Compartir

Crónica de un perfecto hijo de puta, episodio 1.

Soy una persona con suerte. Justo antes de empezar mi negocio hace ya cinco años, un estudio de diseño gráfico en Madrid, tropecé con el que posiblemente sea considerado como uno de los mayores estafadores y cabrónidas de España, el que por entonces era Director General de la multinacional en la que yo trabajaba. Un día el buen hombre se acercó a mi mesa y me propuso trabajar para él y sus empresas de manera externa como freelance. Yo no podía estar más contento, además éramos dos diseñadores y me había elegido a mí, soy una persona con suerte.

Lo que vas a leer a continuación entiéndelo simplemente como un aviso, como una muestra de una realidad que circula por España que quiero que, quien no sepa de ella, ahora la conozca. También quiero compartirla para que, si te pasa, sepas que te está pasando.

Me citó a la salida del trabajo en un suntuoso piso de la Plaza del Marqués de Salamanca donde me reuní con su padre, la cabeza visible de sus empresas. Con él acordé los 400 euros que me iban a pagar mensualmente, acordé el número de trabajos que podía hacer cada mes, y acordé que, cada primero de mes, me pagarían. Nos dimos la mano, me fui feliz y me puse a trabajar en los diseños que iban necesitando. Durante muchos días de ese mes llegaba a casa después de una jornada de trabajo y me ponía a trabajar de nuevo varias horas más. Los trabajos iban saliendo y los halagos iban entrando.

A las dos semanas de empezar, el cabrónidas hijo me mandó este email;

Antonio,
Gracias por la confianza, y ten por seguro que tendremos más.
Estoy desarrollando nuevas líneas de negocio y quiero que me ayudes en todas.
Te hago varias cuestiones:
1) En que tema salarial quedaste con mi padre
.
2) Quiero que le des una vuelta al siguiente nombre “XXXX” es para montar una cadena de franquicias de lavado de perros a domicilio. El nombre puede ir junto, separado, etc, tenemos que diseñar la imagen y es la base del éxito del negocio.
3) Dime cuánto quieres cobrar por ser freelance para XXXX y por ser freelance para XXXX y lo cerramos.
Quedo a la espera de tus noticias, yo estaré al frente de estos temas hasta el 15 de Noviembre que comenzaré a trabajar de CEO en otro sitio, pero luego seguiremos en contacto
Un abrazo

 

Qué majete, me puse tan contento que imprimí el email y se lo enseñé a mi familia. Las cosas iban bien.

Llegado el día de pago esperé pacientemente, y dos o tres días más tarde, al ver que no recibía nada, llamé por teléfono al cabrónidas. No me lo cogió, ni me devolvió la llamada (y dejadme anotar aquí, que nunca jamás he vuelto a hablar con él). Así que al día siguiente llamé al padre, el cuál, muy educadamente me dijo que no les habían gustado ninguno de mis diseños, y que no íbamos a volver a trabajar juntos.

Es así más o menos como llegan los grandes aprendizajes de la vida, de una manera completamente inesperada.

Yo, aunque por entonces no era ni mucho menos el medio experimentado hombre que soy hoy en cuanto a gentuza se refiere, sí que por lo menos tenía un fuerte sentido de lo que venía siendo la palabra, el sentido común, y la cabezonería. Le dije que eso no tenía ningún sentido por razones obvias, y que además me chupaba un huevo que no le hubieran gustado mis diseños. Que si no les gustaban me lo hubieran dicho cuando se los iba mandando, no tres días después del día de pago.

El honorable y trajeado padre, al ver que eso no funcionaba conmigo, me dijo entonces con desdén que le mandara la factura. ¿Factura? ¿Qué factura? ¿Quién mondongos ha hablado aquí de factura? Después de enterarme de que yo tenía que pedir sus datos fiscales y después de conseguir que un amigo con empresa me hiciera el favor, les mandé la factura.

Era, digamos, día cinco de mes, no venía mi transferencia así que le llamé de nuevo. No sé nada, ahora lo lleva administración, llama a la secretaria. Así que hablé con la secretaria de una de las empresas. “Los pagos se efectúan el primero de mes, hasta el mes siguiente no podemos hacer nada, gracias.”

Vaaaya por Dios, no podéis hacer nada, pero si yo he hecho todo correctamente. Bueno, vale, espero 25 días, soy un tío paciente.

El día dos del mes siguiente les llamé; ¡Hola! Buenos días, no he recibido la transferencia, el mes pasado quedamos en que… ¿Perdona, quién eres?, —Sí, perdona, hola, soy Antonio, el mes pasado hablamos sobre mi factura, me dijisteis que los pagos sólo se efect… Disculpa, no tenemos tu factura, vuelve a mandarla, es posible que la hayamos extraviado.

Mmfpfm. Toma, aquí tienes mi factura, confírmame por favor que la has recibido. ¿La tienes? ¿La ves? Sí, gracias. ¿Cuándo me pagáis? El primero de cada mes, los pagos ya se efectuaron, el mes que viene hablamos, ya no podemos hacer nada.

Ahí, es justo ahí cuando me di cuenta, nítidamente y de una manera muy viva, de que en esta vida hay muchísimo hijo de puta suelto.

Esperé otro mes, y el día 30 llamé a la secretaria. Aún hoy me sorprendo de mi cabezonería y de mi ingenuidad.

Hola, soy Antonio, hace ya varios meses os mandé una factura, y parece que estáis teniendo muchísimos problemas para pagarme. Quería estar seguro de que estaba todo en orden, y de que este mes me vais a pagar, el día primero de mes, y que me vais a mandar un mensaje para avisarme de que me habéis hecho la transferencia. Perdona, hemos extraviado tu factura, vuelve a mandarla a….

