Inicio Mejores películas; Lo mejor de lo mejor de la historia del cine Mejores películas de acción: ¡Nananananana Batman!

Mejores películas de acción: ¡Nananananana Batman!

Cada año se estrenan cientos y cientos de películas de acción. Es, quizá, el género que más llena las salas de cine de todo el mundo. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: a tod@s nos gusta sentir emociones fuertes, sentir el vértigo y el espectáculo en primera fila, y que nos hagan desconectar un ratillo con una buena historia. ¿Qué película de acción es la mejor para azuzarnos los sentidos y ponernos el corazón a mil revoluciones? Decir solamente una sería muy injusto.

Por eso, veamos algunas de las películas de acción más famosas y más valoradas de todos los tiempos.

Matrix, 1999, para mí la mejor película de acción

mejores-peliculas-de-accion-1

Sinopsis: Un experto en computadoras descubre que el mundo está controlado por una malvada inteligencia.

No cabe ninguna duda que Matrix (1999) es, por derecho propio, uno de los referentes en el cine de acción actual y uno de los mejores largometrajes del siglo XX; para muchos, es la mejor película de acción jamás rodada. Los elementos que conforman este impresionante film fueron de lo más novedoso: por un lado; el misticismo judeo-cristiano unido a las artes marciales y a la estética cyberpunk, encajaban como un guante en una estructura de guión clásica basada en el camino del héroe que tiene que recorrer Neo (el protagonista) para salvar a la humanidad. Por otro lado; la fotografía (en la que predominan colores verdes) también era algo por lo que habían apostado pocos cineastas previamente y, por supuesto, los entonces novedosos efectos visuales ante los que tod@s quedamos impresionados con esas cámaras superlentas excelentemente rodadas.

Los directores fueron los hermanos Wachowski (ahora hermanas Wachowski) y fueron conscientes de que un esquema de guión básico y tradicional pero sólido, daba lugar a una película efectiva. El resultado fue una película que generó una moda (quién no quería ese teléfono Nokia -ahora ya desfasadísimo- que utilizaba Neo) y que ha envejecido estupendamente.

Matrix es una película que aún a día de hoy sorprende a propios y a extraños. Una lástima que le siguiesen dos secuelas innecesarias que jamás llegaron a la altura del original.

Terminator 2, 1991

mejor-peli-de-accion-2

Sinopsis: Dos androides del futuro intentan apoderarse de un adolescente que se convertirá en el salvador de la Tierra.

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas… pero en ocasiones hay excepciones a la regla que llegan incluso a superar al producto original.

Si bien este fenómeno de secuela que supera a su predecesora no se produjo con la saga Matrix; sí que sucedió con sagas como Star Wars, Alien y, cómo no, la saga Terminator.

La primera Terminator (1984) fue concebida como filme de serie B de ciencia ficción con elementos de cine de terror predominantes a principios de los 80. La película contó con un presupuesto modesto, un director muy ingenioso (James Cameron) y un aún no tan mundialmente conocido Arnold Schwarzenneger. El resultado fue impresionante y el filme pasó a ser un título de culto indiscultible. La secuela tardó siete años en ver la luz y debía ser superior en todos los aspectos… y sin duda, lo logró.

James Cameron repitió en la silla de director y el reparto original (Linda Hamilton y Chuache) retomaron sus papeles conscientes del exitazo que iba a suponer la secuela. Se añadieron nuevos personajes cuyo carisma les hizo pasar a la historia: Edward Furlong como el joven John Connor y Robert Patrick como el temible y soprendente T-1000; el antagonista de la trama.

Los primeros años noventa, fueron los idóneos para que T2 viese la luz con todo su esplendor, ya que los efectos digitales empezaban a despuntar por aquel entonces en la industria del cine estadounidense, y con T2 se tiró la casa por la ventana dejando que ILM (empresa de efectos especiales presidida por George Lucas; responsable de Star Wars) se hiciese cargo.

