de Madrid. No, no creas, no soy de los que piensan que Madrid es lo mejor porque sí y porque yo lo digo y sobre todo porque no conozco otro sitio, en realidad amo Madrid porque (deeeentro ego) también amo viajar y vivir en otros lugares y, aún así, después de todo, sigo quedándome con Madrid. Para mí, conocer Madrid y sobretodo vivir en Madrid es un privilegio y, si me acompañas, vamos a descubrirlo.

No soy un crítico gastronómico, ni escribo notas laudatorias ni hirientes en tripadvisor, podría incluso decir que no aprecio demasiada diferencia entre la sublimidad de un espagueti aldente y otro sacado dos minutos antes de tiempo.

Yo, la verdad, a lo sumo en acasiones me limito a cerrar los ojos, masticar lentamente y pensar: Dios, qué suerte tengo de estar vivo, qué maravilloso espectáculo este el de la comida, cómo de agradecido me siento de poder estar, donde estoy ahora mismo, sintiendo cada aroma que se desprende de este plato que se encuentra frente a mí, de este vino que, como dirían los entendidos, marida a la perfección con este manjar. De la intensidad de ese picante que me recuerda que estoy vivo y de la suavidad del tiramisú que me hace apreciar la vida.

Soy un turista en Madrid, me gusta pensar que quizás el mayor turista que haya pasado nunca por nuestras calles. ¿Conoces Madrid? —Me preguntan— Poco, muy poco. Después de 33 años estoy empezando siquiera a conocerla. Es como la lectura, es como nuestro planeta, es como las personas, que cuanto más conoces, más consciente eres de lo que desconoces.

Me gusta decir que cuanto más viajo a otros países en más turista de Madrid me convierto y, cuanto más lejos estoy, más aprecio es el que siento.

***  ¿Te gusta leer? Tengo un artículo donde recomiendo los mejores libros que he leído nunca ***

No sé si estas líneas van a ser sólo una más de las muchas recomendaciones de restaurantes en Madrid que ya existen, tampoco sé si te descubrirán el arca perdida, o si te harán desear levantarte de la silla de inmediato para salir corriendo en dirección a este o aquel pequeño secreto que guardo en mi memoria.

Me cuesta incluso entender el por qué los pájaros visitan al psiquiatra y las estrellas se olvidan de salir, lo que sí que sé es que, si con este texto despierto en ti algún sentimiento y un poco más de atracción hacia Madrid, y quizás en especial hacia sus restaurantes, habrá merecido la pena.

Ahora, si me permites, voy a escribir para mí mismo (y sin seguir ningún orden en particular para hacerlo más emocionante), para recordarlos en los días de incertidumbre y de no saber a dónde ir, los que considero, son mis mejores restaurantes de Madrid

¡Pssst! quizás te interesa alguno de estos artículos.

Restaurantes buenos en madrid para comer y cenar fetén

Muchos de mis restaurantes recomendados los conocerás y muchos de ellos no, también piensa que, antes de conocerlos, los desconocías. Por eso esta guía está pensada también para ese extranjero recién llegado a Madrid que no los conoce.

Y ahora imagínate que, en vez de tener una caja llena de vistosas tarjetas de visita, lo que tengo es este artículo a modo de recordatorio personal.

Cada vez que vaya a un restaurante que me vuelva loco lo pondré en la primera posición, así cada vez que vengas encontrarás nuevas recomendaciones de sitios donde comer y cenar en esta alucinante ciudad.

Estarás pensando que no me callo ni de debajo del agua, tienes razón, ¡vamos a hablar de restaurantes

Soup Bowl. Comida casera al lado de Gran vía, como hecha por la abuela

soup Bowl restaurante-comida-casera-madrid

Este es uno de esos restaurantes fantasmas. Un amigo dice que los restaurantes fantasmas son los que prácticamente no atienden al público de calle porque su plato fuerte es mandar cientos de pedidos a través de plataformas como Justeat.

Este es uno de esos rincones de los que apenas existen, de esos que pasan completamente desapercibidos ante tus ojos hasta que, un buen día, alguien te dice con brillo especial en su mirar que tienes que ir a probarlo.

El sábado pasado fuimos tres amigos a cenar, y lo primero que piensas al entrar es algo así como “qué sitio tan cutre” o “qué sitio tan acogedor” (y un poco cutre).

Tu pensamiento cambia cuando uno de los dueños, colombianos, te saluda, y te das cuenta que lo hace con tanta cercanía como si llevaras toda la vida entrando por esas puertas.

