Inicio Mejores películas; Lo mejor de lo mejor de la historia del cine Mejores películas de superheroes. Creerás que un hombre puede volar

Mejores películas de superheroes. Creerás que un hombre puede volar

Toca meterse de pleno en las mejores películas de superhéroes de todos los tiempos, es decir, aquellas que impactaron en su momento y cuyo estreno supuso un fenómeno mediático que hoy reconocemos como parte de nuestra iconografía, cultura pop y “mitología actual” por llamarlo de alguna manera.

Y es que si en la Grecia Clásica tuvieron a un Homero que escribió sobre héroes como Heracles, Aquiles y Ulises; en nuestro mundo contemporáneo de hoy tenemos a una serie de genios que han llevado al séptimo arte a unos personajes superheróicos que, prácticamente, forman parte de nuestro imaginario colectivo.

Demos un súperpaseo analizando algunas de las mejores películas de superhéroes de la historia empezando por la primera de la lista…

Superman (1978)

“¿Es un pájaro, es un avión?… ¡es Superman!”

cartel-pelicula-superman-creeras-que-un-hombre-puede-volar

“Creerás que un hombre puede volar”. Eso era lo que decía el slogan publicitario de la que es, posiblemente, la película de superhéroes más famosa de toda la historia del séptimo arte.

La historia de la película se remonta a mediados de los años 70 cuando los productores Ilya y Alexander Salkind se propusieron sacar adelante un largometraje basado el elhombre de acero. “Superman” nació de la mente de dos historietistas judíos , Jerry Siegel y Joe Shuster, en 1933 como respuesta optimista ante la dureza de la Gran Depresión norteamericana y el personaje vio la luz en la revista Action Comics en 1938. Desde entonces, Superman empezaba a formar parte del imaginario colectivo mundial. Su mayor éxito tuvo lugar el los años 50 gracias a una serie de televisión protagonizada por George Reeves que consolidó la popularidad del personaje. Sin embargo, en 1959, el programa quedaba cancelado debido a que Reeves había sido hallado muerto en su departamento. Aquello conmocionó a la opinión pública y , sobre todo, al público más joven: “¿cómo podía haber muerto Superman?”.

superman-mejores-peliculas-de-superehores
Toda una generación creció con George Reeves como Superman

La década de los 60 y los primeros 70 fueron muy confusos para el personaje, ya que el público no demandaba héroes luminosos y abanderados: El asesinato de JFK y el escándalo Watergate durante la era Nixon, habían sembrado un escenario de cinismo y desconfianza generalizado; el público prefería historias oscuras protagonizadas por antihéroes que representasen el descontento de una sociedad que se sentía engañada por su propio país.

Sin embargo, esta tendencia daría un giro radical a finales de la década de los 70 con “Star Wars” y, por supuesto, con “Superman: the movie”. Ambas película rompían con ese cinismo reinante y daban un luminoso brochazo de optimismo en el que los buenos son muy buenos y los malos son muy malos: los héroes volvían a estar de moda.

Los Salkind querían al mejor director al mando y al mejor escritor modelando la historia; por ello contrataron a Richard Donner, que había sorprendido con el gran éxito “The Omen, y a Mario Puzzo, autor de “El Padrino”; la banda sonora corrió a cargo de John Williams dejándonos una sintonía inolvidable y maravillos; para los papeles secundarios, se escogió a grandes estrellas como Gene Hackman, que daría vida al villano Lex Luthor, y a Marlon Brando, que haría lo mismo con el padre de Superman: Jor-El. Sin embargo, la duda estaba en quién sería el encargado de ponerse el traje azul de la “S”. Prácticamente medio Hoolywood se presentó para el papel (la prueba la hizo hasta el dentista de uno de los Salkind); no obstante, tanto Donner como los Slakind, no querían escoger a una cara conocida porque pensaban que el público no vería a Superman; sino a “Robert Redford o a Paul Newman con capa”. En esa tesitura, la mejor opción era apostar por un desconocido y el papel cayó en manos del inolvidable Christopher Reeve. Margott Kidder y Marc McClure completarían el reparto como Lois Lane y Jimmy Olsen respectivamente.