Sin embargo, una película no se construye sólo con efectos visuales y un buen cartel de caras conocidas; es la historia la que debe atrapar al espectador. Y es que el guión de T2 tiene un ritmo vertiginoso repleto de escenas de acción y persecuciones nunca vistas hasta por aquel entonces; y los personajes estaban perfectamente construidos y desarrollados, permitiendo que empatizásemos con ellos a la perfección. Ése fue el mayor logro de T2 ; para tratarse de un largometraje de acción y ciencia ficción, las interpretaciones eran excepcionales y los personajes estaban perfectamente dimensionados. Terminator 2 nos dejó una magistral lección de cine de acción que aún hoy luce de maravilla y unas escenas y diálogos memorables que han pasado a la historia.

Con esta secuela, la saga Terminator, alcanzó su punto más álgido; ya que le siguieron tres entregas más y una serie de TV que no pudieron sino quedar eclipsadas. Para muchos, la saga posee solamente estas dos primeras entregas.

El caso Bourne, 2002, una de las mejores pelis de acción del siglo

mejores-pelis-de-accion-3

Sinopsis: Un hombre  aparece inconsciente flotando en el mar y es rescatado por un buque pesquero; ha perdido la memoria y no recuerda su identidad. Descubrir quién era y para quién trabajaba, será algo que pondrá en juego su propia vida.

Si bien Matrix se consagró como una de las mejores películas de acción de estilizada factura, El caso Bourne (2002) haría lo propio en un tono que era mucho más realista. Ambos títulos no tienen nada que ver en cuanto a historia y producción; pero sus tramas son igual de intrigantes.

El caso Bourne era una novela de Robert Ludlum que tuvo su primera versión para la pequeña pantalla en 1988 teniendo a Richard Chamberlain como protagonista. En 2002, época en la que el cine de acción estaba saturado y con una necesidad imperiosa de renovarse (los 007 empezaban a ser muy repetitivos y la secuela de Mission: Imposible había decepcionado en general a la audiencia). Como conseuencia, y con esa necesidad de revitalizar el género, Doug Liman sorprendió a todos firmando este film de espionaje y acción trepidante tomando el guion adaptado de Tony Gilroy y William Blake que se inspiraba muy libremente en el texto original.

No sólo se llevo la trama al momento actual, sino que además las secuencias de acción eran sorprendentemente realistas y grabadas con cámara al hombro dando una verosimilitud tal, que el propio espectador puede casi sentir que está inmerso en medio de la secuencia. Matt Damon (el actor protagonista) tuvo que entrenarse en diversos estilos de lucha para rodar las escenas del film. La acción se rodó en localizaciones reales de Europa haciendo que todo lo que sucedía fuese más creíble y que lafactura del filme tuviese cierto tono de cine de autor; algo novedoso por aquel entonces. La trama estaba llena de suspense que nada tenía que envidiarle al mismísimo Alfred Hitchcock; ya que ponía en relieve los tejes y manejes de altos dirigentes de la CIA en beneficio propio y con nuestro amnésico protagonista (Jason Bourne) como cabeza de turco.

A partir de entonces el cine de acción de espionajes dio un giro de 180 grados influenciando el estilo y el código que cobró, por poner un ejemplo, la franquicia de 007 con Casino Royale (2006).

Le siguieron dos estupendas secuelas que supieron estar a la altura de su predecesora: El mito de Bourne y El Ultimátum de Bourne. Sin duda, esta saga conforma una serie de películas recientes de acción que no puede faltar en la videoteca de cualquier amante del género.