Ves la carta y te sorprende poderosamente la pinta que tiene todo, y lo baratísimo de sus precios. Por apenas 10 €, si quieres, primero, segundo y hasta postre si me apuras.

¿A qué saben sus platos? Sus lentejas saben a las lentejas que te hacía tu madre. Sus sopas saben a las que te hacía tu abuela. Sus albóndigas saben a las que te comes en un restaurante de lujo, pero cien veces más baratas.

Un gran descubrimiento para cenar en Madrid centro barato y casero.

Pomodoro e Bassilico. ¡JO-DER QUÉ MA-RA-VI-LLA!

Mientras lees esto, escucha esta maravilla y así entramos en situación;

Te podría intentar transmitir muchos sentimientos sobre el restaurante Pomodoro e Bassilico donde fui el otro día, pero no sé ni por dónde empezar. De momento, quédate con estas palabras: “Fagottini hecho a mano relleno de pera, nuez y queso gorgonzola”.

Pruébalo y luego me cuentas. Llámales el día anterior porque tienen que prepararlo.  

Mira que he probado muchos y muy buenos restaurantes italianos, incluso he estado viajando por Italia un mes probando los platos más deliciosos creados por l´Uomo (o per la donna, in fati), pero esta delicia me dejó completamente sumergido en un gozo sin igual. Joder qué pedante sueno a veces, ¡es que ni se me ocurre qué decir de lo rico que estaba!.

TLF: 910 40 44 80 Calle San Anastasio 4. No te pongo el metro más cercano porque Podoro e Bassilico básicamente está en mitad de la nada, un minipunto negativo para los que van en transporte público, pero que se compensa con lo que vas a experimentar para cuando llegues.

pomodoro-e-bassilico-restaurante-italiano

El mejor Restaurante vegetariano de Madrid, Sanissimo

Mejor restaurante vegetariano Madrid

Cada día me acerco más a la comida vegetariana. Hace algunos años empecé a darme cuenta de que los alimentos que provienen de la tierra son los más ricos y los que mejor me sientan, sin lugar a dudas. Como una vez leí en Fitness revolucionario, el sabor es el lenguaje de los alimentos, y si hablamos de sabor, no he encontrado nunca más sabor que el que encuentro en una buena fresa, unas buenas acelgas, o unos huevos de gallinas que corretean felices por el jardín y se alimentan de lo que pillan y de la buena comida que sobra en casa.

Te cuento todo esto no para tratar de convertirte al mundo vegetariano o vegano (que de hecho yo como de todo, aunque es cierto que he reducido mi consumo de carne a datos anectóditos), sino para introducirte a un mundo que desafortundamente no todo el mundo conoce.

A muchos dogmáticos carnívoros, la sola idea de ir a un restaurante vegetariano les produce risa. Te garantizo que eso es porque no conocen el Sanissimo. He ido en dos ocasiones en menos de una semana. ¿La razón? Enorme sorpresa, admiración infinita, y placer indescriptible. Lasaña de berenjena con tofu y hummus de espinacas,  salsas imposibles e inolvidables, tartas de zanahoria inigualables (y créeme que soy un experto en tarta de zanahorias y estoy seguro de conocer las mejorcitas de Madrid).

la mejor Tarta zanahoria

La primera vez fui con mi novia, llevaba semanas hablándome de ese sitio y lo hacía con tanta pasión cada vez, que cada vez quería dejar lo que estuviera haciendo para ir a probarlo. Finalmente fuimos y sólo con ver los platos que servían a otros comensales supe que tenía que añadir este restaurante a mi artículo.

La segunda vez fui con seis amigos, uno de ellos vegano, su novia vegetariana, y cuatro amigos carnívoros deportistas. El resultado fue casi casi de aplausos por parte de todos y cada uno de ellos. Hasta el típico amigo que es jodidamente inexpresivo, dijo: “Está muy muy rico”.

Para mí, es el mejor restaurante vegetariano de Madrid.

Calle Campomanes 5, Madrid, Ópera

Petit Comité, Restaurante Francés en el centro de Madrid

Petit Comité

Escucha esta belleza mientras lees, confía en mí.

Te voy a contar un secreto: El 8 de febrero de 2017, El Petit Comité nos invitó a cenar. Hace unas semanas su dueño dejó un comentario en este artículo con un link a su web, y a mi socio y a mí se nos ocurrió que por qué no le escribíamos para que nos invitara a cenar, y así podríamos recomendarlo aquí si nos gustaba. ¡Pues funcionó! Aceptó encantado, y nosotros quedamos no encantados, sino lo siguiente. ¿Encantadísimos? ¿requete felices? no sé 😉

Para que te hagas una idea, al cenar en el Petit Comité sentí en mi piel aquello a lo que se refieren los franceses cuando hablan de la Petite Mort, que como seguramente sepas, es la manera bonita con la que llaman al orgasmo. No recuerdo si es la primera vez que ceno en un buen restaurante francés pero creo que sí.