Christopher Reeve; el mejor Superman que ha habido hasta hoy

El rodaje no estuvo exento de complicaciones, ya que nunca antes se habían utilizado técnicas para hacer creíble que alguien puediese volar en escena; y además el plan de filmación consistía en completar “Superman” y “Superman II” de forma paralela. Ante tal mastodóntico proyecto, las relaciones entre los productores y Rick Donner se empezaron a deteriorar notablemente por temas de presupuesto y plazos. Los Salkind sacaron a Donner del proyecto cuando el segundo filme estaba ya rodado en un 75%; y sabiendo ésto, Donner se esforzó en poder sacar dignamente el primer largometraje.

Y fue en las Navidades de 1978 cuando se produjo el milagro: la película conmocionó a medio mundo recaudando más de 300 millones de dólares y obteniendo unas críticas excelentes. “Superman, the movie” fue la mejor película de superhéroes hasta la fecha y revitalizó al personaje de manera sorprendente: la gente volvía a creer en la bondad, la justicia y la verdad. La película contaba la vida de Superman desde su nacimiento hasta el momento en que se da a conocer al mundo en tres actos perfectamente estructurados y definidos; el propio Puzzo veía la historia como una “gran tragedia griega” y quizá el hecho de tomarse en serio la historia y al personaje fue lo que hizo que, definitivamente, el mundo creyese en que un hombre podía volar. No en vano, la película fue nomida a tres Óscar de de la Academia y se hizo con la estatuilla a los Mejores Efectos Especiales.

Una de las cosas más increíbles del filme, es que entras de lleno en la historia; te captura y te hechiza la química entre sus personajes y sientes que ese Superman es “real”. Y eso es doblemente meritorio porque el Hombre de Acero como tal, con la capa y la “S”, no aparece en pantalla hasta bien avanzado el planteamiento de la historia; por lo que cuando hace su primera aparición el impacto es sublime.

Quizá sus secuelas (hubo tres filmes más entre 1980 y 1987) no supieron estar a la altura; pero esta primera película del abanderado superhéroe dejó un legado que ha sido fuente y referencia de algunas de las mejores películas de superhéroes próximas que han ido viniendo después.

Tráiler original de “Superman”, 1978:

Batman, 1989

batman-1989-peli-superheroes

“¿Has bailado alguna vez con la muerte bajo la pálida luz de la luna?”

La evolución del hombre murciélago en el medio audiovisual ha sido una de las cosas más curiosas de la historia del cine de superhéroes. Empezó su andadura en la revista Detective Comics en 1939 como un personaje oscuro y siniestro gracias a Bob Kane y Bill Finger. Se mantuvo así de sombrío hasta la década de los 50; momento en que el personaje pasa a ser más paternal dando lecciones de moralidad a los lectores; y terminó siendo una parodia-pop de sí mismo en los 60 debido a la conocida serie de TV protagonizada por Adam West.

Batman en los 60 era… desconcertante; muy desconcertante

Digamos que para los años 70 y 80; había dos Hombres Murciélago: el que todos recordaban de la serie de TV, que era un chiste con patas; y el del cómic, que gracias a autores como Frank Miller, trataban de devolver sus oscuros orígenes al personaje.

frank-miller-batman
El Batman de los cómics de Frank Miller era… siniestro; muy siniestro

Cuando la Warner se propuso sacar adelante un largometraje basado en las andanzas del personaje, contaba con el handicap de que medio mundo aún veía al hilarante Batman de la serie de los 60; de modo que había que darle un lavado de cara al personaje, quitarle ese grotesco sambenito y con ello, hacer la mejor película de superhéroes de su tiempo. El encargado de resucitar a Batman fue el director Tim Burton; un antiguo animador de Disney que se había destacado por dirigir largometrajes con ambientaciones muy oscuras y góticas. Sam Hamm y Warren Skaaren firmarían un guión que apartase a Batman del la serie de TV tomando como referencia dos de las historietas más oscuras del Murciélago: “The Killing Joke” (Alan Moore) y “The Dark Knight Returns” (Frank Miller) Danny Elfman, colaborador habitual de Burton, tomaría la batuta de la impresionante BSO que salió al final. En cuanto al reparto; Jack Nicholson fue elegido para interpretar al malvado Joker y Kim Bassinger daría vida a la fotógrafa Vicky Vale.

