Inicio Sonido Las mejores interfaces de audio del mercado: Guía de Compra 2017

Las mejores interfaces de audio del mercado: Guía de Compra 2017

separador

Hoy, en Recomendaciones y Tendenciasdedicamos un capítulo especial a las interfaces de audio. Después de leerte este artículo, te garantizo que sabrás cuál es la mejor para ti y qué tienes que saber para elegir una.

A todos los que estamos en este mundillo nos puede suceder que un buen día se nos antoje montar un home studio en casa para grabar, que tengamos que pinchar en una sesión de DJ sacando el audio del ordenador a través de los canales de una mesa de mezclas, o simplemente, nos apetezca escuchar la música que tenemos en el PC con mejor calidad que la que nos ofrece la tarjeta de sonido interna que trae el susodicho ordenador.

Pues bien, para todos estos menesteres, necesitas una interfaz de audio o tarjeta de sonido.

¿Qué es una interfaz de audio y para qué sirve?

Una interfaz de audio es un dispositivo hardware (recuerda que la palabra "hardware" hace referencia a todas las partes físicas de un ordenador), que, conectado al PC/Mac, sirve para gestionar la conectividad (entradas y salidas de audio), y procesar el sonido (conversión de señal analógica en digital y viceversa).

Si quieres grabar una fuente analógica como un micrófono o una guitarra, o bien lo que necesitas es pasar un formato analógico como un casette o un vinilo y grabarlo en el ordenador a través de un programa (también llamado software), lo conectas a la entrada analógica de la interfaz y, a través del USB, lo convertimos en un formato digital que puede ser interpretado ya por el ordenador.

Las interfaces también trabajan en el sentido contrario, es decir, si yo tengo en mi ordenador la música (en este caso en formato digital) y deseo escucharla en un equipo analógico, en este caso la señal procedente del ordenador entraría a través del USB a la tarjeta de sonido y saldría por la conectividad analógica de la misma. Esta señal analógica ya podría ser interpretada por nuestro equipo (una minicadena, un amplificador hifi, un mezclador, unos altavoces activos o unos simples auriculares).

Esto te permite darle a la tarjeta de sonido múltiples aplicaciones, y hacerlo simultáneamente, es decir, puedes estar grabando y estar escuchando o monitorizando la señal que está entrando al programa a la vez, como ya hemos dicho, la interfaz trabaja en ambos sentidos, de analógico a digital y de digital a analógico.

Hay que tener en cuenta que hoy en día una tarjeta de sonido es junto con el ordenador la parte más importante e imprescindible de nuestro home estudio, por eso es importante que las conozcas bien.

¿Qué tipos de tarjetas de sonido existen?

Básicamente distinguimos dos, las internas y las externas, aunque en las utilidades comentadas anteriormente, nos estábamos refiriendo a las externas, ya que actualmente son las más utilizadas para trabajar con el sonido y las más fáciles de encontrar.

Las tarjetas de sonido internas o PCI vienen ya integradas cuando compramos un ordenador, es por eso que disponemos de entrada para micrófono o salida de auriculares en la computadora, y salvo honrosas excepciones, la que viene incluida suele ser de calidad básica, siendo necesario sustituirla si le vas a dar un uso más exigente que hablar por el chat o escuchar música con calidad media-baja.

Dado que una tarjeta externa nos ofrece más versatilidad y conectividad, y es más fácil conectarla a través de un cable que andar desmontando la interna, nos vamos a centrar en estas últimas.

Las tarjetas externas las puedes encontrar con conexión USB (son las más comunes), con conexión firewire ,o incluso hibrida (con ambas conexiones), siendo muy populares en estas últimas las de la marca Motu. También se comercializan con conexión Thunderbolt.

Las interfaces de audio con USB se han estandarizado por su facilidad de uso, su gran estabilidad y debido a que utilizan un voltaje bajo (5V) que te permite la conexión en caliente (con el equipo encendido). Además, son fácilmente utilizables con los dos sistemas operativos más comunes, Mac y PC. Actualmente se venden con dos tipos de USB, 2.0 y 3.0, estas últimas te permiten procesar un número de canales de audio (tanto entradas y salidas) mucho mayor.