Probamos el menú degustación de 35 €, el cuál incluía además un entrante a base de mus de foie con bizcocho de miel con reducción de vinagre balsámico, y una perfecta combinación de vinos españoles y franceses, blanco y tinto a tu elección.

Es tanto el placer que sentí al probar cada una de sus proezas culinarias que no sé ni por dónde empezar a describir la experiencia, quizás, lo mejor sea empezar por el principio.

El restaurante tiene una de esas iluminaciones y una atmósfera que hace que no tengas ganas de salir de lo a gusto que estás, y además se superan a sí mismos adornando tu mesa con una de esas preciosas lámparas de aceite. Respecto a la comida, realmente me faltan las palabras, quizás por falta de experiencia. Si por mí fuera te diría contínuamente: Esto era increíble, aquello era brutal, lo de más allá se te va de las manos 😀

De todo lo que probé me resulta difícil quedarme con algo, pero si tuviera que elegir dos platos para llevarme a una isla desierta (y comerlos de por vida hasta explotar) me quedaría sin dudas con:

  • La suavidad, presentación, textura, olor, sabor, amor, placer, intensidad (añade otras palabras increíbles a tu elección)… del magret de pato escalopado con salsa de arándanos, berenjenas estofadas, y aroma de cítricos y frambuesas.
  • La sorpresa que me llevé cuando probé el alucinante tartar de salmón fresco con tomate concasse, aguacate, cebolleta y escarola. Yo pensaba que no me gustaban muchos los tartares, pero… creo que es porque no había probado este.
  • La magnificencia (ojo, nunca he usado esta palabra antes en toda mi vida, y no sé siquiera si está bien empleada, pero así te haces una ligera idea) del maravilloso tiramisú casero con crema inglesa acompañado de la tarta de queso idiazabal con higos confitados y caramelo de pacharán (me saliba la boca sólo con escribirlo. ¡Hay que estar muy loco para crear algo así!, pero en la locura está la genialidad, parece ser), en lo que a mí respecta, es el mejor tiramisú de Madrid.

Conclusión: El menú que nos invitaron costaba como hemos dicho 35 € por persona, pero gustosamente habría pagado por ello no 35, sino 45 ó 50 euros. De lo mejorcito que he probado últimamente, una experiencia especial y completa en todos los sentidos en el mismísimo centro de Madrid.

Gracias Petit Comité de corazón por una noche tan única. Por cierto, del servicio sólo puedo decir que todos nos hicieron sentir cómodos y atendidos en cada instante, con una mención especial para Mika, el maître francés que se ve disfruta profundamente de su trabajo y lo transmite a todos los comensales en cada una de sus palabras y recomendaciones. Desde hoy, soy un emamorado más de la cocina francesa.

Conclusión: Uno de esos sitios en Madrid para ir en pareja.

Están en calle Reina 15, a un minuto del metro Gran Vía y puedes reservar aquí: 915 21 75 52
Restaurante Francés en Madrid

Restaurante Senegalés, mi comida exótica favorita de Madrid

No querrás leer las siguientes palabras sin escuchar ESTA BARBARIDAD de canción, ¿verdad?.

Dice el ya viejo anuncio de Mercedes que hay miles de listas y, sin embargo, todas ellas tienen algo en común: en una lista siempre hay un primero y, luego, vienen todos los demás.

Quizás debería poner este restaurante el primero como único orden sentimental que pudiera seguir. Y es que el Baobab de Lavapiés fue el primer restaurante que, tras probar su comida, me hizo coger un vuelo para visitar otro país, otro continente, otro mundo dentro de este.

¿Por qué?

  • Por su Tiéboudienne, ese plato tradicional de Senegal que cuando lo probé me hizo replantearme todo lo que sabía sobre comida. Ahí cerré los ojos, vaya si los cerré, aún los cierro cuando quiero aproximarme mentalmente a aquel sabor, esté donde esté. Yuca, tamarindo, pescado, col verde y quién sabe qué más.
  • Por su zumo de Baobab. Me pregunto si Antoine de Saint-Exupéry lo probó en alguna ocasión. Creo sinceramente que ese sabor es suficiente como para hacerte despertar un día y escribir uno de los libros más maravillosos de todos los tiempos, el Principito.
  • Porque hay restaurantes buenos en Madrid, luego restaurantes muy buenos, ¡y luego está esto!