Jack Nicholson como el malvado Joker de 1989

La polémica apareció cuando se hizo público que Michael Keaton sería Bruce Wayne/Batman. El actor ya había trabajado con Tim Burton dado vida al histriónico Bettlejuice en la película que llevaba su nombre como título; y eso causó revuelo entre los muchos fans. Pronto las quejas quedarían sepultadas con el excelente resultado.

El 13 de junio de 1989 (29 de septiembre en España), el estreno llegó; y con él la “batmanía”. El éxito de la película fue descomunal recaudando más de 400 millones de dólares y con el respaldo de una campaña promocional impresionante: ese año el mundo entero estaba plagado de camisetas, gorras, tazas y merchandising relacionado con el filme. Batman se había logrado hacer un destacado hueco en el mundo del cine y, de la misma manera que lo había hecho Superman en 1978, Batman se había convertido en un auténtico fenómeno social.

Para muchos, “Batman” es la mejor película de superhéroes de todos los tiempos porque cumplió con muchas expectativas: A) Colocar a Batman en un lugar que llevaba lustros mereciéndose; B) Mostrar a un villano impresionante; C) Volver a hacer entrar a un superhéroe por la puerta grande del séptimo arte (cosa que no sucedía desde 1978)

Le siguió una secuela bastante digna, “Batman Returns” (Tim Burton, 1992); sin embargo, resultó ser mucho más oscura que la original, lo que supuso que Tim Burton fuese reemplazado para una tercera parte… y es ahí donde la Waner empezó a llevar al personaje rumbo al declive. Con la salida de Burton, Keaton renunció al papel y el rumbo que tomó la franquicia no le hizo justicia a este “Batman” de 1989.

Una de las películas de superheroes mejor valoradas.

Tráiler original de “Batman”, 1989:

Las Tortugas Ninja, 1990

tortugas-ninja-pelicula-superheroes

“¡Cowabungaaaa!”

Kevin Eastman y Peter Laird eran dos jóvenes dibujantes de cómics que una aburrida tarde les dio por dibujar a una tortuga con nunchakus para romper con la monotonía y por el simple hecho de que les hacía gracia la idea. Decidieron entonces madurar un poco más el concepto y crearon un cómic, que en principio estaba pensado como one shot, en el que cuatro tortugas ninja que habían sido entrenadas en las cloacas de la ciudad de Nueva York por su sensei, una rata llamada Splinter, consumaban una venganza en honor al sensei de su sensei (sí; la rata tuvo un sensei antes de adiestrar a sus antropomórficos discípulos) que había sido asesinado por un malvado y siniestro individuo llamado Shredder. Así nacían, en 1984, las icónicas Tortugas Ninja Mutantes Adolescentes. Se trataba de un cómic de unas pocas páginas que homenajeaba/parodiaba al mítico guionista de historietas Frank Miller; tomando “Ronin”, “Daredevil: Born Again” y la miniserie “Lobezno: Honor” como referencia.

tortugas-ninja-1990
Portada del genial TMNT número 4 de 1984… Sí; en su primera aparición a color, los cuatro hermanos tortugosos llevaban todos bandanas rojas.

Posiblemente a Eastman y Laird le hacía gracia que valores como la venganza y el honor del ninja/samurai estuviesen en manos de uno bizarros mutantes tortugosos adiestrados por un rata; sin embargo ninguno de los dos podía imaginarse que dicho experimento comiquero se convirtiese en un éxito de ventas. Pronto el público pidió un número dos que continuase las aventuras de las Tortugas hasta convertirse en una serie regular, una serie de dibujos animados y una exitosa línea de juguetes de la que muchos guardamos grato recuerdo. La “Tortumanía” era ya un hecho.

la-serie-de-las-tortugas-ninja
El mítico cuarteto ninja en su versión de dibujos de 1987; ya cada una con un color de bandana diferente.

¿Quién no tuvo a uno de los famosos quelonios en su versión juguetil? Playmates fue la empresa que lanzó la popular línea de juguetes de TMNT.

tortuga-ninja-de-juguete

A finales de los 80, Teenage Mutant Ninja Turtles era ya parte de la cultura pop a nivel mundial, y su salto a la gran pantalla no se hizo esperar. La productora de películas de artes marciales Golden Harvest fue la que se encargó de avalar el proyecto y cuando Steve Barron (que había sido un destacado director de videoclips) tomó la batuta, el salto a la gran pantalla de Leonardo, Donatello, Michelangelo y Raphael vaticinaba un éxito arrollador.