Las interfaces con conexión firewire son menos comunes, hay que tener en cuenta que esta conectividad tiende a desaparecer en los ordenadores, su ventaja principal con el USB 1.1 es la mayor velocidad de transmisión de datos, pero con la aparición de formatos USB más rápidos (2 y 3.0) se ha esfumado.

La conexión Thunderbolt es la más rápida de todas y la podemos encontrar en muchos productos de Apple, muchos consideran que es el futuro y que desbancara a todas las demás existentes.

¿Qué características debes buscar en una interfaz de audio?

A la hora de comprar una interfaz de audio y de elegir una, debes hacerlo pensando en el uso que le vas a dar y en el dinero que quieres invertir en ella. No siempre la más cara es la mejor ni la que más te conviene.

Así pues, cuando quieras adquirir uno de estos dispositivos, debes de tener en cuenta la conectividad, la latencia, la calidad con la que graba, si viene o no con software de grabación incluido, la compatibilidad y la facilidad de encontrar los drivers que permitan su funcionamiento con diferentes sistemas operativos. Estas serían las características más importantes.

La conectividad engloba el número de conexiones de las que dispone la tarjeta, tanto en entradas como en salidas de audio, dependiendo del uso que le vayas a dar, puedes encontrar desde las más simples con una única salida de auriculares hasta interfaces con más de 16 entradas que te permiten conectar varios micrófonos e instrumentos a la vez.

Conectividad de la interfaz

En conectividad, uno de los atributos que distingue la calidad de una buena interfaz de audio respecto de una más básica es el nivel de sus preamplificadores de micrófono. Aunque tengas el mejor micrófono del mundo, si lo conectas a un previo malo o mediocre obtendrás un sonido igual de malo, ya que el preamplificador o previo es el encargado de "realzar" la señal de bajo nivel que sale del micrófono. Lo recomendable si vas a grabar voz e instrumentos es tener mínimo dos entradas de micrófono (con conexión XLR), ya que hay instrumentos acústicos que se graban a través de un micro e incluso, como es el caso de las guitarras podemos grabarlas con dos, un micrófono para captar el sonido del mástil y otro para situarlo cerca de la caja. Que las entradas de micrófono sean XLR es imprescindible porque es la conexión de los micrófonos profesionales y, además, los micrófonos de condensador que se utilizan para grabación necesitan alimentación Phantom de 48V, que se suministra a través de cables XLR balanceados. La alimentación Phantom está incluida en casi cualquier interfaz de audio apta para grabación, se activa con un botoncito en el que pone "48V".

Entradas y salidas de la tarjeta

Importante es también tener entradas para instrumento, para poder conectar guitarras eléctricas o electroacústicas por ejemplo, a través de conexión jack, muchas veces esta conexión de jack es conmutable, para utilizar bien con instrumento o bien con entrada de línea (la que necesitaría un mezclador), también te vendrá estupendo tener conectividad MIDI para poder trabajar con un teclado controlador a través de la interfaz.

Para las salidas, si quieres conectar unos monitores de referencia, como sería necesario en cualquier home estudio bien montado, es preferible que sean de jack balanceado que de RCA, ya que podrás utilizar unos cables más largos sin riesgo de que nos produzcan ruido de fondo.

Latencia de las interfaces de sonido

La latencia es el periodo de tiempo que transcurre entre que entra la señal y sale por la salida de audio de la tarjeta de sonido, el procesado de la señal en el ordenador lleva un tiempo, y esto se manifiesta con un pequeño retardo. Cuando estas grabando por pistas, y necesitas la referencia de una pista anteriormente registrada para grabar la siguiente, (por ejemplo, quieres grabar la toma de voz y monitorizas a través de los auriculares, si tu voz te llega con retraso la grabación se convierte en un auténtico calvario) necesitas que la velocidad de procesamiento sea rápida. Este retardo pueden ser milisegundos, prácticamente imperceptible, o ser mayor y convertirse en insufrible.

Cuando esto sucede, lo fácil es echarle la culpa a la interfaz de audio, pero, como casi todas las cosas importantes de la vida. ¡esto también es cosa de dos! El ordenador también tiene su parte de responsabilidad, si tienes un PC con un procesador rápido y, además lo mantienes preparado para trabajar con la música en vez de llenarlo de archivos que mermen sus recursos, te funcionara mucho mejor. Además, hay que tener en cuenta ciertas cosas, como que una tarjeta conectada a un Mac te genera mucha menos latencia, y si utilizas PC, existen drivers que te puedes descargar para minimizar este molesto retardo.

