Tiradores… Grifos…Dispensadores de cerveza para casa… Llámalo X, pero ¡hip!, DAME CERVEZA.

Una tarde cualquiera, después de un día duro de trabajo, con el sol poniéndose a tu espalda y con la mejor de las compañías, un camarero atiende tu petición: tira con destreza del dispensador de cerveza tras la barra, posiciona el vaso, llena el mundo de milagros y arcoíris y te muestra el resultado junto con unas aceitunas. Uno de los procesos de la felicidad absoluta de la civilización occidental.

La humanidad. Ese azaroso milagro de la evolución. La filosofía, como la ciencia, intenta dar con una respuesta a quiénes somos y a qué hacemos aquí, pero no lo han conseguido nunca. La religión sí que lo tiene fácil ante las Grandes Preguntas: ¿quién nos creó? Dios. ¿A dónde vamos? A Dios. ¿De dónde venimos? De Dios. ¿Hay vida después de la muerte? Hay Dios. El finiquito que se pactó, ¿fue un finiquito en diferido? Dios.

Es natural que, ante el vértigo que produce tanto desconocimiento, el ser humano haya tratado de dar con anestesias, remedios paliativos para semejante curiosidad insatisfecha.

¡Y surgió la cerveza! Piénsalo: los eremitas de antaño, esos atormentados sabios que se alejaban del mundo, tienen su reflejo en el hombre meditabundo del parque y la litrona. Hay otros métodos y sustancias para idiotizar neuronas, por supuesto; pero en esencia, todas las escapadas mentales cumplen con la misma función: anestesiar, adormilar, relajar. En su medida justa, ojo: una sobredosis de Sálvame Deluxe puede llevarte a la tumba.

A los bebedores de cerveza nos gusta pensar que nuestro pequeño placer es el más genuino de todos, el goce prístino. Un sumiller te dirá que el jugo de uva fermentado fue el primer gran invento de la humanidad, por encima del aire acondicionado y de la Nintendo Switch. No hagáis ni caso. Un escocés, y perdón por el estereotipo, tirará de malta, un holandés de cáñamo y un colombiano, de amapola. La cerveza, amigos. En toda circunstancia, la delectación surge del líquido amargo y de su espuma bien fresquita. ¡Hmmm!

Hay múltiples variantes, sabores, colores, texturas al paladar, pero hace unos cuantos años, en España se puso de moda vender tiradores de cerveza domésticos. Por algún motivo no prosperó el asunto, pero parece que la tecnología, el diseño o, quizá, nuevas inquietudes existenciales, han hecho que los grifos de cerveza para casa hayan experimentado un renacimiento, y quizá tú eres de los que está pensando en este momento: “¿Cómo es posible que, si me acerco al horizonte de sucesos de un agujero negro en mitad del espacio, el tiempo mismo varíe su curso? NECESITO UN PAR DE CERVECITAS”.

Si eres una de estas personas inquietas, ¡enhorabuena! No tendrás que bajar al bar. Voy a mostrarte los mejores tiradores de cerveza del mercado, y te aseguro que al tercer o cuarto giro de su manivela, el verso, el universo y el multiverso adquirirán nuevas características. Y planas. Que menudo vaivén, la vida.

Dispensador de cerveza Krups | El mejor calidad precio

mejores opiniones dispensador de cerveza★★★★ Nota media: 4,4 sobre 5
Dispensador de cerveza Krups Precio: Producto no disponible

Este hermoso y coqueto supositorio de diseño y marca registrados vía Heineken es perfecto para disfrutar de una cañita fresquita y espumosa una soleada tarde de mayo, y además quedará precioso, lo pongas donde lo pongas. Con una relativa variedad de marcas, su depósito de dos litros mantendrá la cerveza en su punto exacto durante quince días (una vez abierto), pero no nos engañemos, ¿a qué bebedor de cerveza le duran dos litros quince días? 2 riquísimos grados de temperatura y una variedad de cervezas que, acusan los usuarios, podría ser más amplia. Si te gusta ir probando diferentes sabores, quizá no sea la mejor opción. Por el momento, además, parece que no es fácil conseguir los *TORPS, los barrilillos para que nos entendamos, fuera de la página oficial. Sin embargo, sus prestaciones son óptimas.