Ahí, justo ahí, es cuando uno piensa en esto;

¿¡¡ES QUE TODO EL MUNDO SE HA VUELTO LOCO!!? (También se te pasan escenas de “Un día de furia” por la cabeza.)

Y bueno, también ese es el punto de inflexión en el que dejas de ser ingenuo, para pasar a esa etapa en la que te sabes estafado y manipulado. Sentimientos encontrados pasan por la mente. ¿Pero por qué a mí? ¿Pero serán hijos de puta? Perdonad mis vulgarísimas expresiones, cuando pienso en los morosos profesionales sale lo peor de mí.

Era el cuarto mes y yo quería mis 400 euros, así que le pedí consejo a mi padre.
Decidió llamar él mismo por teléfono al padre del CEO, y de padre a padre, mi padre dijo;

Pero vamos a ver, ¿no le habíais dicho a mi hijo que le ibais a pagar? Si no tenéis intención de pagarle decídmelo ahora mismo, que le doy yo el dinero de mi bolsillo.
Me ofende usted, claro que le vamos a pagar, ha debido de haber algún problema con administración, deje que me ocupe personalmente.

 

Y esperé otra semana, y ni rastro del dinero. Así que mi padre volvió a llamar y, de padre a padre, mi padre dijo;

Ya me estáis empezando a tocar los huevos (perdonad a mi padre por el vulgarismo, no creo siquiera que dijera eso, pero así nos metemos más en el papel), voy a verte a tu oficina de la Plaza del Marqués de Salamanca ahora mismo, y me vuelves a mentir en la cara si tienes valor, que eres un… y un… y además un. <Insertar aquí todo tipo de amenazas salidas de un oscuro inframundo fruto del cabreo y de la certera constatación de que se están riendo en tu cara>.

Y, justo al día siguiente en la mañana, mi amigo, ese que me hizo la factura, me llamó muy contento para decirme que había recibido el dinero.

Soy un tío con suerte, incluso antes de haber empezado con mi negocio, me había topado con un estafador profesional. Tuve la suerte de aprender de uno de los grandes, de un maestro.

No está de más decir que, por circunstancias de la vida, posteriormente vi todos mis diseños impresos, esos que no les habían gustado.
Y también, escudriñando internet, encontré a un hombre desesperado que había sido estafado con miles de euros por el honorable CEO.
O también, que hace unos meses salió una noticia que se hizo famosa, donde este singular y respetabilísimo caballero aparecía en portada, por haber sido el artífice de una grandísima artimaña que le costó a otra empresa cientos de miles de euros.

Como dice Robert Kiyosaki en el libro que me cambió la vida;

“Si aprendes las lecciones de la vida, te irá bien. Si no, la vida simplemente continuará empujándote de aquí para allá. La gente hace dos cosas: Algunos simplemente se dejan llevar de un lado a otro. Otros se enfadan y devuelven el empujón. Sin embargo, lo dirigen contra su empleo, su marido o su esposa. Ellos no saben que es la vida quien los está empujando.”

(* Para saber más sobre ese libro: recomendaciones de libros que te cambian la vida)

Crónica de un perfecto hijo de puta, episodio 2.

Sólo unos meses después de que me ocurriera la historia que acabo de contar, creé mi propio estudio de Diseño. Ya contaba con la experiencia de lo que significa que a una persona se le meta en la cabeza que no quiere pagarte. Te ha visto cara de buena persona, o de tonto, de fasilón. El caso es que cuando eso te pasa empiezas a tomar una serie de medidas, y conforme vas creciendo como profesional vas con ello aprendiendo por el camino a tapar esos agujeros de seguridad.

Con lo aprendido, por cierto, escribí un artículo donde hablaba de mi aprendizaje como autónomo que me ayudó mucho a asentar conocimientos.

El caso es que aquí estaba una vez más cogiendo el teléfono a un desconocido que quería que usara mi tiempo, mi inteligencia y mis herramientas, para que hiciera su vida miserable un poco más llevadera. Dónde hay que firmar, que me apunto a este aprendizaje.

Este nuevo, simpático y pícaro zagal <Nota mental> es curioso que no pueda decir quiénes son estos personajes, alto y claro, para que otros profesionales estén avisados y no trabajen con ellos, no sin cobrar al menos el 100 % por anticipado antes de mover un dedo. Si algún abogado lee esto, y algún psicólogo, y algún experto Yogi sin estrés, que me diga si debo y puedo hacerlo. </fin de nota mental> me pidió un trabajo, pero como yo ya era un zorro de mediana edad entrando en la adultez pero con la adolescencia aún a la vuelta de la esquina (no era un zorro viejo ni mucho menos, ni lo soy ahora), le pedí por anticipado el 50 % para iniciar el diseño.

¡Sin problemas!, tú ponte a diseñar y ya te hago la transferencia.
—¡Claro por supuesto!, dije yo. (Lo que en realidad significaba “ni de coña”.)
*Tres días más tarde — ¡Antonio! ¡Amigo! ¿Cómo va el diseño?.

— ¡Cliente! ¡Amigo! Cobro el 50 % por anticipado, y además he estado muy liado, perdona. ¿Quieres que empiece ya? ¿Me hiciste la transfe? (si dices “transfe” queda menos violento).
Ay, perdona, se me pasó. Nada, mira, hacemos una cosa, te hago un giro por bancorreos para que puedas empezar.
¿Bancorreos? ¿Giro? ¿Pero qué buyates es eso?. Luego recordé las palabras de increíble Ricardo de Aceros de Hispania donde decía que a los clientes había que facilitarles el pago, que te pagaran como quieran, paypal, cheque, caviar iraní… Así que dije…¡Claro! Bancorreos es una opción como otra cualquiera, venga ese 50 %.