Y efectivamente, así fue. Los guionistas Todd W. Langen y Bobby Herbeck fueron muy inteligentes al tomar como punto de partida la historia del cómic original de Eastman y Laird; ya que la serie de dibujos, aún manteniendo algunos conceptos de la versión del cómic, infantilizaron en exceso una historia que, en el fondo, era adulta. Y es que ahí estaba el secreto de la que se convirtió en la mejor película de superhéroes de 1990: combinaba los momentos sobrios del cómic con los gags de la exitosa serie de dibujos animados. Además, el célebre marionetista Jim Henson (“Fragel Rock”, “Cristal Oscuro”) fue el encargado de crear los animatronics y los disfraces de las Tortugas y de la rata Splinter. En aquel momento en el que el CGI no estaba a la orden del día, eso era todo un desafío y el resultado fue inmejorable: hasta la fecha, no había ninguna otra película que hiciese unos primeros planos tan atrevidos a personajes interpretados por marionetas y que resultasen tan creíbles.

Las míticas Tortugas Ninja junto con April O´Neil; fantástico el trabajo de Jim Henson

Por si fuera poco, los personajes de carne hueso funcionanaban a la perfección y mantenían el espíritu de los cómics originales: Judith Hoag daba vida a una intrépida April O´Neil; Elias Koteas al justiciero Casey Jones (la química entre ambos funcionó a las mil maravillas); y James Saito nos mostró a un Shredder imponente y verdaderamente malvado.

“Las Tortugas Ninja” consiguieron recaudar más de 200 millones de dólares (un exitazo para la época) habiendo costado 13 millones. Sin duda, el filme se ha convertido por derecho propio en uno de los clásicos en películas basadas en cómics y superhéroes.

Tráiler original de “Teenage Mutant Ninja Turtles”, 1990:

X-Men y X-Men 2, 2000 y 2003. Una de las mejores películas de superheroes

x-men-pelicula-superheroes-2000“La mutación es la clave de la evolución”

La editorial de cómics Marvel (Spiderman, Ironman, Capitán América X-Men…) no había dado todavía el gran salto a la gran pantalla. Lo había hecho a partir de personajes más bien secundarios como Blade; pero ninguno de sus personajes icónicos y conocidos habían tenido la oportunidad de tener su propia película… excepto unas adaptaciones de bajo presupuesto de Spiderman, el Capitán América y los 4 Fantásticos que se había distribuido directamente para vídeo doméstico. Estaba claro que Marvel no sabía manejarse bien en ese sentido y apostaba más por series de TV que por largometrajes.

Sin embargo a finales de los 90 el director Bryan Singer, que parecía conocer de sobra el material original, decidió que era el momento de que los mutantes X-Men diesen al gran salto.

Portada del número 1 de X-Men de 1964

Los X-Men habían nacido en 1964 de la pluma de Stan Lee y Jack Kirby, las grandes leyendas de Marvel; pero no tuvieron tanta popularidad como otras series del momento. En 1970, la serie se cancelaba. No fue hasta 1975 cuando Chris Claremont y Dave Cockrum retomaron la serie con el número 1 “Giant Size X-Men” e hicieron despegar fuerte al grupo de mutantes. En ese número 1 se introdujo como parte del elenco a personajes tan queridos y carismáticos como Lobezno, Tormenta y Coloso; y fue cuando X-Men se convirtió en el buque insignia de las colecciones de Marvel junto con Spiderman.

La mítica portada del Giant Size de X-Men de 1975; cuando los mutantes se hicieron con el mercado comiquero

Bryan Singer sabía que era complicadísimo trasladar más de 30 años de historietas a un sólo largometraje, de modo que apostó por jugar bien con pocos elementos; es decir, por desarrollar fielmente a los personajes y mantener el leiv motiv presente en todos los cómics de los X-Men: el miedo terrible y el odio que la humanidad siente hacia ellos por ser diferentes.

