Inicio Cosmética Las mejores mascarillas faciales que te puedes echar a la cara

Las mejores mascarillas faciales que te puedes echar a la cara

Todos los días creemos que no hay nada más que ver en el frondoso mundo de la cosmética y, prácticamente todos también, descubrimos algo nuevo que nos vuelve locas (y locos, porque todas estas mascarillas son también para hombres). O alguien hace que así lo pensemos con esos bombardeos de anuncios de colores. Ocurrió con el agua micelar, que pasó de sernos totalmente desconocida a necesitarla en nuestro tocador para todo. PA-RA-TO-DO.

Y ahora le ha llegado el turno a las mascarillas faciales. Pero, ante esto boom, ¿qué mascarilla facial comprar? ¿Qué mascarilla para la cara necesito? ¿Qué hago, oh gurú de la piel aterciopelada, para estar a la última y disfrutar de lo lindo tumbada en el sofá con una espesísima capa de mascarilla puesta en la cara?

De momento, acompañarme en un paseo por las mejores mascarillas faciales que he encontrado en mi labor rastreadora.

Te aconsejo además que leas esta opinión de la crema antiarrugas de Nezeni, una antiedad con ingredientes naturales que es de alta gama que rompe los altísimos precios de las grandes marcas y la venden a un precio justo y razonable.

Las mejores mascarillas faciales del mundo, las de Apivita

las-mejores-cremas-faciales

Apivita es una marca que se comercializa sobre todo en farmacias y parafarmacias, aunque también puedes comprar sus productos, entre ellos las mejores mascarillas faciales del mundo mundial, en su web y, por supuesto también en Amazon.

Son mascarillas que se sustentan en la calidad de sus ingredientes, casi todos de origen natural. Para que no tengas dudas, cada tubo te indica el porcentaje de estos: 88% la limpiadora con arcilla rosa, 89% la reafirmante con jalea real, 92% la purificadora con propóleo para pieles grasas…

Con escasos conservantes y estabilizantes y gran concentración de principios activos, estas mascarillas tienen el plus de que en su formulación se sustituye la base de agua por una infusión de té verde, para paliar el resecamiento que paradójicamente produce el agua. En cierto modo, esto ya te lo conté en mi artículo sobre las 1.001 maneras de limpiarse y exfoliarse la cara correctamente. Si no lo has leído, te lo recomiendo: ¡puede serte útil!

Pero vamos con lo nuestro, las mascarillas faciales de Apivita. ¿Por qué son las mejores? ¡Porque funcionan! Y te lo digo con conocimiento de causa, porque las uso habitualmente. Y es que eso es lo fundamental: para que hagan un efecto duradero, es necesario ser constante en su aplicación. En cualquier caso, si no estás segura y solo quieres probarla, existen también en formato monodosis (que en realidad te pueden servir para un par de aplicaciones si no derrochas).

Y, como colofón, te diré que entran por los ojos. Vale, no es lo importante, pero… Esos colores… Si es que la cosmética, en el fondo, lo queramos o no, se basa mucho en el sentido de la vista.

En resumen: irresistibles a la vista, de placentera aplicación, con resultados visibles… ¡y fantástico precio! Por ponerle un pero: el frasco (50 ml) no dura mucho tiempo, ya que hay que darse una capa generosa de producto en cada aplicación para que este despliegue toda su magia.

¿Mi favorita? La mascarilla facial de arcilla rosa: agradabilísima y muy efectiva.

Kiehl’s, mascarillas faciales para sibaritas

mascarillas-faciales-Kiehls

Otra marca preocupada desde sus orígenes por hacer un producto lo más natural posible es Kiehl’s. Elaboradas sin parabenos y con los conservantes imprescindibles para dotar de una razonable vida útil al producto, las mascarillas faciales de Kiehl’s poseen una textura gelatinosa muy refrescante que hace de tu rutina cosmética todo un placer.

Sobre todo, la hidratante a base de pétalos de caléndula y aloe vera, la más reciente y también la más económica. Compatible con todo tipo de pieles, incluidas las más sensibles, esta facial realiza su trabajo en cinco minutos (frente a los diez habituales), por lo que la pueden utilizar sin excusa hasta todas aquellas que siempre siempre van con prisas.