Y fui a recoger el dinero. Me puse a trabajar, se lo envié, me llamó y me dijo:

¡Antonio! ¡Amigo! (¿es ilegal decir que era Gallego y que tenía un acento muy gracioso cuando decía esto?) (¿Tengo que decir que mi abuelo era de Pontecaldelas y que amo Galicia y sus acentos por si algún gallego lee esto y se siente ofendido?) (¿Vivimos en un país donde parece que todo ofende?) ¡Me encanta el diseño! ¡Eres un genio!

Y, tras unos pocos retoques, me dijo que lo mandara a impresión.

¡Cliente! ¡Amigo!, le dije, recuerda que cobro el 100 % por anticipado cuando se trata de impresión. Normas del jefe.
¡Claro! Sin problemas Antonio, tú manda a impresión que yo ya te hago ahora mismo el ingreso del resto del importe, que me corre un poco de prisa y así ganamos un par de días, que tengo una feria importante.

[¿TE INTERESA? AMAZON AFILIADOS]

En esos momentos dudas, es un tío tan simpático, ha ido todo tan bien, tan fluido, tan CUÍDAME SEÑOR DE LAS AGUAS MANSAS, QUE DE LAS TURBIAS YA ME CUIDO YO, que me costó muchísimo trabajo no mandarlo a impresión. Al fin y al cabo las reglas están para romperlas, ¿no?. Pues no, hombre, no. Y si sí, en casos sólo en los que estés convencido de que la cosa va por donde tú quieres, sin dudas, sin sextos sentidos susurrándote salvas en latin en la oreja.

Y no lo hice, así que dos días después le dije: Perdona, cliente, amigo, mando ya a impresión ¿eh?, pero no me ha llegado la transferencia, ni tu mensaje con el código de bancorreos, ni un duende mágico con el dinero en un calcetín con el símbolo del dolar.

Y es ahí, justo en ese momento, cuando empiezas a entender que, cuando una persona quiere cargarte con su problema, eres tú el que debe coger el capote, hacer un quiebro maestro, y que el problema siga su camino. Eres tú quien tienes prisa. Eres tú quien no me ha pagado como bien especifiqué en las condiciones. Eres tú quien tienes el problema.

Por esos entonces estaba yo apunto de irme de viaje a Malasia, y le escribía diciéndole cosas como “En dos días me voy, ¿qué hacemos con el diseño?”, “mañana me voy, ¿qué hacemos con las impresiones?, “Estoy en el aeropuerto pero tengo conexión a internet, ¿qué hago?”.

Y dejó de escribirme. Durante las 2 semanas que estuve fuera no me contestó ni una sola vez a uno de mis mensajes o emails.

Aprende esto, cuando el moroso profesional quiera, romperá, de súbito, la comunicación. Tú no lo entenderás, persona respetable y honrada que eres, y te sobrepasará la idea de por qué hay alguien que haría eso. Pero así es, tan simple como lo escribo.

 Ahora voy a transcribir la conversación íntegra que siguió cuando llegué, para que sepáis cómo será la vuestra si algún día os pasa:

Hola XXXX, ¿qué pasó que nunca me has vuelto a contestar? Suena medio raro el asunto.
Hola Antonio, perdona, estuve un poco desconectado, se me murió un tío mío y estuve desconectado, y se me pasó todo. Mañana me pongo al día, mil perdones, lo siento mucho.
—¡Hola! nada hombre, no te preocupes, qué lástima lo de tu tío, hablamos cuando puedas.

*9 días después.
—¡Hola! ¿Me llamas cuando puedas y lo cerramos ya?
Hola Antonio, claro que sí, entre hoy y mañana te llamo y ya lo dejamos listo, perdona que estuve un poco liado por temas familiares. Saludos.
¡Genial! te espero entonces. Sólo podré hablar hoy o mañana, ya que salgo de viaje mañana a las 20 h. (*Nota, me iba a Sofía, Bulgaria).

*10 días después.
dije yo.

* 5 días después.
Buenas XXXXX, supongo que está bastante claro que no te vas a poner en contacto conmigo. Aún falta dinero por pagar del diseño. Casi dos meses de espera para un trabajo que me pediste con urgencia me parece MUCHÍSIMA tomadura de pelo, ¿no te parece?. Si tienes intención de seguir, perfecto, espero la transferencia hoy, si no, mañana borro el trabajo y me olvido de ello.

Después, en un ataque de ira y demás, le llamo reiteradas veces por teléfono, y por supuesto no me lo coge.

* 2 días después.
Oye, pues sí que es complicado ponerse en contacto contigo, ¿no?.
Hola Antonio, perdona todos los percances ocasionados, pero sigue todo adelante, MIL PERDONES, mañana por la mañana te llamo y ya dejamos todo arreglado, MIL DISCULPAS Y GRACIAS.

Bueno, no voy a seguir poniendo cosas porque básicamente es lo mismo, evidentemente no se puso en contacto conmigo, ni ahí, ni nunca jamás, pero atención a esto;

Justo ahí, es cuando entiendes que hay gente que tiene un cerebro con un funcionamiento diferente al tuyo. Con unos valores diferentes a los tuyos. Con una psicopatía diferente a la tuya. Que algún psicólogo o psiquiatra en la sala me diga si eso es normal, o si es que es gente que tiene un serio problema de hijo putez congénita e incurable.