Singer acertó de pleno en el reparto: Entre otros, estaban Patrick Stewart como el telépata Charles Xavier; Ian McKellen como el villano de la función, Magneto; Hale Berry como Tormenta; Famke Jansen como Jean Grey; James Mardsen como Cíclope; Rebecca Romijn como la misteriosa Mística; y Anna Paquin como Pícara, personaje de gran importancia para la trama. El último en embarcarse al rodaje fue Hugh Jackman/Lobezno, ya que estaba planeado que el famoso mutante de las garras de adamantium lo interpretase el escocés Dougray Scott; sin embargo, la incompatibilidad de agendas (el actor estaba sumergido en el rodaje de “Mission Imposible 2”) hizo que Jackman se hiciese finalmente con el papel (cosa que al actor australiano le supuso el salto a la fama).

Hugh Jackman caracterizado como Logan/Lobezno

La primera película fue un exitazo sorprendente ya que no se esperaba que un filme de superhéroes de Marvel tuviese tirón debido a los precedentes; no obstante, “X-Men” fue la responsable de que surgiese un renacer de los superhéroes en la gran pantalla, por lo que se puede decir que es la película de superhéroes más importante de la década de los 2000. Parecía que DC, que hasta ahora era la que más se había afianzado en el ámbito cinematográfico, iba a tener que dejar paso a que dicha hegemonía pasase a manos de los personajes de Marvel. Y lo cierto es que la segunda parte, “X-Men 2” o “X2”, terminó por dejar claro que los mutantes y Marvel iban a ser los personajes de cómic favoritos de la gran pantalla ya que es para muchos a mejor película de la trilogía inicial. Para la segunda parte, casi todo el elenco original repitió sus roles; y se incorporó, entre otros, a Brian Cox; como el malvado de la trama: Striker.

La saga de X-Men posee algunas de las mejores películas de superhéroes actuales; aunque algunos de sus filmes bajaron mucho el listón inicial, como es ejemplo de “X-Men: la decisión final” y la reciente “X-Men: Apocalipsis”.

Tráiler original de “X-Men”, 2000

Tráiler original de “X-Men 2”, 2003

Spiderman, 2002

spiderman-2002

“Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”

Spiderman es a la editorial Marvel lo que Superman es a la editorial DC; y salvo un rumor y un cartel promocional que surgió a mediados de lo 80 por parte de la infame productora Cannon Group (responsable de “Superman IV: en busca de la paz” y del hundimiento de la franquicia del Hombre de Acero, por cierto) antes de caer en bancarrota por “Masters del Universo” (1987), no había habido ninguna aproximación del Hombre Araña a la gran pantalla. Es cierto que Marvel, en los 70, había llevado al adorable vecino enmascarado del barrio de Queens al formato de serie de TV con actores reales; pero el resultado había sido pésimo y con muy poco que ver con la historia original del cómic de Stan Lee y Steve Ditko.

Cartel promocional de Cannon Group del Spiderman que nunca se rodó

El cómic vio la luz por primera vez en 1962 en la revista Amazing Fantasy #15 y una de las cosas que le hizo alcanzar la popularidad de la que ha gozado siempre era que, a diferencia de Superman, Peter Parker era increíblemente real: se constipaba, le daba calabazas la chica que le hacía tilín, tenía problemas económicos, peleas en el instituto, problemas con sus tíos… todo lo que le podía pasar a un adolescente real. “Spiderman” no tenía la intención de aleccionarte de una manera directa; pretendía que te identificases con su personaje protagonista.

Así apareció por primera vez Spidey ante el mundo… con telarañas en el sobaco

Además, el hecho de que el personaje viviese en un barrio que existía en realidad (el barrio de Queens) y se balancease de edificio en edificio por Nueva York; le daba un realismo a la historieta del que carecía, por ejemplo, Superman en su ficticia Metrópolis o Batman en su imaginaria Gotham City.

Todos esos ingredientes que caracterizaron al personaje desde el minuto uno, parecían geniales para verlos adaptados en una versión cinematográfica; sin embargo, hasta la dñecada de los 2000, daba la impresión de que todas las adaptaciones con actores reales de la editorial Marvel estaban destinadas al fracaso. No obstante, a la “Casa de las Ideas” (como se conoce también a la famosa editorial) el tema no parecía importarle demasiado, pues el éxito del que gozaba con la venta de cómics y con las series de TV de animación era más que notable.

Ese salto a la gran pantalla por parte del trepamuros de Queens era una espinita clavada que empezaba a ser algo personal para algunos cineastas fanáticos de Marvel: Si Superman y Batman (personajes emblema de la editorial rival, D.C… o “Distinguida Competencia”) habían dado ese salto con resultados excelentes, ¿por qué Spiderman, los X-Men y compañía iban a ser menos?