Mad Max: Fury Road, 2015

pelicula-de-accion-mad-max-furi-4

Sinopsis: En un futuro postapocalíptico, el solitario Max se ve atrapado en la difícil situación de proteger a un grupo de mujeres guerreras que huyen a través de un páramo desierto

Las andanzas de Max en su característico universo post apocalíptico comenzaron en el año 1979 con un film australiano de muy bajo presupuesto y con un desconocido Mel Gibson como protagonista. La película alcanzó enseguida el estatus de película de culto y no tardaron en seguirle dos secuelas: Mad Max 2: El guerrero de la carretera (1981) y Mad Max 3: Más allá de la cúpula del trueno (1985). Si bien las dos primeras entregas se caracterizaron por tener frenéticas secuencias automovilísticas y una violencia cruda y explícita, en la tercera parte el tono se suavizó bastante y provocó cierta decepción. La razón era sencilla: George Miller (el director) tuvo bastante libertad creativa en los dos primeros largometrajes que, a su vez, fueron de producción (relativamente) independiente. Sin embargo en la tercera entrega Hollywood metió la mano y la producción fue cosa de una gran productora más interesada en hacer taquilla y atraer a un público más amplio que en mantener el espíritu de la saga. Eso cabreó muchísimo a George Miller y pasaron los años con un sinfín de rumores acerca de una cuarta entrega. La película empezó a idearse ni más ni menos que en 2003; pero tuvimos que esperar hasta el año 2015 para ver el film.

Mad Max: Fury Road fue una de las películas de acción más vistas de su año y una de las más aclamadas. La película es una impresionante persecución de dos horas llena de secuencias impresionantes que George Miller rodó sin usar apenas efectos especiales generados por ordenador; más quisieran muchos directores de esta generación actual rodar de manera tan espectacular como lo hizo Miller con este film.

Además, el espíritu y el tono descarnado y desolador que caracterizó a las dos primeras entregas estaba presente, y mejorado, en cada fotograma; y los intérpretes supieron estar a la altura de las circunstacias: Tom Hardy no tenía nada que envidiarle a Mel Gibson al recoger el testigo como Max Rockatansky; y Charlize Theron sorprendió en el papel de Furiosa… a decir verdad, cada uno de los personajes principales  está muy bien dibujado, cada cual  tiene su momento de gloria durante la película.

Si hay que decidirse por una de las mejores recomendaciones de películas de acción de los últimos cinco años, Mad Max: Fury Road se lleva la palma.

Aliens: El regreso, 1986

pelicula-de-accion-para-pasar-un-buen-rato-5

Sinopsis: La sobreviviente (Sigourney Weaver) de un ataque extraterrestre regresa al planeta LV-426 acompañada por unos marines. Allí vivirá la peor de sus pesadillas

Alien de Ridley Scott (1979) vino influenciada por dos elementos muy populares en la época: el space opera de Star Wars y el cine de terror y suspense que estaba de moda a finales de los 70 y principios de los 80. El éxito del film pedía a gritos una secuela; pero la Fox no estuvo interesada hasta principios de los 80 y quisieron asegurar el éxito de la secuela. Para ello, encargaron el guión a James Cameron; un emergente y talentoso cineasta que había llamado mucho la atención con la primera entrega de Terminator (1984).

La Fox decidió darle la oportunidad a Cameron y lo puso al mando de la dirección; cosa que suspuso una presión enorme, ya que Cameron tenía la responsabilidad de que Aliens no fuese un calco de la primera entrega. Para ello, Cameron tomó una decisión acertadísima: cambiar el tono de la secuela convirtiéndola en una auténtica guerra entre aliens y marines espaciales. Entre las fuentes de inspiración que Cameron tomó, se encontraba la novela Las Tropas del Espacio (Starship Troopers).

Además, Cameron tuvo que enfrentarse a diversos contratiempos: Uno de los actores tuvo que ser sustituido por desacuerdos creativos y fue así como Michael Biehn (que protagonizó Terminator) se hizo con uno de los papeles principales; y Sigourney Weaber pidió un salario más alto, cosa que la Fox tuvo que aceptar ya que Cameron se negó a reescribir un nuevo guión con un nuevo protagonista. Esta negativa se debía a que la idea de Cameron era desarrollar al personaje de Ripley en esta segunda entrega.