Crónica de un perfecto hijo de puta, episodio 3.

Esta historia es corta. No es de mi cosecha, es de un gran amigo empresario, así que seré breve.

Por circunstancias familiares, mi amigo tuvo que hacerse cargo de la empresa de su padre cuando tenía 21 años. Ya por entonces era el hombre inteligente, avispado y honrado que es hoy, pero entonces lo que no tenía era experiencia de trato con gentuza del tamaño de un ñu.

Mi amigo tenía la suerte de contar con la avezada socia de su padre, y, en cuanto tuvo ocasión, la socia le hizo aprender una lección.

Vicente dijo la socia—, esta clienta nos debe muchísimo dinero. Tienes que llamarle y decirle que nos pague.
— De acuerdo.
— Muy buenos días estimada clienta, disculpa que te moleste pero necesitamos cobrar el dinero que nos debes, tenemos que seguir con la producción y…
—Ay Vicente perdona, hijo. Ahora mismo estoy muy mal de dinero y no puedo, pero te aseguro que te voy a pagar en cuanto pueda y…

Entonces, la avezada socia le dijo a Vicente: Dile que te pague hoy.

— Mira, te entiendo, pero necesitamos que nos pagues hoy, ya ha pasado mucho tiempo y…
— ¿Es que no entiendes lo que te he dicho? no puedo pagarte ahora, estoy con… y con… y mis hijos están en…. y además me pasa que….

A lo que, la experimentada-en-el-arte-de-la-vida socia le dijo a Vicente: Dile, que te pague hoy.

— Siento muchísimo oír eso, pero por favor, necesito que nos pagues hoy porque…
— ¡Qué quieres de mí! ¡Te estoy diciendo que no puedo pagarte y que lo voy a hacer en cuanto pueda, ¿es que te da exactamente igual que….

Entonces, la socia, elevando su dedo índice en el cielo para después posarlo en la mesa tras un repiqueteo y ejerciendo una cierta presión, dijo: Que te pague, hoy.

— Necesitamos el dinero hoy, haz lo que sea necesario.
Y mi amigo de 21 años, colgó el teléfono.

Ya no recuerdo si la mujer le pagó o no, creo recordar que sí. Lo que sí recuerdo, porque no lo olvidaré jamás, es lo que lo que sigue de la historia.

Vicente, esta mujer no tiene hijos. Y además tiene muchísimo dinero, simplemente no quiere pagar. Era todo mentira y teatro. Le dijo la socia.

Es simplemente así, no tiene sentido, no hace falta que lo busques. Como dijo ayer mismo un primo mío, hay una grandísima diferencia entre quien no puede pagarte, y quien no quiere pagarte. Son dos especies diferentes. Parece que todos somos seres humanos, pero, en estas situaciones, pienso que algunos pierden el carnet.

****

La mayoría de las veces no es por el dinero en sí, es por mi teoría de las lucecitas: Todos tenemos unas lucecitas encendidas en la mente. La factura del teléfono elevada. El pie que me molesta cuando corro. Ese botón de la camisa que pende de un hilo y en cualquier momento se lanza al vacío y nunca me acuerdo de coserlo. Ese que no llego a fin de mes. El trabajo que tienes pendiente de entregar. El tiempo que hace que no voy a visitar a mi madre. Ese cliente hijo de fruta que ha decidido no pagarme. Mi teoría es que hasta que un cliente no te paga, el trabajo no ha llegado su fin y, por lo tanto, la lucecita no puede apagarse.

Nuestra vida está llena de lucecitas, unas brillando con más intensidad que otras, unas que requieren muchísima atención, algunas brillan tanto que, incluso en la oscuridad y sosiego de la noche, no te dejan dormir.

Uno de los retos en mi vida es el de no tener que encender lucecitas de preocupación en la mente de nadie, tratar de hacer la vida de los demás un poquitín mejor, no un poquitín peor. Dejar sus mentes descansar y centrarse en las cosas que ellos consideren más importantes. Dejarles dormir.




“Los estafadores y estafadoras aparecerán en el preciso instante en que comiences tu negocio”.
“Tal vez la habilidad más importante que puede llegar a desarrollar un empresario es la de convertir la mala suerte en buena. Para esto se requiere madurez emocional y fuerza de carácter”.
Robert Kiyosaki, en su libro El Toque de Midas.

Ahora se supone que iba a despedirme y dar al botón de publicar, pero justo, ahora mismo, me ha ocurrido una cosa curiosa, una serendipia quizás.
Una mujer que tiene su oficina junto a la mía ha pasado frente a mi puerta, y le he preguntado que cómo estaba.
Bien—. Me ha dicho.
No pareces muy convencida, ¿no?.
No, tengo problemas bastante grandes con la empresa. Tengo un impago muy grande, y si en dos meses no cobro, voy a tener que plantearme el cerrar.

No me digas, y yo escribiendo un artículo sobre morosos profesionales.

Y ella, con tristeza y agobio, me ha dicho sin pensar;
“Lo que se lleva ahora es robar. Robar dinero, robar valores, robar tiempo. Todos los días desayunamos corrupción y comemos corrupción.
Qué esperas.”

—¿Perdona, puedes repetir eso que acabas de decir? Le he dicho.

***

Mi twitter: No sólo ideas
Mi facebook: No sólo ideas

58 COMENTARIOS

  1. Buenos días. ”
    Acabo de leer el articulo y me ha gustado muchísimo tu “teoría de las lucecitas”.
    Siempre he pensado que no joder la vida a nadie podía ser una de las directrices en mi vida, pero explicado asi queda mejor para poder hacerse entender.
    Muchas gracias, y que no te encuentres a muchas más así.