¿A ver, que lo pruebe? Hummm… Inclino así el vaso… Un sorbito… Hummm… ¡Riquísima!

* Puedes comprar un súperpack de diez barrilitos (o torpedos) en Amazon pinchando aquí. Y que la fuerza te acompañe.

* Echale un vistazo a la web oficial de krups.

El mejor grifo de cerveza casero del maldito planeta

dispensador de cerveza bueno de philips en oferta★★★★ Nota media: 4,3 sobre 5
Precios en Amazon, pincha también para ver las opiniones: EUR 184,00

Este dispensador de cerveza Philips se lleva la palma, aunque suba el precio, por lo que un degustador habitual hará la compra de su vida. Viene con una útil pantallita que te indica la temperatura, la calidad y la cantidad que queda en el barril. De limpieza fácil, pues el grifo es desmontable, y con una capacidad para barriles de 6 litros, de amplia variedad de marcas y varias webs que las ofrecen para su envío, podríamos decir que este grifo de cerveza doméstico se convertirá de inmediato en un buen amigo de parranda. ¡Vamos a probarlo también! Hummm… ¡Riquísima también!

* Los barriles de 6 litros que usa este cacharro los verás cuando entres al artículo, aunque puedes encontrarlos en muchos sitios como el Corte Inglés, Mercadona, y demás súpermercados así medio grandecitos.

El segundo mejor tirador de cerveza del bendito universo

Dispensdor de cerveza philips

★★★★★ Nota media: 4,7 sobre 5
Precio dispensador de cerveza Krups : EUR 234,87

De nuevo Krups entra a saco con una versión menos pizpireta pero más efectiva de un buen grifo de cerveza para tu hogar. Similar en diseño al dispensador de cerveza Philips, y con capacidad para barriles de 5 litros, acusa también cierta falta de variedad en su gama de cervezas, por lo que, si eres como yo, fiel a un tipo o marca concreto, y ésta es de las que ofrecen en sus canales de venta oficiales, es la elección perfecta. Y hablando de perfección… Hummm… Así, bien de espumita… ¡Hummm!

* Los barriles de este dispensador de cerveza de 5 litros los encontrarás también pinchando en el enlace. Es complatible con las marcas Heineken, Desperados y Affligem.

Grifo de cerveza Koenig, bueno, bonito y barato

el mejor dispensador de cerveza koenig★★★★ Nota media: 4,0 sobre 5
Dispensador de cerveza precio: EUR 145,25

Universal, para todo tipo de barriles de 5 litros de todas las marcas. Este dispensador de cerveza es la mejor elección por el precio y por la variedad de sus néctares, aunque es algo más ruidosa que el resto. ¿Importa? No mucho, teniendo en cuenta que, quizá, el zumbido se ahogue tras la música del fiestón que vas a organizar cuando lo recibas. Mira, voy a ponerme… ¡hip!, una de trigo… Hummm… ¡Deliciosa!

Dispensador de cerveza tipo torre, cervezaca ven a mí

grifo de cerveza tipo torre
Precio grifo de cerveza en Amazon: EUR 43,99

¿Habéis estado alguna vez en esos bares, en los que disponían sobre la mesa un tubo enorme y te cobraban en base a lo que te sirvieras a través de un contador, tipo taxímetro? Pues esta es la versión doméstica de marca Neuhaus para que puedas recurrir, en poco espacio, a una buena cantidad de 3,5 litros de cerveza fresca y rica. O de calimocho, o de cócteles, o de lo que quieras. Es básicamente un dispensador gracioso y punto, cuya única característica técnica es el grifo en sí, ya que no funciona enchufado a la red ni refrigera el contenido. Lo bueno es que sólo cuesta un suspirito de amor. Un capricho para adolescentes (16-18 años) y post adolescentes (18-94 años). A ver, dejadme probar una… Así, bien tirada… ¡Hummm!

¿Cómo elegir un dispensador de cerveza?

Cinco consejos para comprar un dispensador

Pero, ¡hip!, ¿para qué podría alguien querer tener en casa su propio tirador de cerveza?