De todos modos, actualmente en una buena interfaz de audio su latencia es cero o casi nula.

La calidad de grabación

La calidad de grabación es algo que nos va a determinar el resultado final, lo bueno es que hoy en día estamos tan acostumbrados a escuchar la música en formato MP3, que cualquier resolución que no implique compresión del sonido nos va a sonar a música celestial.

Las interfaces que se comercializan actualmente pueden llegar a una resolución de 24bits y 96 ó 192 khz, para que te hagas una idea, un cd grabado en estudio maneja unos 16 bits y 44,1khz, así que tampoco te comas mucho la cabeza, cualquier tarjeta mínimamente decente te va a dar una calidad de grabación más que suficiente.

Software de grabación

El hecho de que la interfaz traiga en el pack un software de grabación incluido es una gran ventaja si empiezas de cero y no tienes nada, pues en caso de no traerlo tendrás que invertir en uno aparte. La calidad del software dependerá del pack que adquieras, en niveles de precios bajos suelen venir incluidas licencias limitadas del programa en cuestión, hay que tener en cuenta que una licencia de Pro Tools completa (un programa de grabación de estudio super conocido) te cuesta 500 ó 600€, es lógico que en un pack de 150€ te incluyan una licencia recortada en funciones. De todos modos, con las funciones que trae consigo la licencia limitada tienes de sobra para hacer tus primeras grabaciones. Para invertir en un programa completo siempre hay tiempo, yo te recomiendo que te descargues versiones "demo" de diferentes softwares para probar, antes de comprarte la definitiva.

La compatibilidad

La compatibilidad de las tarjetas de sonido es importante en dos direcciones, por un lado, tener en cuenta que te funcione con el sistema operativo que trabajes (Mac o PC) y con las diferentes versiones de los susodichos (Yosemite, Sierra, Capitán o Windows 7, 8, 10 por ejemplo) y con los softwares de grabación.

Respecto a estos últimos la mayoría de las interfaces son compatibles con los programas más conocidos (Pro Tools, Cubase, Ableton, Garage Band, Logic, etc) pero hay matices. Por ejemplo, Pro Tools, hasta la versión 10 estaba cerrado a tarjetas de sonido del grupo Avid y no servía para ninguna otra. Actualmente, las últimas versiones ya están abiertas a cualquier interfaz de audio.

Y cierro el bloque de características hablándote de los drivers, que no es cuestión baladí.

Los drivers de la interfaz de audio

Las marcas más punteras de tarjetas de sonido son muy activas con las actualizaciones de drivers, algo muy notable para los usuarios de PC, ya que Mac no los necesita (una de las muchas ventajas de este magnífico sistema operativo) porque es "plug and play", es decir no necesita más instalación que enchufar la tarjeta al ordenador.

Si eres usuario de PC, deberás descargar el driver adecuado para tu sistema operativo antes de enchufar la tarjeta a fin de que el ordenador te la reconozca y la deje operar correctamente. Esto lo puedes hacer en la página web de la marca en cuestión, en el apartado de soporte. El problema es que algunas marcas tardan mucho en sacar los drivers y, cuando los desarrolladores de sistemas lanzan su actualización, la tarjeta deja de funcionar o lo hace, pero mal. Por eso es importante cerciorarse a la hora de comprar nuestra interfaz que el ordenador con el que vas a trabajar cumple con los requisitos exigidos por la tarjeta de sonido.

Y, ahora sí... ya que sabes cómo elegir la mejor interfaz de audio ¡voy a recomendarte unos cuantos modelos de calidad contrastada para que te empieces a montar tu home studio!

Tarjeta de sonido externa barata UGREEN

Tarjeta de sonido externa Ugreen

Este es uno de los típicos modelos de tarjeta de sonido externa que te recomiendo para sustituir la PCI interna de tu ordenador si se te avería, o sufre un accidente como que se te rompa una clavija dentro del conector y no la puedas sacar, por ejemplo.