Pero la mascarilla Kiehl’s que quiero recomendarte hoy de verdad de la buena y sobre todas las demás es la mascarilla antipolución formulada a base de cilantro y extracto de naranja (con un 99,6% de componentes naturales).  Atenúa los signos de cansancio que infligen a la piel agentes externos como los cambios bruscos de temperatura y, sobre todo, la contaminación, de manera que su uso continuado aporta luminosidad y frescura.

Eso sí: debes usarla únicamente por la noche, ya que no hay que aclararla a los pocos minutos. ¿Cómo se aplica? Tienes que dejarte una capa (sutil, no derroches) por toda la cara y dejarla actuar durante toda la noche.

¿Efectos negativos? Intensifica el poder del sol sobre la piel, por lo que no es adecuada para el verano. Es más: evita tomar el sol mientras la emplees, incluso hasta una semana después.

¿Enamorada ya de las mascarillas Kielh’s? Deberías.

Un concepto distinto de cosmética: Sesderma

cremas-faciales-sesderma

Sesderma basa toda su filosofía en la investigación y el desarrollo tecnológico, que pone al servicio de nuestras hermosas caras con su mascarilla revitalizante a base de vitamina C. Si lees la composición del producto, verás como ingrediente principal el ascorbil glucósido. ¡Tranqui! No es un compuesto químico infernal, sino la citada vitamina C. Y es que esta vitamina no es estable en agua en su forma pura, por lo que es necesario sustituirla por su derivado hidrosoluble, aunque el efecto se rebaje un poco.

¿Beneficios de esta mascarilla? Recupera el tono luminoso de la piel y atenúa las manchas, de manera que el cutis se iguala y rejuvenece. ¿Cómo lo consigue? Básicamente, gracias a la hidratación que proporciona, que incide incluso en las pequeñas arrugas de expresión.

Se aplica evitando el contorno de los ojos y debes dejarla actuar un buen rato, entre 10 y 15 minutos, después de haber limpiado y tonificado la piel en profundidad. El extracto de naranja dulce y los pigmentos luminosos obran milagros después de ese tiempo y consiguen que, en parte por el reflejo y la refracción de la luz, las imperfecciones del cutis resulten mucho menos perceptibles al ojo humano.

Su ámbito natural es la farmacia, pero, cómo no, puedes hacerte con ella (casi siempre a mejor precio) en Amazon.

Mascarillas faciales de arcillas puras de L’Oréal: las responsables del boom

mejores-cremas-faciales de Loreal

Si hay que mostrar un dedo acusador, este ha de apuntar a L’Oréal. Y es que la marca francesa, la mayor empresa de cosméticos del mundo, ha lanzado una campaña omnipresente de estos productos. ¿O no habéis visto chicas guapísimas y sonrientes, con las caras de colores, desafiándote a que te pintes como un emoticono?

Pues no te están invitando a una fiesta de disfraces, sino a que pruebes sus cinco mascarillas limpiadoras a base de arcillas puras (lava de Marruecos, caolín y montmorillonita). Todas limpian, sí, pero el resto de los beneficios dependen del color, digo, producto que elijas. Te las cuento brevemente:

En cuanto a sus efectos, ya sabes cómo es L’Oréal. De gama media baja, por lo general consigue una relación calidad precio más que aceptable… y esta no es una excepción. Sus mascarillas de arcillas puras no son tan puras ni tan exquisitas como algunas de las que te he mostrado antes, pero constituyen una opción que se puede tener en cuenta para no castigar al bolsillo. Mira todas las mascarillas aquí.

Después de este paseo, seguro que estás deseando unirte al clamor de las mascarillas. Moda o no, yo te las recomiendo por dos razones: por un lado, evidentemente, por sus efectos cosméticos; por otro, porque la rutina cosmética y de belleza diaria debe convertirse si no en un juego sí en un momento de relax, de dedicación y de tranquilidad.

Para ello, las mascarillas, y más si son agradables al tacto y tienen aromas delicados, son el aliado perfecto para convertir tu cuarto de baño en un balneario en el que desconectar del ajetreo diario.

Responder

Deja tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.