Una cerveza bien tirada en el momento oportuno es, como dijimos antes, uno de los mayores placeres del ser humano. Un verdadero gourmet apreciará siempre la textura, la espuma y, hablando en términos estrictamente técnicos, las “burbujicas”. Beber en lata, ¡hip!, en botellín o escanciado rudamente en un vaso de Nocilla está bien, pero no es perfecto. Por eso, hacerte con un grifo de cerveza va a proporcionarte, como amante de la cebada fermentada, momentos inolvidables. ¡En tu propia casa!

Existen también en el mercado barriles de diversas marcas que traen incorporado un pequeño tirador de plástico, barriles “de usar y tirar”, que son una buena opción para salir del paso, pero no los recomiendo por dos motivos: su precio, por la cantidad de que dispondrás, suele estar por las nubes, sólo apto para ocasiones especiales, y su enfriamiento es completamente dependiente de tu nevera. Si lo dejas fuera durante la fiesta, ya puedes darte prisa en… ¡hip!, trasegar. Quizá esté bien para ir tanteando el fascinante mundo del buen cervecero: si te hace feliz, después podrás hacerte con uno, definitivo y autosuficiente.

* Hemos escrito un artículo con todo lo necesario para montar un cine en casa, si este artículo no te ha interesado nada, el otro es posible que tampoco te interese 😀

¿Cómo se tira una cerveza como Dios manda?

como tirar una cerveza

Tirar una cerveza es una de esas habilidades que, en apariencia, no tienen ninguna complicación, pero requieren de un “no sé qué”, un toque especial, misterioso, que no todo el mundo consigue. Sin embargo, aun los más zotes de este mundo pueden tirar una buenísima cerveza con un poco de práctica y prestando la debida atención. ¡Os quiero, tíos! ¡Hip! ¡A todos! Después de ver un par de tutoriales, te preguntarás por enésima vez cómo es posible que ese camarero osara servirte aquel brebaje insulso y sin espuma.

Los pasos a seguir —en términos generales, pues cada uno puede darle su pequeño toque personal— son harto sencillos:

  1. Mojar un poquito la jarra para que la cerveza pueda deslizarse mejor (eso que siempre ves hacer a los camareros y te preguntas: ¿Pero para qué mierdas hacen eso?).
  2. Deja que el primer chorro se pierda, como un general sacrificando la primera línea de su ejército por un bien mayor.
  3. Inclina el vaso o jarra 45 grados y llénalo hasta la mitad con el grifo completamente abierto, y después detén la fuerza hasta la mitad mientras enderezas la mano.
  4. Y al final, grifo a medias y bien de espuma hasta el borde.

De esta forma conseguirás tirar la madre de las cervezas. Como esta… ¡hip!

La cosa es… Esto… Bueno, no me acuerdo de lo que iba a decir. ¡Hip! Aquí un vídeo explita… explicativo. Es mucho mejor mirarlo, poque leer, a veces, bueno, pues no te enteras. ¡Dale al Play!

Dicen que puedes ver si una caña está perfecta cuando deja surcos de espuma en el vaso a medida que le vas dando tragos. Voy a comprobar… Así… Hmmm…

Vaya, pues no hay surcos. ¿Y eso? ¿A lo mejor es porque la he bebido de un trago? Voy a… Voy a probar con otra…

Y se marchó… Y a su barco lo llamó Libertaaaaad…

Mira, esta sí. Qué susto, tíos. ¡Y bueno! Puech… eso ha sido todo de momento. Haceos… ¡Hip! Haceos con un chúper grifo de tirar cervecha y seréich la envidia de vuestros amiguetech. Y la mía. Mientras, voy a chervirme… Hmmm… Delichiocha… ¡Pero ojo, oye! ¡Os quiero a todoch! Yo por vochotros… ¡Hip! Jo, tío, yo por vochotros, mato, ¿eh?

¡MATO!

¡HIP!

Nos molan un montón estas webs, (y además son de amigos), si te aburres después de haber leído nuestro flamante artículo sobre los mejores dispensadores de cerveza… ¡date una vueltecita!

  • HumanBeer: un lugar donde encontrar información sobre la cerveza, así como bares y eventos cerveceros. Quieren ser la mayor base de datos del mundo de este preciado brevaje.
  • Fabricar cerveza en casa: La web de mi hermano, un amante de la cerveza que, tras años probando las mejores artesanales que encontraba a su paso, ha decidido hacer su propia cervecita. Y lo mejor; te explica cómo.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor, deja tu comentario
Please enter your name here