    • Muchísimas gracias por tu comentario Jorge!! Me alegro mucho de que te hayas fijado particularmente en la teoría de las lucecitas, pienso mucho en ello.

  2. Hola,
    Estos morosos deben haber aprendido todos en la misma escuela. Me pasó una historia parecida con uno, cuando cortó la comunicación entendí que me estaba robando.
    En un país donde es una referencia el lazarillo de Tormes…

  3. ¡Buenas!

    Aquí tienes un abogado… enhorabuena por el post, entretenido a la vez que exasperante. En mi profesión nos encontramos casos de estos continuamente. Por ejemplo, un compañero de despacho está a punto de presentar una demanda por 400€ por un caso del que solo esperaba cobrar 100 miseros euros a la clienta (por salvarla de una multa de 800). Todo fue suave como la seda, la clienta se deshacía en halagos, mi compañero confiado en la buena de fe de ella… Y en el momento en que el caso esta resuelto, olvídate de que te vuelvan a coger el teléfono. Y si lo hacen pueden darte largas durante meses.

    Me queda claro que aquel que piensa pagar, te lo deja claro y te dice exactamente cuando piensa ir a hacerlo. El que dice que “ya te llamaré” o “ya vendrá mi X a pagarte”, es que no piensa hacerlo.

    Respecto a tu pregunta… Legalmente puedes hacerlo, el problema es que si te denunciaran por difamación la carga de demostrar que lo que dices es cierto recae sobre ti.

    Un saludo

  4. Enhorabuena por tu artículo. Verdad como la vida misma. Se aprende a base de errores que se van cometiendo.
    Lo mejor, dejar las cosas claras desde el principio.

  5. Hola Antevez, he llegado por casualidad a esta entrada y me ha hecho gracia porque empiezo a pensar que todos los freelances tenemos que pasar por estas situaciones de una forma u otra.

    De cualquier forma, lo triste es cuando llegas a la situación de que tienes que hacer rebaja para conseguir que te paguen o tomar la opción de demandar con lo que acabas perdiendo más dinero en abogados de lo que vas a cobrar (si es que llegas a cobrarlo)

    Es una lástima porque adoro mi trabajo y trabajar de freelance pero cada vez se hace más difícil tener la certeza de que no te están robando el tiempo trabajado cuando te encargan un proyecto.
    Muy triste 🙁

  6. Jeje, no hay autónomo que no haya pasado por eso, hay que aprender a golpes eh, espero que a alguien le sirva para no recibir ninguno.
    Muy bueno lo de las luces, y, sobre todo, el final.

    • Muchas muchísimas gracias por tu comentario, Diego. El final a mí también me gusta muchísimo, creo que fue un buen remate para un texto de casi 4.000 palabras.

  7. Si yo te contara…

    Un día recibí la llamada de un señor interesado en alquilar mi piso. Pues bien, presto nos dispusimos al arreglo de papeles para el alquiler.
    El día que tenía que entrar, y dar un anticipo del mes, me aparece con sus dos hijas, maletas en mano para entrar, diciéndome que el anticipo me lo daría al día siguiente. Ante esta situación, con las criaturas me dieron ganas de decir que no, pero… soy persona. Entraron, se quedaron durante un año sin pagar un duro, destrozando la vivienda, defraudando luz eléctrica a la comunidad de vecinos.. Etc etc.

    Pero el colmo de todos mis males fue cuando me dirigí a una agencia de cobro para recuperar mi dinero, Cobrador del Frac.

    El susodicho hijo de la gran puta era el director de esa agencia de Murcia.

    Si os pensabais saber que es el colmo de todos los colmos, Voila.

    Y no doy nombres, y eso que ando caliente…

  8. Yo también tuve que hacerme cargo de la empresa de mis padres, hace unos años. Mi ventaja es que yo estuve unos años trabajando con ellos antes del cambio, y mi primera decisión empresarial fue cobrar TODO por adelantado (como mucho, 50% al encargo, 50% PRE-entrega). Sé que no me hago con todos los encargos que podría, pero no me importa, la tranquilidad que da saber que te pagan por tu trabajo y que el dinero que tienes es limpio, que no necesitas pedir líneas de crédito al banco para, a tu vez, dar crédito a tus clientes, que si te va mal, cierras sin deber nada a nadie y a otra cosa, mariposa… esa tranquilidad no se paga con dinero.

    Al cliente que se me acerca pidiendo pagos a 30-60-90 días, le digo, con una sonrisa medio sardónica en la cara, que mi negocio no es dar préstamos, que para eso hay empresas que se dedican a ello. Bancos, los llaman. Y que si me compro unos pantalones, o me voy de cena, los simpáticos dueños de los respectivos negocios me piden que pague al contado antes de abandonar el establecimiento. ¿Por qué habría yo de ser diferente?

    En fin, que te voy a explicar que no sepas…

  9. Caraduras y gorrones encontraremos toda la vida pero en los inicios de una empresa, cuando no tienes casi margen de maniobra, es cuando más te duele.

    • Sí señor, aunque podría decir que es una cuestión mental, a mí me sigue jodiendo tras 5 años y muchas veces por cantidades irrisorias muchas veces. Es cuestión más bien de no soportar que haya gentuza que se ría en tu cara, aunque eso me lleva a reflexionar sobre que soy una persona tremendamente reactiva, es decir, dejo mis emociones y estado de ánimo en manos de cualquier subnormal que piense que puede amargarme el día. No me lo amarga, me dejo yo que me lo amarge. ¿Me explico?

