Las mejores películas para (y de) adolescentes

Hace tiempo, hice para este portal web un artículo acerca de libros para adolescentes. Concretamente, libros dedicados a temas especialmente peliagudos en esta etapa de la vida. Hoy, siguiendo la misma estela que ahí empezaba, voy a hacer un listado de las mejores películas para adolescentes.

No es que la niñez tenga que ser una etapa fácil por definición -pues hay de todo- pero, generalizando, podemos decir que es entre los trece y los dieciocho años cuando notamos lo duro que es el cemento bajo nuestros pies. Es innegable que es la edad de explorar y descubrir… pero no de toda expedición se sale ileso. Empezamos nuestras primeras relaciones, y no todas son sanas. Bajamos a nuestros padres del pedestal en que los teníamos, desde el cual no se les suponía error alguno. Descubrimos nuestros cuerpos. Descubrimos que tenemos un futuro que ya solo está en nuestras manos. Claro, también es la etapa de la diversión, del atrevimiento y del “ahora o nunca”, pero incluso con eso es difícil saber lidiar a veces.

Esta es, por tanto, la razón de ser de este artículo. Realmente, no soy muy dado a asignar una película o un libro a un rango de edad concreto porque me equivocaría de pleno, por ello no voy a hablar tanto de películas de adolescentes como recomendadas para estos. Siempre me ha gustado el cine, pero la verdadera vena cinéfila me ha crecido con la adolescencia, y me consta que no soy el único caso. ¿Por qué? Porque hay películas de las que sales con un poco menos de miedo para lidiar con la vida. O, al menos, sintiéndote un poco menos solo porque alguien, en algún lado, escribió un guion, y tú, al escucharlo, has pensado “sí, exacto, eso es lo que me pasa a mí”. Y eso siempre es bonito.

La llamada, de Javier Calvo y Javier Ambrossi o la película española más millenial que existe. 2017

mejores-peliculas-para-adolescentes-1

Los Javis, no contentos con ser coaches de la edición más exitosa de Operación Triunfo, creadores de la divertidísima serie Paquita Salas y los cerebros tras uno de los musicales de más éxito en España, La llamada, han decidido hacer de esta última obra la película más millenial del 2017. Y no les ha podido salir mejor la jugada.

A priori, una historia acerca de una chica en un campamento de monjas a la que se le aparece Dios cantándole canciones de Whitney Houston no parece más que un absurdo. Y, efectivamente, lo es. El absurdo que más feliz me ha hecho en los últimos tiempos: no pararás de reír, pero tampoco pararás de reflexionar.

El reparto es brillante. Belén Cuesta y Anna Castillo hacen lo que mejor saben hacer: la primera, ese humor propio del personaje dulce y torpón al que nos tiene acostumbrados; la segunda, un papel con ese puntito gamberro siempre característico. Los primeros planos de Macarena García derriten a cualquiera, y del personaje de Gracia Olayo qué decir, ¡yo sí que estoy alegre cuando la veo actuar! Sus personajes son una divertida parodia de la realidad. A eso hay que sumarle que la película cuenta con una gozada de guion y de música.

Pero todo eso queda en segundo plano ante el maravilloso mensaje que transmite… Los Javis han hecho de La llamada una oda a la diversidad y, a la vez, una película para todos los públicos siendo respetuosos con la religión. Han hablado de que la juventud no va ligada a la edad. Nos han dicho, con su loca historia, que está bien estar un poco loco. Que, a veces, lo mejor es cerrar los ojos y saltar. Y es que todos debemos decirnos de vez en cuando lo hacemos y ya vemos. Y esa locura, que se traduce en un afán por disfrutar de cada instante, creo que es precisamente lo que te mantiene cuerdo con dieciséis años.