Notas al margen:

  • No vayas tarde ni a comer ni a cenar, puedes esperar durante una hora literal, y que cuando sea tu turno para comer te digan que ya no hay comida, es MUY seguido entre sus seguidores. Si puedes haz una reserva.
  • Me parece tan bueno que ni siquiera en Senegal probé platos como los de allí.

Calle de los Cabestreros, 1. Lavapiés.

Ejemplo perfecto de restaurantes exóticos baratos y buenos en Madrid.

El Mollete, tradición y encanto en Madrid

Ejemplo perfecto de restaurante acogedor en Madrid Centro.

Hay sitios en antiguas calles de Madrid que parecen sólo sacados de antiguas calles de Madrid. ¿Cómo defines el encanto? Lo sé, es algo personal, puedes decir que el encanto es una madera rústica en barra, cerveza fría o buen vino de Ribera acompañado por unos camareros y cocinera que te hagan sentir suertudo. El encanto a menudo está en nuestra forma de mirar, pero, después de conocer el Mollete, tengo una acepción más sobre el Encanto.

¿Por qué?

  • Por estar en una de las calles de Madrid que me hacen sentir Madrileño.
  • Porque es el sitio perfecto para sorprender a alguien con una cena romántica en la planta de arriba donde sólo hay 4 mesas, ya sea tu mejor amigo, tu pareja, o ese familiar con el que hablarías horas.
  • Porque ser atendido por la gente que ahí trabaja, es todo un privilegio.
  • Por el sabor de sus platos, ahora sólo recuerdo el Rissoto, pero todos me cautivaron.

Calle de la Bola 4. Zona Ópera.

*Nota: Justo enfrente está el restaurante La Bola, el mejor cocido Madrileño de Madrid.

El mejor restaurante chino de Madrid, el Nihao en calle Silva

restaurante nihao madrid hot pot

No tengo ni la más remota idea idea de música china, pero imagínate que sí y escucha esto mientras lees.

Ejemplo perfecto de auténtico restaurante chino en Madrid.

Existen dos tipos de restaurantes chinos, los chinos donde comen chinos, y los chinos donde no. Este es de los primeros. Es ese restaurante chino que puedes usar para sorprender a tu amigo o amiga china. Ese restaurante donde, cuando llevas a un amigo Español que ha estado en China, dice sorprendido: ¡Es como volver a estar ahí!.

¿Por qué?

  • Por su Hot Pot (lo que acabas de ver en la imagen) una olla gigante con agua y especias calentada directamente en tu mesa con un infiernillo, la cual tendrás que aderezar y tú mismo cocinar con los ingredientes que hayas elegido en una carta previa. Setas, carnes, tofus, verduras chinas y… salsa de cacahuete para acompañar.
  • Por su arroz con verduras secas, su pato a la naranja y su media piña llena de ternera, verduras y por supuesto jugo de piña.
  • Porque, antes de haber ido a Malasia y deleitarme con sus millones de diferentes sabores, gracias al Nihao ya sabía en cierta medida qué podía esperar.

¿Dónde está?

Calle de Silva, 20. A 100 metros de Callao, o a 15 metros de la Plaza de la Luna.

*Nota: He pasado un mes recorriendo China, y te aseguro que la comida del Nihao es como la comida de China. Olvídate de las malas lenguas que dicen que fuera de China todo lo que se hace es adaptado. No. El Nihao es real, es como estar en china. (¡¡Por eso está tan lleno de chinos siempre!!)

El Capricho Extremeño, Mejores restaurantes Madrid calidad precio

Ejemplo perfecto de Restaurante bueno bonito y barato en Madrid.

Estuve hace tres días en un evento de Meetup junto a emprendedores extranjeros. La camarera y dueña llamaba a casi todos por su nombre, todos la cubrían de piropos y todos se dejaban recomendar por la comida que a ella más le apetecía.
Me sorprendió tanto su manera de ser que le dije ¿Cómo vas tan rápido? ¿Cómo lo haces todo tan bien? Porque el restaurante es mío, me dijo. No hay nada más que añadir, señoría.

¿Por qué?

  • Por el menú de 15 € que me hizo pensar valía 30
  • Por el vino aparentemente ilimitado que traía en preciosas jarras de cristal.
  • Porque el Gazpacho que me tomé de primero me hizo recordar por un segundo que podría equipararse al de mi madre o mi tía, gazpacheras profesionales certificadas por la universidad del Gazpacho y egresadas con Cum Laude.
  • Porque el sitio es PRECIOSO y acogedor.