      Gracias por tu comentario, un abrazo!

  10. Yo tuve también una experiencia parecida con el sobrino del fundador de un banco aquí en españa, no diré su nombre sólo que se llamaba como el tío.
    Yo si conseguí recuperar mi dinero, me costó pero lo hice. Si queréis un consejo, amenazar siempre con ir a verle a reclamar vuestro dinero, amenazar con ir a preguntar por él en la cafetería donde tuvisteis una reunión y desayuna todos los días y si en los correos que habéis cruzado con él, había gente en copia, amenazar con contarles el problema que tenéis con él a toda esa gente.

    Es la experiencia que he tenido yo con morosos y os puedo asegurar que cuanto más dinero han tenido los clientes, más problemas a la hora de cobrar he tenido.

    Reclamar lo que es vuestro, pues hay muchas maneras legales para conseguir lo que es vuestro.

    Saludos!

  11. Entiendo tan bien la sensación de impotencia al verse estafado.
    Mi caso es diferente, me topé con un estafador de los de falsificaciones por delante.
    Lo resumo:
    En una web de ventas muy conocida, localice anuncio de venta de parcela por un gran precio. A tal precio que seguramente seria horrible y apartada. Pero no, era una gran oportunidad, y la ilusión de mis últimos años era una parcelita donde hacerme una casita y piscina. Algo con lo que conté de pequeño y que por aquí hace mucha gente con ahorros.
    El vendedor me citó en la parcela, una buena zona, pero caracterizada porque las parcelas no se pueden edificar ni escriturar en divisiones pequeñas. Zona no urbanizable. Pero así está media España: zonas de cientos de chalets, donde el dueño original divide la parcela agrícola en parcelas pequeñas de 2000 o 5000 metros, y las vende legalmente. El problema es que al no poder escriturar, se hace un contrato de compraventa, que es un papel entre 2 personas que firman, sin más.
    Me dijo que estaba en el hospital con si padre, que llegaría más tarde. Inspeccioné la zona, hablé con vecinos, y todo cuadraba con lo que me había adelantado por teléfono: habían arreglado la calle común con asfalto, el poste de luz, la cancela , la encina, incluso que la madre de su novia vivía al lado. Hable con vecino y me confirmó que se vendía.
    Al anochecer llegó él y la supuesta novia… Granujas, para que no se OS viera bien desde otras parcelas! Eran gente rara.
    Me contaron la necesidad de vender por embargo. El precio era muy bueno y desconfíe. Tanto que fui a ver a un amigo abogado y otro muy perro viejo. Y me dijeron que si mw daba los contratos y demás, que lo compraban ellos si yo me arrepentía.
    Y al día siguiente me dio los contratos de compraventa y los recibos de los pagos de asfaltado de asociación de vecinos.
    La cabeza me iba a estallar y pasé varios días fatal. Eran nuestros ahorros y los iba a emplear en algo que no estaba del todo claro. Pero las oportunidades son para el que las busca.
    Hable varias veces con la asociación de vecinos y con el administrador de fincas, y en ningún caso podían decirme nada porque había un jaleo de propiedades en esas zonas flipante. Los pagos coincidían, pero poco más se podía deducir.
    Al día siguiente habíamos quedado para el pago y hacer el contrato. pago con cheque. Le dije que lo quería hacer en notaria… Y al decirme que ok, pasé del tema, porque loa notarios son caros. Para que veáis como funcio a el cerebro de esta gente: jamas habría ido él al notario, pues de hecho usaba un nombre falso, pero sin titubear dijo que sí. Todo está premeditado para conseguir lo que quiere, que el momento para desaparecer ya llegará.
    Finalmente y de casualidad observé su gran fallo: las firmas en el sello de la administración que iba en 2 papeles eran exactas. Y al empezar a analizarlo vi claramente ciertas líneas alrededor de las firmas: estaban escaneadas y pegadas con diferente inclinación! Cazado!!
    Fui a la administradora de fincas y , asombrados por lo que les contaba, me dieron el teléfono de un antiguo dueño.
    Los llamé y eran los verdaderos dueños, que vendían la parcela desde hace muchos años, a un precio mucho mayor claro está.
    Fuimos ambos a la policía a denunciar. Meses después le identifiqué con fotos: era conocido por estafas de naves industriales, y su supuesta novia también. De hecho creo que estaba en la cárcel ya por otro caso.
    Un año después mas o menos, fui a juicio pero no hizo falta ni entrar, se declaró culpable y siguió en la cárcel.
    Pude ver los ojos de ella esperando en la sala cerca de mí. Ojos de “me da igual”. Aquel día en la parcela oscurecido me pareció una persona desvalida. Lo que son las impresiones.
    Mis conclusiones son que en la cárcel se enteró de todos los detalles de la parcela, a través de un antiguo dueño de hace mucho. Al salir de la cárcel acudió a la asociación de vecinos para las reuniones, para poder fotocopiar algún papel. Y me tiró el anzuelo.
    Recomendación: comprar SIEMPRE con escrituras.
    Y si no, hacerse con toda la linea de vendedores y compradores, con todos sus contratos de compraventa. Hablar con ellos si es que no han fallecido. Y así y todo nunca sabrás si el que te lo está vendiendo no se lo vendió ayer a otra persona. Personalmente si no es escriturado me olvidaría, aunque sea una practica tan común.
    Ya se me ha pasado. Pero la sensación al toparse con algo así por primera vez, y siendo bastante joven, es exacta a la descrita en el articulo: por qué a mí? Con una sensación parecida al terror.
    Saludos a todos. Por suerte lo descubri y nuestros ahorrillos fueron a un plan B… Casita en la playa.