Trailer:

Yo maté a mi madre, de Xavier Dolan o “radiografía de la familia tóxica”. 2009

mejor-pelicula-adolescentes-2

Xavier Dolan dirigió y protagonizó esta película a los 19 años, y la escribió a los 16, solapando la ficción con sus propias experiencias en la relación con su madre. La trama de esta opera prima del que he oído llamar “el niño prodigio de Cannes” es esa: el amor y la furia entre una madre y un hijo.

¿Qué puedo decir? Cada relación materno-filial es un mundo, pero, generalizando de nuevo, podemos afirmar que la adolescencia surge cuando surge esa primera vez. Esa primera vez en la que pones en entredicho a tu familia. Dejamos de confiar ciegamente en nuestros padres y notamos que incluso ellos dudan de sí mismos. Y, en ocasiones, el foco de ese escepticismo lo proyectamos en nuestra madre. La película retrata esto de manera magistral.

Como si fuese el diario secreto del protagonista, narra la historia de una madre que, a veces, es más problemática que su hijo y un hijo que no sabe cómo hablar con ella pero tiene amplia experiencia en gritarle. Básicamente, el reflejo de una etapa de la vida por la que todos pasamos:

A los 17, los te quiero se te quedan enclaustrados en la garganta y no quieren salir, hasta tal punto que te convences de que, si no lo hacen, es porque quizá la otra persona no los merezca. Pero eso no te impide vivir con la convicción de que si te faltase esa persona, tu vida acabaría ipso facto. Ese amor-odio es contradictorio e inexplicable, por lo que esta es una película que plantea muchas preguntas, pero no concede ninguna respuesta. Sin embargo, es la adecuada para aquellos adolescentes que, sin saber por qué, no acaban de encontrar un hogar en su casa. Cuando me preguntó qué películas de adolescentes son mejores, esta está sin dudar en la lista.

Trailer:

Yo, él y Raquel, de Alfonso Gómez-Rejón o “mi nueva mejor amiga, la chica con cáncer”. 2015

mejores-pelis-de-adolescentes-3

Esto es curioso: voy a hablaros de una de esas pocas ocasiones en que el libro no me gusta, pero su adaptación al cine sí lo hace. Quizá no leí el libro en un buen momento, pero la cuestión es que lo que me hizo colocarlo en mi lista negra es que no empaticé para nada con los personajes que en él se presentaban. Y eso no es algo que me haya ocurrido ahora que he visto la película.

Y es que Yo, él y Raquel es la película que tienes que ver si ya has disfrutado la lacrimógena (y también maravillosa) Bajo la misma estrella. Sé que no es una obra para todos porque toca un tema muy sensible, la leucemia, pero no podía no estar en esta lista de películas de adolescentes recientes porque es una joya. Este filme de 2015 lo protagonizan los típicos nerds de instituto cuya misión en la vida consiste en pasar por la época que les toca llamando la atención lo mínimo posible. Cuando la vida de uno de ellos se cruza con la de Rachel, una compañera a la que le acaban de diagnosticar leucemia, su nihilismo social queda en el olvido y se encuentra en una vorágine de emociones que arrastrará al espectador también.

Lo más llamativo de la película es que va acerca de la amistad. Sé que no suena muy vanguardista, pero, realmente, es muy difícil encontrar una película sobre adolescentes en la que el protagonista no acabe enamorado hasta las trancas de su mejor amiga o viceversa. Aquí eso cambia, y, a pesar de que soy un romántico empedernido, esta decisión me ha gustado porque me parece de vital importancia la reivindicación de que la amistad chico-chica existe.

El filme es muy curioso visualmente, me gustan mucho las escenas en las que disfrutamos de las películas cutres que sus protagonistas tienen como hobby hacer. Por otra parte, los diálogos son muy divertidos y le quitan hierro a la historia para que no resulte exageradamente trágica. Esto hace que, aunque esta película no deje de ser dura, el espectador pueda sentir que el mensaje que manda es, más allá de todo, positivo. Es una historia acerca de esas personas que, inesperadamente, se encuentran contigo y resultan ser quienes te sostienen en tus momentos más difíciles. Y en la adolescencia esas personas son vitales. Una de las mejores películas para adolescentes que he visto.