¿Y cuál es la dirección?

Calle Toledo 21. A 100 metros de la Plaza Mayor.

Moha-Raj, restaurante Indio recomendado bueno y barato en Lavapiés

Deben existir 745 millones de restaurantes Indios en Lavapiés y, apostaría, cada amante de la comida india tiene su favorito. Pues el Moharaj es el mío, mi favorito. Para mí es el mejor restaurante indio en Madrid.

¿Por qué?

  • Quizás es por el trato, o quizás es porque es de los más pequeños y acogedores que hay en Lavapiés, o quizás es porque sus trabajadores al terminar de comer te traen té, semillas de anís y licores varios para tu disfrute.
  • ¿O quizás es por el sabor? No lo sé, es posible que todos se parezcan al fin y al cabo, pero este, también quizás, podría decir que es un poquito más sabroso.

¿Por dónde está?

Calle de Buenavista 42, Lavapiés.

Bodega de la Ardosa, para mí la mejor tortilla de patata de Madrid

Te reto. Te reto dos veces mamonazo. Dime ahora mismo si existe en Madrid un solo sitio que tenga una mejor tortilla que en La Bodega de la Ardosa y te garantizo que dejo todo cuanto esté haciendo en este momento y salgo corriendo hacia allá. No soy muy original si digo que me apasiona la tortilla, nadie a quien le guste la tortilla pretende ser original, sólo quiere escuchar a continuación cuál es tu tortilla favorita, e inmediatamente apuntarlo e ir a probarlo después para comprobar que efectivamente exagerabas. La de tu madre no vale, y no, la de tu abuela tampoco. Si eres tú quien la hace, estaré encantado de quedar contigo y declarar un enfrentamiento culinario-tortillil y ampliar conocimientos.

Creo que este restaurante bien podría ostentar el disputado título de “La mejor tortilla de Madrid” (insisto en que la de tu madre y abuela no cuentan).

¿Por qué?

  • Pues por sus magdalenas, ¡no te jode!.
  • Porque es uno de esos sitios del Barrio de Malasaña que parece conservan exactamente el encanto y la estructura de cuando se construyeron, probablemente muchísimos decenios atrás.
  • Porque para pasar al otro lado del local o ir al baño, tienes que agacharte por debajo de la barra, sortear un escalón si mal no recuerdo, y adentrarte en un submundo restaurantil.
  • Porque ponen uno de los Vermuts más ricos que he tenido el placer de probar.

Calle Colón, 13. Junto a la plaza de San Ildefonso, en Malasaña.

Las otras mejores tortillas de Madrid: 

Otra tortilla sublime en Madrid es la de Juana La Loca, Plaza Puerta de Moros, 4, para mi gusto compite por ser la segunda mejor tortilla de patatas de Madrid.

Las tortillas de patata de La Bobia, en Calle San Millán 3, metro la Latina. Tienen tortillas de cabrales, de chorizo, de patatas… etc.

El Buscón, Restaurante junto a la Puerta del Sol

Ejemplo de restaurante para comer bien y barato en Madrid.

Cuando los extranjeros me preguntan por un buen restaurante Español para comer y a buen precio, una y otra vez recomiendo El Buscón, y me parece que siempre o casi siempre acierto.

Tengo entendido que el dueño de El Buscón es dueño también de no-se-cuántos restaurantes más por la zona, La Alhambra, Las Fatigas del querer y La Soberbia. Todos ellos me gustan, todos están cortados por el mismo patrón y en todos te atienden de maravilla y comes cosas ricas, pero El Buscón para mí se lleva la palma.
Algunas personas me han dicho que es una trampa para guiris, y otras muchísimas me han dicho que es absolutamente genial, quédate con la parte de la historia que más te guste.

¿Por qué?

  • Porque cuando llegas te atienden rapidísimo, y aún así te ponen sobre la mesa unas tapitas deliciosas mientras esperas que te atiendan.
  • Porque son los (Cada vez menos típicos) camareros de toda la vida simpáticos de manera sincera.
  • Por su menú a 10-12 euros (no recuerdo) que siempre hace que me pregunte quién es el cocinero de semejante deleite.

Calle Victoria, 5. A 200 metros de la Puerta del Sol.