El Spiderman de la serie de TV de los 70… muy bizarro todo

El éxito de “X-Men” de Bryan Singer en 2000, iba a motivar que el personaje emblema de Marvel, Spiderman, fuese el siguiente pepinazo. El proyecto había caído en manos de James Cameron y se rumoreaba que Leonardo DiCaprio encarnaría al arácnido; sin embargo la cosa se quedó en el tintero.

Así podría haber lucido Leo Dicaprio como Spiderman bajo la dirección de James Cameron

El que finalmente se hizo con el proyecto, fue Sam Raimi (famoso por dirigir la trilogía de “Evil Dead” y “Darkman” entre otras); aunque tomó algunas ideas ya esbozadas por Cameron como el lanzador de redes orgánico de Peter Parker; cosa que provocó revuelo entre los puristas del personaje, ya que éste usa unas muñequeras mecánicas para lanzar redes en el cómic original. Con Raimi al timón, Danny Elfman se haría cargo de la BSO y David Koepp firmaría el libreto.

En cuanto al reprato; aunque Ryan Philippe, Wes Bentley y el propio Leonardo DiCaprio se barajaban como favoritos para dar vida a Peter Parker/Spiderman, finalmente el papel cayó en manos de Tobey Maguire. Kristen Dunst daría vida a Mary Jane Watson; el interés romántico del superhéroe; y William Dafoe y James Franco, darían vida, respectivamente, a Norman Osborn/Duende Verde (el némesis del film) y a Harry Osborn (el mejor amigo de Peter Parker e hijo del némesis del film)

Tobey Maguire como Peter Parker cuando descubre sus increíbles poderes

Como curiosidad, mencionar que Raimi tuvo claro desde el principio que quería a Franco como Harry Osborn, por lo que no hubo audiciones para el papel; detalle interesante porque el actor se presentó al casting con la intención de hacerse con el papel protagonista.

James Franco como Harry Osborn; personaje clave en las secuelas

El rodaje no estuvo exento de complicaciones: en un momento dado los trajes de Spiderman fueron robados y Sony ofreció una recompensa de 25.000$ al que los recuperara; un operario de la construcción murió al producirse un accidente y Sony, productora de la película, fue sancionada con una multa de 58.805 $; y se rumorea que los atentados del 11 de septiembre hicieron que una escena del film fuese suprimida, de hecho en el primer trailer, que fue eliminado, se puede ver dicha escena; de modo que no perdáis detalle:

“Spiderman” fue un exitazo automático y recaudó cerca de 829 millones de dólares. Además, fue nominada a mejores efectos especiales por la Academia; aunque no logró hacerse con la estatuilla.

Lo mejor del filme fue la fidelidad con que fueron retratados los personajes; especialmente Peter Parker y el impresionante J.K Simmons que se sacó de la manga a un divertidísimo J.J Jameson, el jefe del ficitcio periódico Daily Buggle que aparece en el cómic; de verdad: sus escenas y sus diálogos son graciosísimos.

El Duende Verde y Spidey zurrándose

“Spiderman” de Sam Raimi colocó al superhéroe trepamuros en ese puesto que llevaba mereciéndose años y años dentro de la industria cinematográfica y por ello fue la mejor película de superhéroes del año 2002 y una de las mejores adaptaciones del personaje que se han hecho recientemente.

Tráiler original de “Spiderman”, 2002

El Caballero Oscuro, 2008

el-caballero-oscuro-2008

“¿Por qué estás taaan serio?”

La franquicia cinematográfica de Batman había tocado fondo de forma prácticamente insalvable cuando en 1997 se estrenó “Batman y Robin”. Muy lejos quedaba ya la batmanía que había generado el primer largometraje de 1989 y estaba claro que el personaje necesitaba urgentemente darse un descanso. Fueron varios los directores, Darren Aronofski entre ellos, los que parecían que revogerían el testigo de manera triunfal; sin embargo el retorno del Señor de la Noche se hizo esperar hasta el año 2005 con “Batman Begins” de Christopher Nolan; filme en el que, por primera vez, se contaban los orígenes del personaje con todo lujo de detalles y de manera mucho más realista y humanista que en las anteriores versiones. Christopher Nolan y David S. Goyer desarrollaron un guión a partir de la historieta de Frank Miller “Batman: Year One” e hicieron un reboot de la franquicia en toda regla. El resultado fue muy notable; pero aún era larga la espectacular sombra del filme de 1989.