De precio muy módico, (ronda los 15€) es muy elemental, solo dispone de una entrada minijack estéreo de 3,5mm para micrófono y una salida de auriculares del mismo tipo, vamos como lo que tienes integrado en tu PC. Se conecta a través de cualquier puerto USB que tengas libre, y la "gracia" que tiene, es que dispone de un botón con 4 posiciones para elegir entre música, cine, original y juegos.

Dependiendo del uso que le vayas a dar, eliges la opción que más te convenga. No necesita drivers y es compatible con la mayoría de los sistemas operativos, desde Windows XP hasta Mac OS x 10.8.

Útil para escuchar música sin altas pretensiones (eso sí, da un nivel de sonido alto), para gamers, para chatear, o verte una peli en el ordenador con unos buenos cascos. Por este precio, no te merece la pena andar reparando la que te viene de serie en el PC.

UCA 202 de Behringer

Tarjeta de sonido externa Behringer

Uno o varios pasos por delante del modelo anteriormente recomendado se encuentra esta pequeña interfaz de la marca alemana Behringer, conocida por fabricar productos con una excelente relación calidad precio. Dispone de conexión RCA para entrada y salida de línea, además de salida óptica de audio y salida de auriculares por minijack estéreo de 3,5mm con control de nivel. La conexión al ordenador es mediante USB, es compatible con Mac y PC y no necesita drivers para su instalación.

Apta para los usos mencionados en el anterior modelo, pero su mayor cantidad de conexiones la hace adecuada además para pequeños estudios de radio, por ejemplo, donde quizás tengamos una mesa mezcladora sin conexión USB y deseemos pasar la señal al ordenador para emitir en streaming o grabar podcast o piezas musicales. Su salida óptica hace que sea ideal para sacar el audio del ordenador a través del USB y mantener el formato digital a través de dicha salida, y así poder escuchar la música con alta calidad en un equipo con entrada de fibra óptica. Es una excelente compra para estas utilidades, no en vano se trata de una de las tarjetas más vendidas, ¿quieres tu ser el siguiente en disfrutarla?

Alpha Studio de Lexicon

Tarjeta de sonido externa lexicon

Con este modelo de la marca americana Lexicon nos adentramos ya en las interfaces de audio con conectividad para montar un pequeño estudio de grabación. Dotada ya de una entrada de micrófono por XLR, sin alimentación phantom, con lo que solo podemos conectar directamente micrófonos dinámicos, para utilizar un condensador habría que comprar un módulo de alimentación externo.

También tiene una entrada de jack 6,3 mm mono para conectar un instrumento directamente (como una guitarra o un bajo), una salida de mini jack estéreo de 3,5mm para poder monitorizar con auriculares y dos conexiones para línea formadas por dos jack mono de 6,3mm cada una (L y R), una de ellas para entrada, a fin de poder conectar un

teclado o cualquier reproductor o mesa con salida estéreo y otra de salida para poner los monitores de referencia, uno en cada canal. La conexión de la tarjeta al ordenador se realiza mediante USB.

Esta interfaz de audio viene con el software de grabación "Cubase" incluido, (versión limitada eso sí) y con el plug-in de reverb de Lexicon Pantheon, que en cristiano quiere decir que incluye un módulo de reverb virtual para tratar voces e instrumentos, ambos softwares compatibles con Mac y PC.

La tarjeta es compatible con los dos sistemas operativos ya mencionados, cabe reseñar que al tratarse de un modelo que lleva ya tiempo en el mercado, es compatible con las versiones antiguas de ambos, como Windows XP ó 7 o versiones de Mac anteriores al Capitán, pero no con las actuales Windows 8 ó 10 ó sistemas como el Capitán o el Sierra de Mac ya que en la página de Lexicon no hay actualizaciones. Por la latencia no te preocupes, utilizando los drivers adecuados es casi nula.

A las utilidades explicadas en los modelos anteriores, hay que añadirle poderla utilizar para grabar voces, instrumentos etc., estando indicada para usuarios con bajo presupuesto, que graban con micros dinámicos y que no encuentran tarjetas de sonido para sus ordenadores un poco antiguos. Eso si, por 46€, con software y todo, super recomendable.