Las Cuevas del Sésamo, frases épicas, música de piano y sangría

Para mí una de las mejores cuevas de Madrid. Lo sé, si eres madrileño o madrileña ahora mismo estás pensando que a quién pretendo descubrir nada. Y además estarás diciendo que esto no es un restaurante :D. Pasan los años y Las Cuevas del Sésamo siguen gustándome tanto o más como el primer día. Ya no está Dimitri, aquel viejo pianista que tocaba “Por una cabeza” y “Canon en D de Pachelbel” cuantas veces se las pidiera a la semana, pero aún así siempre quedan motivos para continuar soñando.

Lo confieso, si ese sitio es una trampa para bohemios para cobrarnos 11 euros por una jarrita de Sangría, a mí me han cazado. Me han cazado decenas de veces y me seguirán cazando decenas de veces más. Si cuando llego a un restaurante me recibe un texto pintado en la vieja pared que cita:

“Depende de quien pasa, de que yo sea tumba o tesoro, amigo, no entres sin anhelos.”

ya no tiene que decirme nada más, ya habrá tocado esa parte de mi cerebro que dice “hoy va a ser una gran noche”, y si además de ello también viene Machado en forma escrita y me aconseja;

“¡Bajar a los infiernos como el Dante!¡ Llevar por compañero a un poeta con nombre de lucero!¡ Y este fulgor violeta en el diamante! Dejad toda esperanza…Usted primero.
¡Oh, nunca, nunca, nunca! Usted delante”

Ya caigo rendido a sus pies.
¿Por qué?

  • Porque todo sitio que lleve las palabras “Cueva, piano, sangría y poemas en las paredes” será considerado por mí como el sumun del disfrute, la máxima expresión.
  • Porque las noches que vas ahí, son absolutamente impredecibles.

Calle del Príncipe, 7 (Cerca de la Plaza de Santa Ana).

Nota: Los camareros digamos que… no son los más simpáticos del mundo, pero al final se hacen de querer.

Alabaster, uno de los mejores sitios donde cenar en Madrid

El Alabaster se ha convertido en pocos años como uno de los restaurantes de moda de Madrid.

No tengo demasiada experiencia en ir a restaurantes donde el cubierto medio ronda los 50 €, soy así de pobretón, pero con este parece que entré por la puerta grande en los restaurantes buenos de Madrid. He ido sólo dos veces, pero me han bastado para que cuando piense en darme un capricho piense al instante en el Alabaster.

¿Por qué?

  • Porque mi hermano, el cuál tuvo un restaurante varios años, en una ocasión me dijo: Existen dos tipos de camareros, los buenos, y los malos (en referencia a la rapidez con la que los camareros de “El Tigre” atienden a sus cientos de clientes, algo realmente asombroso). Pues podría decir que en el Alabaster todos sus camareros no son sólo buenos, sino que además parece que les apasione su trabajo. Cuando te recomiendan un vino o cuando te describen el plato que acaban de traer, parecen hacerlo convencidos.
  • Porque la comida que ahí sirven es de esas de película de chefs y gente rica divertida. Parecen desplazar el concepto de un sabor que antaño tenías sobre un alimento en cada ocasión que lo vuelves a probar.
  • Porque te recomendarán unos vinos increíbles. El último que probé se llama “El Hombre Bala”, oh Mon Dieu!
  • Porque el pan que te sirven me parece el mejor pan de la historia.
  • Porque tienes que darte prisa en ir a probarlo ya que pronto será uno de los restaurantes más recomendados de Madrid.

Calle Montalban 9. Entre el retiro y el Paseo del Prado.

Luna Rossa, dicen que la mejor pizza de Madrid

Escucha esto mientras lees y verás qué agustico.

Atención aquí, no hablamos de un Italiano, hablamos de el mejor restaurante italiano de Madrid. Dicho esto, ahora podemos decir que hay tantos “Mejores Italianos de Madrid”, como italianos hay en Madrid. Este sin embargo es mi favorito. Mi favorito y el de 3-4 italianos e italianas que me lo recomendaron antes de ir a probarlo.

¿Por qué?

  • Porque tienen un horno de leña gigante y precioso.
  • Porque cuando estás dentro parece que estás en Italia, y eso me lo dijo mi amigo italiano con el que fui a probarlo.
  • Porque la pizza que ponen (hecha al horno de leña) es de esas que te hacen empezar a mover la mano para arriba y abajo y decir “Ma che cosa fai io (IIIOO) capisco italiano, che bellissimo, bellliiiiiiissimo”.

Calle de San Bernardo, 24. Casi casi en Granvía.

Trattoria Pulcinella, para muchos el mejor Restaurante Italiano en Madrid.