Trailer:

Las ventajas de ser un marginado, de Stephen Chbosky o “historia del empoderamiento de los nerds”. 2013

mejor-peli-de-adolescentes-4

Me gustan las películas que empoderan a los nerds. No esas en las que se obran milagros y los gorditos y gafapastas reciben un cámbiame para conquistar al amor platónico de turno y voilà, final feliz. No, yo estoy hablando de películas como Las ventajas de ser un marginado, en las que el lema es “soy un pringado, ¿y qué?”. En ellas, los incomprendidos encuentran un buen lugar entre ellos mismos: en sus conversaciones, sus fiestas, sus hobbies y sus adicciones extrañas. Y esto es lo que ocurre en esta película, probablemente la mejor película de adolescentes del siglo XXI.

El protagonista, Charlie, es un bicho raro que se enfrenta a una etapa nueva de su vida al entrar al instituto. Por suerte, allí conoce a Sam y a Patrick, una chica y un chico que le acogerán cálidamente en su “isla de los inadaptados” y con los que iniciará un camino de primeras veces: el primer amor y las primeras relaciones, las primeras fiestas y los primeros desmadres y, sobre todo, las primeras verdaderas amistades.

Basada en la novela homónima, esta película es una historia que pasa por baches: en una escena estás sonriendo y, en la siguiente, se te fractura un poco el corazón. Y es que el director, que también es autor del libro, se moja y habla de temas difíciles pero muy presentes en la adolescencia: sexo, abusos, acoso escolar, drogas, homosexualidad y homofobia. Todo ello consigue narrarlo con cierto tono irónico pero sin romantizar nada que pueda ser peligroso romantizar. Al final, el mensaje que yo saco a esta obra es “estaremos jodidos, pero bueno, que eso no nos impida disfrutar de la vida”. Y esta es precisamente la magia de la trama: los problemas están ahí, pero no hay nada que no podamos superar.

Trailer:

Escuela de jóvenes asesinos, de Michael Lehman o la película con la que nacieron las pijas maquiavélicas. 1988

mejores-peliculas-sobre-adolescentes 5

Mientras en España nuestros padres adolescentes se creían totales a finales de los ochenta tras haberse desmadrado en la Movida Madrileña y dado luz a iconos del pop y el punk nacional, en Estados Unidos iban más allá y sacaban en 1989 Escuela de jóvenes asesinos. Una película de adolescentes que ya es un filme de culto por el humor negro que la impregna, con una joven Winona Ryder que, cansada de ser el perrito faldero de las populares del instituto, las Heathers (antepasadas de las Chanel de Scream Queens), se embarca en una relación tóxica con un chico muy psicópata, de la que no saldrá con las manos limpias de sangre. Para mí, esta es la mejor película de adolescentes de los ochenta, y, sin ser ni reciente, ni profunda, ni muy conocida por los millenials, merece estar en esta lista solo por atreverse a comparar la organización informal de los estudiantes de bachillerato con el asesinato. Y todo sin sensacionalismo, solo humor.

Este filme es una gran hipérbole, y es que en este instituto, si estás en los escalones bajos de la jerarquía social de un colegio, tu vida es tan invisible que no merece la pena ni quitártela. Así, la película parece inocente, pero no lo es: es una crítica clara tanto a la preocupación patológica de los adolescentes por el qué dirán, como a la costumbre de la sociedad de querer más a la gente cuando se muere que cuando está con nosotros. Básicamente, ironiza y se ríe de todo de lo que no debería. Políticamente incorrecta a la par que sumamente divertida, si buscáis ver algo tonto y ameno pero con cierto trasfondo, esta puede ser vuestra comedia de adolescentes. Además, se acerca una adaptación al formato televisivo por parte de HBO que pinta fenomenal.

Trailer:

< Volver a la categoría general de mejores películas para ver todos los géneros.