Scarlett 2i4 2nd generación de Focusrite

Tarjeta de sonido externa focusrite

Esta magnífica interfaz de la marca inglesa Focusrite es, para mi gusto, una de las tres mejores existentes en el mercado en esta gama de precio. Focusrite es conocida por fabricar interfaces de audio y prestigiosos preamplificadores para micrófono e instrumentos.

Este modelo es el resultado de una evolución respecto al anterior 2i4, donde han mejorado la calidad de los dos previos de micrófono que lleva, reducido la latencia a cero y aumentado el pack de software que incluye, pues ahora además del Ableton lite que portaba la versión anterior, han añadido una licencia limitada del Pro Tools llamada "First". De todos modos, es compatible con todos los softwares de grabación conocidos, así que no te preocupes si utilizas otro programa diferente de los que vienen incluidos.

La resolución es la más alta en la categoría, 24bit /192khz, dando como resultado una impresionante calidad de sonido y, por supuesto, viene con alimentación phantom para que puedas conectar tus micrófonos de condensador.

El acabado metálico en color escarlata (de ahí el nombre) es característico de toda la serie que compone esta gama de Focusrite, además de la alta calidad de los previos de micrófono. La conexión midi (entrada y salida) incluida, la doble salida por RCA para sacar el audio a dos canales de una mesa de mezclas, la salida de línea balanceada por dos jack de 6,3mm para conectar los monitores, y las características entradas combo, que permiten la conexión de XLR para micrófonos o de jack para línea/instrumento hacen de ella un instrumento valiosísimo para cualquier home studio, pues por los 180€ que la encuentras en el mercado es difícil comprar algo que la supere en calidad.

La conexión al ordenador es mediante USB (versión 2.0) y, puesto que es un modelo de aparición reciente en el mercado, es compatible con todos los sistemas operativos de PC y Mac, aparecidos en los últimos tiempos. Como ya sabes, además, para Mac no necesitas drivers y para PC te los descargas en la página web de Focusrite. No dudes en hacerte con una para montarte un home studio de nivel por poco precio.

Un pequeño apunte, si solamente necesitas las dos entradas para micrófono o línea/instrumento y las dos salidas balanceadas para monitores, con una grandísima calidad de sonido tienes disponible la Scarlett 2i2 2nd en un precio más módico.

Fireface UCX de RME

Tarjeta de sonido lexico alpha

RME es una marca alemana de un nivel altísimo, de hecho, en presupuestos de 1000€ hacia arriba junto con Motu son las dos marcas que te recomendaría.

El modelo que nos ocupa, el Fireface UCX es un ejemplo de interfaz hibrida que funciona con firewire400 o USB 2,0, su tamaño portátil no debe llevarte a engaño, pues es una de las tarjetas que más calidad va a reportarte y una de las mejores del mercado.

De construcción muy robusta, con una resolución de 24bits /192khz, la máxima que encuentras en este tipo de interfaces.

Incluye una licencia del software de grabación y mezcla TotalMix, muy flexible en sus opciones de uso y super estable.

La conectividad es enorme, incluye 2 entradas combo para micrófono/linea por jack o xlr, decir que los previos son de altísimo nivel y con nivel de ganancia controlado digitalmente, 2 entradas de jack 6,3mm para conectar instrumentos, salida de auriculares por jack de 6,3mm, entrada y salida MIDI, entrada y salida digital óptica y digital coaxial, 4 entradas de línea por jack de 6,3mm y 6 salidas de línea balanceadas. La alimentación phantom es conmutable, es decir, podemos elegir que canal alimentamos y cual no.

La compatibilidad con los sistemas operativos es plena en Mac y PC, incluso podemos conectarla con el Ipad. Eso sí, has de tener un buen ordenador para que te funcione sin problemas, pero entiendo que si vas a invertir casi 1200€ en una interfaz, tu PC será estupendo, ¿no?

Esto es todo por hoy en nuestro artículo de las mejores interfaces de audio, como sabes hay muchísimos modelos en el mercado y he seleccionado para ti los que considero más destacados.

Para Recomendaciones y Tendencias es un placer ayudarte.

Greg Sound.

Reseña Panorama
Valoración
Compartir
Apasionado del mundo del sonido con verdadero gusto por transmitir lo que sé. En cada artículo que publico aprendo muchísimo, espero que tú puedas aprender también un poquito.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor, deja tu comentario
Please enter your name here