Las noticias de una secuela no se hicieron esperar y fue en “Dark Knight” (2008) donde Nolan desplegó todo su arsenal. Dicen que segundas partes nunca fueron buenas; pero hay excepciones, y “Dark Knight” es, sin duda, una maravillosa excepción. Nolan mantuvo al mismo equipo creativo y técnico que había participado en “Batman Begins” y tanto Christian Bale (Batman/Bruce Wayne) como el resto del reparto original, entre los cuales estaban Michael Kane, Morgan Freeman y Gary Oldman, retomaron sus personajes. Sólo Katie Holmes estuvo ausente y fue sustituida por Maggie Gyllenhaal. Y las nuevas incorporaciones fueron Aaron Eckhart, como el fiscal Harvey Dent, y el malogrado Heath Ledger, como el Joker.

Christian Bale como Bruce Wayne/Batman

Nolan mantuvo la línea realista y humanista que había trazado con la anterior entrega y trato el filme como si fuese la historia de un terrorista anónimo cuya única meta es sembrar el caos y ver arder el mundo. Es por ello, que el personaje del Joker pasó a ser mucho más siniestro y más cercano a los cómics originales. Muchos ponían en duda que el tristemente fallecido Heath Ledger fuese a hacer sombra al Joker de Nicholson; pero lo cierto es que fue al revés: Ledger construyó un personaje con el que se llevaba la función de calle y con el que consguió, póstumamente, la estatuilla a mejor actor. Sólo por ver a este Joker, merece ya la pena ver el filme. Pero es que el resto de la película no se queda atrás: es básicamente un thriller absorbente en el que no hay estereotipos ni tópicos superheroicos que saquen al espectador de la trama: esa Gotham City corrupta, ese Joker violento y ese Batman acosado por el dilema de ser “el tipo de hñeroe que Gotham necesita”; resultan increíblemente realistas.

Heath Ledger interpretó al mejor Joker del cine

A día de hoy, “Dark Knight” es para muchos la mejor película reciente de superhéores, y parece que lo seguirá siendo durante una buena temporada.

Tráiler original de “Dark Knight”, 2008

Curiosidades sobre películas de súper héroes

  • Superman, en su primera versión, no volaba; saltaba muy alto. Su uniforme está inspirado en el atuendo que suelen llevar los acróbatas circenses.
  • Los primeros X-Men que aparecieron en 1964 fueron Bestia, el Ángel, Cíclope, El Hombre de Hielo y Jean Grey (con el apodo “Chica maravillosa”)
  • El primer boceto de Batman era menos amenazador: su uniforme era colorido y tenía alas.
  • Lobezno apareció por primera vez en los cómics como un agente canadiense enviado a derrotar a Hulk.
  • Los grandes personajes de la editorial Marvel como Spiderman, X-Men, Ironman, Thor, Hulk y muchos más; salieron de la imaginación de la leyenda viviente del cómic Stan Lee. Como el célebre escritor de Marvel tenía mala memoria, hacía que nombre y apellidos de varios de sus personajes empezasen por la misma letra para recordarlos después (Peter Parker, Reed Richards, Bruce Banner, Scott Summers, Warren Worthington III…)
  • Jerry Siegel y Joe Shuster, los creadores de Superman, vendieron los derechos del personaje y por insistencia del director de la película de 1978, Richard Donner, volvieron a ser acreditados como sus legítimos creadores en la gran pantalla después de décadas.
  • Tradicionalmente, se ha acreditado a Bob Kane como único creador de Batman; sin embargo desde hace relativamente poco se acredita también a Bill Finger, el cual tuvo bastante intervención en la creación del personaje.

    Bob Kane (izqda) y Bill Finger (dcha)
  • Las Tortugas Ninja originales de los cómics de Kevin Eastman y Peter Larid poseían todas antifaz rojo; a raíz de su difusión como juguetes y como serie de TV, para poderlas diferenciarlas entre sí, se tomó la decisión de otorgarle a cada una de ellas los colores con los que actualmente todos estamos familiarizados.

    Peter Laird (izqda) y Kevin eastman (dcha)

< Volver a la categoría general de mejores películas para ver todos los géneros.