    • Nando!

      Me ha gustado mucho tu historia! Me alegro que las cosas te salieran bien gracias a tu conocimiento sobre donde te metías. Ya lo decía Kiyosaki, el autor que nombra Antonio en su artículo, “si vas a invertir en algo, conoce todo su mundo y no tendrás problemas”. (no lo dice exáctamente así pero más o menos se parece)

      Un abrazo!

  12. Otra experiencia más.
    Con esto de la crisis, hace tres años me mudé 600 KM para trabajar en una empresa de publicidad en Valadolid.
    Me contrataron muy fácilmente, me hicieron un chanchullo con el contrato, era media jornada teórica y la real era otra cosa… Y en tiempo de crisis cualquiera pone muchos obstáculos (Yo con 3 niños, deudas hasta el cuello a punto del desahucio…)
    El tio tenía por costrumbre no pagar. Ni a proveedores (Los iba cambiando), ni a Hacienda (Cambiaba de nombre la empresa cada 10-12 meses) ni el Iva, ni a empleados (Pagaba algo y se acumulaban los retrasos. Algunos llegaron a tener hasta 6 meses).
    Me lo pensé mucho, y después de alguna que otra bronca, al final decidí tomarmelo con filosofía mientras me salía otra cosa, y sacaba mientras lo poco que pudiera (Déjame 100 € ahora, luego dame 50…). Y así fue. Buen rollo, cobraba lo que podía irle sacando y me fui al septimo mes con “sólo” un mes de retraso.
    Dos semanas despues de salir de allí, el tio dejó a todo el mundo tirado. Durante un puente de fin de semana sacó todo lo valioso de la empresa y dejó a todo el mundo tirado. Habría que ver la cara de los empleados el lunes en la mañana. Ahora ponte a reclamar.
    Lo gracioso era que se hacía llamar Juan García y su nombre real era otro

  13. Hijoputismo. Vivimos en una sociedad como en la del lazarillo de tormes y asi nos va. No hay empatía ni civismo. Y es un germen de maldad, alguien me putea por lo que yo puteo a otros… una rueda que gira y gira. Pero se nos llena la boca y el orgullo diciendo que somos racionales.

    • Muchísimas gracias por tu comentario estimada!! Respecto a eso que dices, me quedo con esta frase “el mundo es un lugar oscuro, ilumina tu parte”.

      Un abrazo!

  14. Mi madre tenía una tienda, con la crisis tuvo que cerrar y liquidó la tienda a precios por debajo del coste. Mucha gente le debía dinero incluso amigas muy cercanas y vecinas. Tuvimos que pedir un préstamo para salir adelante vender el coche y está muy jodidas. Todas esas amistades conocían la situación, un usurero se hizo cargo de la tienda a muy bajo precio y contrato a mi madre para que continuara esta vez como dependienta. Estas amistades volvieron a la tienda a solicitar nuevamente crédito con toda su cara. En una ocasión a una de estas personas mi madre le comenta por qué no le ha pagado y su respuesta fue “si cerraste la tienda la cerraste”. España está podrida

    • Increible tu comentario Flay, muchísimas gracias por haber pasado por aquí a contar tu experiencia.

      España no está podrida, quien está podida son algunas personas miserables :p, aún somos millones los que tratamos de hacer las cosas sin joder a nadie.

      Un abrazo grande!

  15. Magnífica publicación, amigo Antonio.

    Desgraciadamente lo que dices es una triste realidad que se multiplica y más en estos momentos. Con respecto a si se puede o no publicar nombres y demás, te puedo contar que yo tengo un grupo en Linkedin donde publico nombres, apellidos, empresas y demás hijos de puta que han intentando estafarme o engañarme.
    Me dedico al comercio internacional y te puedo decir que lo que describes no es exclusivo de España y que tuvimos que tomar medidas extraordinarias hasta el punto de tener un equipo de investigación especial en análisis de datos en nuestra empresa.
    Ánimo para ti y para todos los que han sido “tocados” por esta basura de gente pero hay que ser valientes y coherentes y poco a poco sacarlos a la luz.
    Saludos.
    P.D. Por si te interesa pasar por Linkedin, aquí nuestro grupo: https://www.linkedin.com/grp/home?gid=5113795

  16. Afortunadamente esas cosas no pasan en Inglaterra con ingleses.
    Aqui el cobrar es sagrado. Y la puntualidad tambien es sagrada en los pagos.

  17. Perdona Antonio pero en mi opinión eres un poco pardo o primo, o eras, no te lo tomes a mal. Una cosa es ser buena persona y otra cosa es no querer verlas venir. Se puede ser buena persona pero no tonto, creo que te lo enseñó tu padre. Anda, que tu padre tenga que estar pasados tus 20 llamando en tu nombre para cobrar y que tenga que ponerle los huevos que tu no tienes, es de verguenza. Tu trabajo es sagrado y si no te pagan los coges del cuello y menos “transfe” y más hablar en plata que quien quiere de verdad contratarte y pagar por tu trabajo ni siquiera vas a tener que decírselo, te preguntarán ellos. Salud y fortuna!! (Aparte de valor, a poder ser inteligencia, para defender lo tuyo.

    • jaja Dálmata gracias por tu comentario, así soy 😉
      Espero que tú siempre resuelvas las cosas por ti mismo y de la mejor manera posible, seguro tendré mucho que aprender de ti.

