Inicio Mejores películas; Lo mejor de lo mejor de la historia del cine Mejores películas infantiles, para volver a ser un poco niños

Mejores películas infantiles, para volver a ser un poco niños

Hace poco hice una lista mental de esas películas infantiles que, para mí, son imprescindibles. Me sorprendí dándome cuenta de que muchas de ellas no forman parte de la constelación de filmes que vi en bucle en mis años de primaria, sino que son estrenos que ya me pillaron crecidito. Y es que la magia de las películas para niños radica en que, contando una sola historia, siempre existen dos versiones: la que nos hace disfrutar de pequeños y la que nos hace reflexionar de adultos. Y, ya sea quedándonos solo con una de esas versiones o integrando en nosotros ambas, esas películas siempre nos hacen crecer pero como personas.

Yo fui uno de esos niños que intentó vivir la vida pegándose a la pantalla lo más cerca posible, ignorando las advertencias de mi madre de que, de seguir así, me quedaría ciego. No imagináis las veces que, en mi cabeza, protagonicé Harry Potter o los clásicos Disney. Podéis pensar que eso no es sano (y, en exceso, no lo es), pero a mí me marcó la vida en el mejor de los sentidos. Hoy en día, gran parte de mi imaginación (la que me hace capaz de, por ejemplo, escribir este artículo) se la debo a esos filmes que, por mucho que me digan que ya se me ha pasado el arroz para ellos, sigo disfrutando. Incluso se lo debo a los estrenos que disfruto ahora por primera vez, con dieciocho años. Porque que no os engañen: las buenas películas infantiles, como las que vengo a recomendar, no entienden de edad. Y es por eso que os escribo este artículo.

Mr. Magorium y su tienda mágica, de Zach Helm o un país de nunca jamás disfrazado de juguetería (año 2007)

mejores-peliculas-infantiles-1

Aunque primarán los dibujos animados o las películas para niños más famosas en este post, voy a comenzar esta enumeración de mejores películas infantiles con esta joya de imagen real que pasó muy desapercibida en su momento. De ella recuerdo flipar viendo como juguetes reales (no, no muñecas de tres al cuarto diseñadas específicamente para hacer de atrezzo, sino juguetes que podía perfectamente ir a comprar a la tienda yo mismo) se impregnaban de magia. Protagonizada por la maravillosa Natalie Portman y por un Dustin Hoffman de 243 años y un gran síndrome de Peter Pan, esta película es perfecta para hacer reír a los niños, llorar a los adultos y soñar a ambos.

Estrenada en 2007, este filme habla de crecer sin perder lo que nos hace a todos niños de niños, valga la redundancia. La tienda de juguetes, a modo de País de Nunca Jamás contemporáneo, nos muestra una gama de personajes de lo más variopinta que son un reflejo de la realidad: los clientes y trabajadores de la tienda son los niños o, en su defecto, los que no han dejado morir al suyo al crecer, mientras que el contable interpretado por Jason Bateman, un hombre gris de los de Momo de andar por casa, representa a quienes sí lo han hecho. A través de la evolución de este último podemos ver claramente el mensaje de la película: ser adulto también tiene cura. Y un buen remedio sería, por ejemplo, parar tu tiempo para disfrutar de esta película con tus hijos. No os arrepentiréis, es una maravilla.

Rompe Ralph, de Rich Moore o la historia para los que aún recuerdan los antepasados de la PlayStation (año 2012)

mejor-pelicula-infantil-2012

Si tengo que hacer memoria de películas infantiles recientes y pensar en las más ingeniosas, una de ella es Rompe Ralph, sin lugar a dudas.

Esta película, aunque en contenido no se parece pues cuenta una historia diferente, en forma bien podría ser una versión 2.0 de Toy Story (saga que no me voy a molestar en recomendar porque es más que obvio que es de obligada visualización para los niños), pues recrea un mundo de juego. Pero aquí no cobran vida los juguetes con los que los niños de los noventa pasaban sus horas, sino los personajes de los juguetes de la nueva generación… los videojuegos.

Si la menciono como la mejor película infantil de 2012 (que me perdonen Brave y El origen de los guardianes, recomendadísimas las dos también) y la defino como ingeniosa es porque creo que, en esta obra, Disney ha sabido sorprendernos de nuevo con un escenario totalmente novedoso: un mundo imaginario confeccionado a través de la participación de mitos de la industria de los videojuegos (Pac-Man, Sonic the hedgedog, Super Mario Bros…) y constantes guiños a la cultura gamer hilados con excepcional inteligencia. Además, visualmente la película es preciosa, llena de color.