El resultado de esta secuela fue impresionante: el matiz de acción espectacular que tomó Aliens con respecto a la original del 79, la convirtió no sólo en la mejor película de acción de 1986, sino que además el film se ha consagrado como una de las mejores películas de acción de la historia.

Casino Royale, 2006, Para mí de las mejores pelis de acción de James Bond

buenas-pelis-de-accion-6

Sinopsis: Habiendo obtenido su estatus de 00 y su licencia para matar, James Bond se embarca en su primera misión: seguir los pasos de Le Chiffre; un astuto hombre responsable de financiar a las principales organizaciones terroristas del mundo

Es imposible hablar de películas de acción buenas y flipantes sin mencionar al agente 007. James Bond lleva reventando las taquillas de todo el mundo desde el año 1962; sin embargo, la fórmula hasta entonces empleada comenzaba a desvirtuar al personaje con tantos artefactos imposibles y tanta media sonrisa irónica. Por ello se decidió renovar la franquicia contando los orígenes del personaje; cosaque había funcionado con Batman Beggins (2005).

Lo primero que había que hacer era buscar a un nuevo candidato para el personaje y el honor fue a caer en las manos de Daniel Craig; cosa que puso muy nerviosos a los incondicionales de la saga porque, para empezar, el actor es rubio y Bond siempre ha tenido el pelo castaño; Craig mide 1´78, cuando la mayoría de los intérpretes que ha representado el papel pasaban del 1´80; y, para más inri, no es un guaperas de media sonrisa seductora, sino más bien un tipo que parece tener muy malas pulgas.

Ese lavado de cara tan radical, llevaba consigo la idea de hacer más realista al personaje y más parecido con la fuente original: la primera novela del famoso agente secreto que se llamaba igual que el film: Casino Royale y que escribió Ian Fleming a principios de los 50.

Los derechos de esa primera novela protagonizada por 007, nunca estuvieron en poder de la productora EON, que llevó a cabó casi todos los largometrajes de James Bond; y la oportunidad se hizo esperar hasta mediados de la década de los 2000, cuando la MGM se hizo con los derechos de toda la franquicia y sus escritos. Fue entonces cuando el proyecto vio luz verde.

Por otra parte, el éxito que habían tenido El caso Bourne (2002) y El mito de Bourne (2004) dentro del género de películas de acción/espías; fue el modelo a seguir en este resurgir del famoso agente del MI6.

El encargado de dirigir este nuevo proyecto fue el director Martin Campbell; que ya tenía experiencia en eso de hacer resurgir a 007, ya que en 1995 había estrenado GoldenEye: la primera y mejor película de Pierce Brosnan como 007 y que había supuesto un renovado retorno del personaje al cine después de 6 años de ausencia… en esos 6 años, 007 estuvo a punto de despedirse de las salas para siempre. Casi lo mismo pasaba ahora, once años más tarde y Campbell supo dirigir la batuta de manera magistral con todos los nuevos elementos que configuraban el filme: nada de artefactos y gags; realismo en las peleas y disparos; el acercamiento del personaje al 007 de las novelas, es decir, oscuro, atormentado, violento… lo que viene a ser un asesino que trabaja para el servicio secreto. Hacía casi 20 años que el personaje no hacía otra cosa que quedar como una caricatura acompañado de exóticas mujeres y villanos unidimensionales… Tod@s los personajes adquieren ahora una tridimensionalidad y una profundidad digna de un excelente filme de suspense, acción e intriga.

El resultado de Casino Royale sorprende a conocedores de la saga y a neófitos: persecuciones realistas, espectaculares y logradas; James Bond sangrando y despeinándose; giros argumentales soberbios y un ritmo que no decae en ningún momento.  El resto del reparto, entre los que destacan Mads Mikkelsen, Eva Green y la genial Judi Dench; redondean esta notable película.

Casino Royale fue una apuesta arriesgada, similar a las que hay en las secuancias de la tensa partida de póquer del filme, y demostró que a 007 todavía le queda mucha mecha por quemar.