Resulta que cuando decía que hay muchos “mejor italiano de Madrid”, lo decía completamente en serio. El Pulcinella era el que muchísimas personas me habían dicho que era con muchísima diferencia el mejor de Madrid. Fui, lo probé, y dije: MAMMA MÍA! MA COME E ‘POSSIBILE! Aún me estoy relamiendo, en serio, también es acogedor y la comida es algo que no tiene cabida entre estas líneas impuras por mí escritas donde no llegaría siquiera a mostrar la intención del sabor que aquel día probé.

¿Por qué?

  • Porque esos Gnocchi a la gorgonzola permanecerán en mi memoria el mismo tiempo que aquel vino llamado “Montepulciano d’Abruzzo”.
  • Porque tiene una luz tenue que te hace sentir en aquel restaurante italiano de aquella película donde dos comensales se miraban a los ojos mientras, sin decir una sola palabra, disfrutaban del vino y del silencio. (Todos sabemos que esto nunca ha ocurrido jamas en la historia).

Calle de Regueros, 7. Cerquita del comienzo de la calle Barquillo.

La Venencia, taberna antigua y curiosa

¿No has pensado alguna vez que cómo serían los restaurantes a principios de siglo? Pues no hace falta que lo pienses más, vete a La Venencia y míralo por ti mismo. En La Venencia está prohibido hacer fotos y está prohibidísimo beber una cerveza. ¿Perdonen, tienen cerveza? —Vino de Jerez—. Un Nestea, por favor. —Vino de Jerez—. Disculpe, me pone por favor un… —Vino de Jerez—. Efectivamente, La Venencia es un sitio dónde, básicamente, sólo ponen Vino de Jerez. Eso sí, tienen muchas clases. Los fuertes, los más fuertes, y los aún más fuertes. Confieso que ese vino no está hecho para cobardes como yo.

¿Por qué?

  • Porque creo que en la vida hay que ver la mayor cantidad de sitios únicos posibles. Y este, es uno de ellos.
  • Porque te sientes pare de otra época.
  • Porque su embutido está de muerte.

Calle de Echegaray, 7.

El mejor vino jeréz de Madrid.

La Pompeyana, un restaurante especial en Madrid centro

Ejemplo de comer mucho por poco dinero.

Todos tenemos un punto de adicción a un sitio en algún punto de nuestras vidas. En una larga época, La Pompeyana fue mi adicción.

¿Por qué?

  • Por el aspecto de tasca-tugurio del sitio, que lo convierte en especial, único y atractivo.
  • Porque parece que todos los camareros van con muchas ganas de pasárselo bien y, esto, apréndetelo: Si vas a tu trabajo con ganas de pasártelo bien, la gente también se lo pasará bien.
  • Porque en la entrada hay una gran cesta con huevos duros gratis, sólo tienes que cogerlos. Sin preguntas, sin spam, gratis.
  • Porque siempre se forman unas fiestas espontáneas gigantes entre tinto de verano y sangría.

Calle Álvarez Gato, 5. En un curioso callejón cerca de la Plaza de Santa Ana.

Las mejores Hamburguesas de Madrid

No seré yo el que empiece una inútil guerra sobre cuál es la mejor hamburguesa de Madrid, la mejor hamburguesa es la que a ti más te gusta. No voy a dedicar tampoco ningún punto especial, así que voy a soltar una ristra de las hamburguesas que considero más sublimes en nuestra ciudad. He estado en otros muchísimos y buenos sitios, pero estos son los que a mí más me gustan.

  • Zombie Bar. (Calle del Pez 7, tribunal).
  • Burn Out. (Calle Fuencarral 148).
  • Goiko Grill.
  • New York Burguer.
  • Alfredo´s Barbacoa.
  • HardRock café.
  • Don Oso. (C/ Donoso Cortés, 90 y C/ Melendez Valdés, 55)

Entre esta lista, estoy seguro que encontrarás uno de los mejores sitios para comer una hamburguesa en Madrid.

Martina Cocina, coqueto y delicioso, la respuesta a tu pregunta de sitios para cenar por La Latina

Un restaurante para sorprender, uno de esos restaurantes bonitos en Madrid.

Estás pensando en el típico sitio cuco. Estás pensando en esa atención cálida. Estás pensando en ese sitio que piensas cuando piensas en estar a gusto. Entonces estás pensando en Martina Cocina. Fui hace ya muchos meses, pero no se me olvida que cuando salí de allí, pensé, aquí tengo que volver.

¿Por qué?

  • Por su menú entre semana que parece Gourmet.
  • Por su parecido con el gran MariCastaña (uno de los grandes de Malasaña).
  • Porque su dueña (Martina) es la que te atiende de la mejor manera posible.