El mensaje que se envía a través del protagonista, Ralph, es maravilloso: él es el villano de su videojuego, lo que, aunque no le da muy buena fama, no le hace justicia puesto que él de malo tiene poco. Cansado de que no valoren su trabajo, decide que él quiere una medalla de héroe. Y, para ello, se enfrenta al orden establecido abandonando su videojuego para poder llevarse la victoria en otro. De paso, entablará amistad con Vanellope, una chica algo hiperactiva y, como él, llena de ambición. Así, Rompe Ralph da en el clavo: divierte al niño y, a la vez, enseña valores tales como la amistad y la constancia. Además, brinda las respuestas a preguntas que, incluso de adultos, tienen difícil solución: ¿Cuánta cantidad de ambición es la óptima? ¿Es malo quejarse? ¿No debemos, a veces, ser un poco rebeldes para así alcanzar nuestras metas? Entra en este universo de píxeles y lo descubrirás.

Los increíbles, de Brad Bird o… ni Batman, ni Spider-man, ni Superman… los Parr (año 2004)

mejores-pelis-infantiles-3

Esta saga, cuya segunda parte ha sido estrenada este 2018 (haciéndose de rogar… nos ha hecho esperar casi quince años) es un imprescindible para nuestros niños desde el momento en que nos pidan que le compremos una capa de Superman para Halloween. Y es que, antes de iniciarse en el universo Marvel o DC, no está de más para ellos una primera toma de contacto con los superhéroes con esta agradable historia familiar a la que tú también te engancharás.

Los personajes son superentrañables y divertidísimos. Destaco el dúo que forma el bebé Jack-Jack y la egocéntrica diseñadora Edna Modas en la segunda parte. Básicamente, me he propuesto recoger firmas para que rueden un spin-off de ellos porque son fantásticos –cuento con vuestra colaboración cuando me anime a hacerlo-. Chapó también por los valores que transmite el filme. El slogan de la los Parr bien podría ser “familia que salva el mundo unida, familia que permanece unida” y creo que en él se vería perfectamente reflejado el mensaje de la película: la importancia de cuidar las relaciones paterno-filiales, de tener un matrimonio cuyos miembros se apoyan el uno en el otro y de, como no, estar siempre del lado de los buenos… incluso aunque eso suponga ir contracorriente a veces.

Dos películas que aseguran la diversión tanto a niños como adultos, que derrochan ternura pero también acción y que harán las delicias de los padres más nerds.

Gru, mi villano favorito, de Pierre Coffin y Chris Renaud o ni Venom, el Joker o el doctor Octopus… los minions (año 2010)

mejores-peliculas-intantiles-en-3d

Pasamos de un semimalo –Ralph- a una familia de superhéroes y, ahora, a un villano por vocación como es Gru. Esta saga no solo nos trajo la minion fever que invadió nuestras vidas hace un par de años con el estreno del spin-off de estos curiosos personajillos, sino que se convirtió en la forma más sencilla de explicarle a nuestros niños que todos podemos cambiar a mejor y que incluso los más malos pueden tener su corazoncito.

Garantía de carcajadas, la historia de este villano que se encuentra de la noche a la mañana con la responsabilidad de criar a tres niñas hará las delicias de todo aquel a quien le gusten las películas de acción y las comedias ligeras a la vez. Para los adultos, será una parodia burlesca del cine de superhéroes y la figura del malo; para los niños, una aventura que protagonizar con los personajes más divertidos y molones de los últimos años. Un doblaje original pleno de estrellas tales como Steve Carell, Jason Segel o la entonces estrella de Nickelodeon, Miranda Cosgrove, y una banda sonora compuesta en su mayoría por Pharrel Williams acaban de hacer redonda esta obra que emana buen rollo.

Y es que pocas películas de animación recientes han conseguido ganarse el adjetivo de icónicas fuera de la tutela Disney, pero desde luego, Gru, mi villano favorito, lo ha conseguido. Y es por eso por lo que merece estar en esta lista de mejores películas infantiles.

El viaje de Chihiro, de Hayao Miyazaki o el zoológico de personajes más extraños de la animación (año 2002)

mejor-peli-infantil-de-dibujos

Voy a poner las cartas sobre la mesa: he dudado hasta el último momento de si incluir o no esta obra del estudio Ghibli en este artículo, ¿Por qué? Desde luego, no es porque no formara parte de la constelación de películas que marcaron mi infancia, ya que sí lo hizo.