      Respecto a si me lo tomo mal o no, recuerda esto “no ofende quien quiere, sino quien puede”.

      Salud y fortuna, sí señor, buen deseo.

  18. Lo más grave de todo es lo que denomino como “pufo en cadena”. Si hay un impago a proveedores, éstos también se resienten y al final no pueden pagar a los que les proporcionan la materia prima, que a su vez tampoco abonan el salario a sus empleados, quienes por su parte no tienen más remedio que dejar pufos a comerciantes, los cuales acaban despidiendo personal y así hasta el infinito.

    • Yo creo que básicamente debería estar prohibido lo de pagar a 90 días, me parece la mayor barbaridad del mundo.

      Muchísimas gracias por comentar, Francisco

  19. Es patético.
    Y más patético que pase en, y me atrevo a decir, TODAS las empresas españolas ancladas en los valores anticuados de hacer empresa. Esos valores basados en directores cuyo único mérito es el de “yo conozco a no se quién, que conoce a nosecual, y que llegamos a un acuerdo en el que…”, y en toda esa cadena de (des)favores hay alguien que acaba pagando el pato. El pato, o el presupuesto, o la factura de lo que sea que ese “yo conozco a no se quién” parezca que ha salido más barato de lo que parece. Y muchas veces es el propio cliente de la empresa quien lo paga (Sabeís por qué telefónica da un servicio tan malo teniendo la tecnología que supuestamente tiene a su alcance, no?)

    Yo estuve en una empresa enla que eso pasaba incluso con cosas como el salario por los bonus por objetivos. Primero un año te pagan el bonus al mes siguiente de cerrar la fecha,.. luego a otro año te pagan un poco más tarde,. luego más,. luego más,… hasta que te das cuenta de que hay un desfase de un año, y al final, de forma mágica, se solapan, y les sale “un año gratis” que a ti no te van a pagar.

    Lamentable.

  20. La gran ventaja que yo tuve ( por desgracia ) es que fué a mi padre a quien arruinaron un par de morosos. Evidentemente yo aprendí de aquello y he podido solventar muchas situaciones. Cierto día me llamaron para hacer una instalación de 40 ordenadores en red. Les pregunté “¿ Cómo pagais ?”, “A 90 días”. “Pués dentro de 90 días vengo a hacer el trabajo”.
    Ahora es 50% por adelantado 50% al terminar. Algunas veces el 100%.

    Todo el problema viene de no haber una ley como en USA o en Alemania. En Alemania el plazo de pago es de 30 días, si o si.

  21. ¿No hay listas de nombres de morosos? Creo que sería interesante crear una web y colocar allí los nombres, apellidos, datos personales y empresas de morosos, para que nadie contratara sus servicios, o para acosarlos. Soy traductora y en el sitio web Proz.com (sitio de traductores) hay una lista de morosos y malos pagadores. También hay listas en yahoogroups con esa gente.
    Siento mucho por lo que has tenido que pasar. Personalmente siempre he tenido suerte… todos mis clientes han pagado antes o después y sin mucha demora.
    Quizás habría que crear una especie de contrato con responsabilidades y serias multas por incumplimiento, para proteger a autónomos y pequeños empresarios.

  22. Bueno, al menos uno tiene el consuelo de que no es al único al que le pasan cosas de estas.
    Esto es el pan nuestro de cada día, y al final pareces tú el malo por ir pidiendo (mendigando) que te paguen tu TRABAJO, tu TIEMPO…

    Y aún así por mucho mendigar sigues sin poder cobrar…

    Porcierto un articulo genial!

  23. Hola. Me llamó la atención el título tan original que le pusiste a tu entrada. Lamentablemente, me indentifico con tu situación. También, trabajo de modo independiente y en mis primeros pasos me topé con una profesional de la mentira y la estafa. Me vendió vidrios de colores, por así decirlo. Me “conquistó” con sus mails elogiando mi trabajo y su discurso meloso pero, al final, me perjudicó, debiéndome mucho dinero y como estábamos en países diferentes, le fue más fácil “desaparecer” y fingir su muerte digital. Después de eso, pasé varios años replanteándome (mientras terminaba de cursar mi carrera en la uni) si era realmente eso lo que quería hacer. Son pocas las personas que se guían de los buenos valores. Los que prefieren tomar el atajo, se aprovechan de los novatos y de los no tanto, también. Por suerte, decidí darme (y darle a mi oficio) una segunda oportunidad. Hoy, sigo trabajando como “freelance” y, gracias a Dios, me pagan en el tiempo y modo pactados. Hay que estar atentos, aprender de estos tropiezos y alertar a colegas para que no caigan en la misma trampa. Gracias por tu testimonio. Saludos desde Córdoba (Argentina).

    • Hola Cecilia!! jaja, llevaba semanas pensando en el título, me alegro mucho de que te haya gustado 🙂

      ¿Lamentablemente te identificas? ¿No crees que gracias a esas experiencias hemos tenido la suerte de aprender un montón?

      ¿Son pocas las personas que se guían por los buenos valores?

      Eistein decía algo así como: Pregúntate de vez en cuando: ¿La vida me es adversa, o me es favorable?
      Posiblemente sean muy pocos los casos en los que la gente actua así, lo que pasa es que nos duelen, y tenemos la desgracia de recordarlos más y más vivamente que los muchísimos casos buenos en los que todo ha salido perfectamente. Piénsalo :p

      Un abrazo desde Madrid (España), en unos meses volaré a Argentina, Buenos Aires, si voy a córdoba te escribo 🙂

DEJA UN COMENTARIO