Plaza Cascorro 11. La Latina.

El Melos, las mejores croquetas de Madrid

Sólo diré tres cosas. Croquetas. Deliciosas. Gigantes.

¿Por qué?

  • Por sus CROQUETAS. DELICIOSAS. GIGANTES.
  • Porque el dueño posee la mayor memoria que debe existir en España. Puedes ir con 10 amigos y puede además el bar estar lleno hasta arriba, todos pedir cosas diferentes y, a la hora de pagar, el buen hombre sabrá exactamente todo lo que has pedido sin necesidad de haberlo apuntado. Realmente digno de ver, y sus croquetas y sus zapatillas y su culín de vino blanco digno de probar.

Calle del Ave María, 44. Cerca del metro de Lavapiés.

MariCastaña, para mí uno de los mejores restaurantes en Madrid centro

Bueno, ya que lo he nombrado pues tendré que hablar sobre él. El Maricastaña es, si me permites, uno de los muchísimos sitios que han surgido en Madrid así modernitos que todos parecen sacados de un molde. Ojo, que no lo digo como algo despectivo, aunque así suene. Si todos los sitios de Madrid fueran la mitad de buenos que el MariCastaña, todos seríamos mucho más felices. Un restauarante en Madrid con encanto.

¿Por qué?

  • Por la belleza de sus camareras (Y bueno, he decir que también de sus camareros).
  • Por la EFICIENCIA de sus camareros y camareras.
  • Por esos menús a 12 euros (si mal no recuerdo) que te dan a probar auténtica comida gourmet a precio de tasca.
  • Porque tiene una salita abajo con sofás que es de lo más agradable que debe existir en todo Madrid.

Calle Corredera Baja de San Pablo 12 (Junto a la Plaza de la Luna).

Comer bien en Madrid centro y por poco dinero es posible con Madrid Madriz.

Menú MUY bueno y barato en Malasaña.

Si hay algún sitio donde haya comido más de 50 veces además de en casa de mi madre, este es posiblemente ese sitio. Madrid Madriz no es nada especial. Madrid Madriz es sólo un sitio que podría pasar desapercibido si no fuera porque…

  • Te ponen un menú por 9 euros que le ha gustado a todas y cada una de las personas que he llevado a probarlo.
    • Todas las personas que trabajan allí podrían ganar el premio mundial a la simpatía y eficiencia en el trabajo.
    • Aún a pesar de haber siempre unas 15.000 personas comiendo o tomando cervezas, te atenderán como si estuvieras tú solo.

Calle Fuencarral 85. Justo en frente del metro tribunal.

Bolero. Especialistas en albóndigas

Cómeme las pelotas. Esa es la frase que pone debajo del nombre, en grande, pintado en la pared (Eat my balls, en inglés. Meatballs significa albóndigas). Me encantan las albóndigas (vaya una tontería, a quién no le gustan las albóndigas), y cuando me enteré de que había un sitio donde eran especialistas, no tuve más remedio que ir a probarlo.

¿Por qué?

  • Porque cuando le preguntaron a Homer Simpson qué quería de beber, él dijo… ALBÓNDIGAS.
  • Porque son realmente deliciosas.

Calle de las Conchas 4. Cerquita del metro de Santo Domingo, en esas callejuelas chulas llenas de restaurantes asturianos increibles y sorpresas.

El mejor de los mejores restaurantes de Madrid

Finalmente, para mí, el mejor de los mejores restaurantes de Madrid es el restaurante al que voy a ir hoy. Al que fui ayer. Al que iré mañana. A cualquier de los restaurantes que vaya de aquí a que muera. El restaurante bueno es, casi siempre, el restaurante en el que estoy en ese momento.

No es el qué, es con quién, he oído decir. Busca incansablemente si quieres el mejor restaurante del mundo, pero, mientras lo encuentres, disfruta cualquiera en el que te encuentres como si no fueras a comer nunca más en otro.

Unos dicen que soy exagerado, otros, los pocos, apasionado, a mí me gusta pensar que es vivir como si me doliera dejar este mundo.

Esto ha sido todo en Mis mejores Restaurantes en Madrid. Muchas gracias por leerme, si tienes alguna sugerencia o algunas recomendaciones de tus restaurantes favoritos será un verdadero placer leerlo en los comentarios, y si quieres aparecer en esta lista, invítame a tu restaurante 😉

¡Hasta pronto!

***

Mi twitter: No sólo ideas
Mi facebook: No sólo ideas
Fotografía de portada de Carlos Zurita.