Mi duda radicaba más bien en lo… ¿transgresora? que es. Me recuerdo a mí sentado en mi sofá observando este teatro de personajes absurdos sin saber si lo estaba amando u odiando, pero eso sí, completamente embelesado. Siempre completamente embelesado. Y, al acabar, algo en mí me hacía pedirle a mi madre que me la pusiera otra vez. A día de hoy no puedo afirmar que la entendiese, pero sí que encontraba muchísimo encanto en sus colores. Recuerdo angustiarme con las escenas del comienzo, con la soledad de la pobre Chihiro tras la metamorfosis de sus padres en cerdos… y a partir de ahí sentirme completamente hipnotizado, porque yo, de alguna forma, sabía que la película intentaba hablarme.

Así que, al final, me he decidido a recomendarla por dos motivos: primero, porque no iba a dejar que faltase una pieza en representación de la animación japonesa. Y segundo, porque aunque esta película no sea una apuesta segura para todos, creo que contiene cierta magia. Esa clase de magia que solo ven los niños. El viaje de Chihiro es un mensaje en clave que, por muchas vueltas que le demos, los adultos no acabamos de descifrar, pero que a nuestros hijos acaba conquistando.

¡Canta!, de Garth Jennings o la película de animales que cantan por Rihanna (2016)

Mejores-pelis-para-ninos

A estas alturas del artículo aún no he recomendado una película protagonizada por animales, y como buen amante de estos no podía faltar un filme así. Pero pensando en películas infantiles buenas que estuviesen protagonizadas por algún tipo de bichejo, solo se me ocurrían El rey león, que me parecía demasiado obvia, y Zootrópolis, que no la he visto aún. Es entonces cuando me acordé de ¡Canta!, una divertidísima comedia musical y una de las películas más simpáticas estrenadas en los últimos años.

Un koala amante del espectáculo pero bastante fracasado en los negocios, una elefanta extremadamente tímida pero con un vozarrón, y una cerda que, además de ser mamá todoterreno, sueña con ser estrella del pop, son solo algunos de los divertidos personajes que puedes encontrar en esta película. Con un reparto de doblaje español estelar, en el que participan Paco León, Santi Millán, Concha Velasco y la youtuber Andrea Compton, y una selección de canciones simplemente mágica, entre los que se encuentran temas tanto de Sinatra como de Beyoncé, esta película será la indicada para todos aquellos críos amantes de la música. Los más bailongos, los que no se separen de los auriculares de sus padres o los que ya estén apuntados a un coro se rendirán ante este desfile de animales que tienen en común una pasión, el cantar. Y es que, además de reír mucho, los niños con ¡Canta! también aprenderán el valor del esfuerzo y de cómo este transforma nuestros sueños en nuestras metas y, nuestras metas, en nuestra realidad.

Al fin y al cabo, todas las generaciones necesitan una película que les haga soñar con ser rock stars. Y esta puede ser la de nuestros hijos.

Mulán, de Tony Bancroft y Barry Cook o la película infantil más feminista del siglo XX (año 1998)

mejor-peli-infantil-de-disney

Esto sí que es un clasicazo y uno de esos CDs que rayé de tanto verlos en mi infancia. La princesa Disney que de princesa tuvo poco y, de guerrera, mucho. La prueba de que de una película infantil puede nacer un icono feminista. La manera más bonita de contarle a tu hija que puede aspirar a ser una heroína y a tu hijo que puede tomar como referente a una mujer sin ningún tipo de pudor ni vergüenza.

Y es que Mulán decidió sacrificarse para salvar a su anciano padre. Se cortó el pelo, se aplastó el pecho y aprendió a armarse para luchar contra los Hunos y ser la guerrera más espectacular que China ha visto. Y, así, abrió la veda para que Tiana, años después, pudiese sudar trabajando como camarera para costearse su restaurante. Para que Mérida pudiese ser una amazona y empuñar un arco sin preocuparse un ápice por el estado de su despeinada cabellera. Para que Rapunzel pudiese escapar de su torreón persiguiendo su sueño de descubrir qué hay más allá. En definitiva, Mulán fue la llama que prendió la mecha, y ahora tenemos un montón de niñas salvajes que sueñan con correr grandes aventuras y dar muchos dolores de cabeza a los malos. Creo que este es motivo suficiente para que esta película, que me atrevería a decir que es la mejor película infantil de los 90, sea la escogida para una tarde de cine en familia.