Las mejores navajas del mercado

Una buena navaja es uno de los mejores utensilios que puedes llevar contigo cuando vas de viaje por tu país o cuando te vas a una pequeña o gran aventura por el campo. Lo que es imprescindible es que tu navaja esté fabricada con materiales buenos y resistentes, que su hoja sea robusta, y que el filo aguante muchos cortes antes de necesitar otro buen afilado.

De entre las mejores navajas que podemos encontrar en el mercado he seleccionado esta obra de arte Gerber G1516, que cuenta con una durísima hoja de 8 cm y un buen agarre. Otra opción a tener muy en cuenta es esta navaja Suiza Victorinox, échale un vistazo y mira.

Mejor navaja de bolsillo del 2018

la-mejor-navaja-de-bolsillo-de-2018

La elegancia de las navajas de bolsillo BearCraft se ve con sólo dedicarle un segundo. Nos encontramos con una navaja con mango de madera serigrafiado con su logotipo, y con un final acabado en un elegante cromado que parece de carbono. Por un lado tenemos un filo de 9 cm que corta todo lo que le eches, y por el otro una pequeña sierra que algunas personas dicen sirve para hacer virutas.

Como extras interesantes tenemos el abrelatas, y a la derecha podrás ver un pequeño saliente de metal que sirve para golpear cristales.

Mejor navaja de bolsillo multifunción

Las navajas de bolsillo multifunción pueden salvarnos la vida y es, por ello mismo, de vital importancia contar con uno de los mejores modelos. Si tu compra es acertada sólo tendrás que hacerla una vez pues una navaja de calidad nos puede durar literalmente toda la vida e incluso pasársela a nuestros hijos.

No podemos hablar de las mejores navajas multiusos del mercado sin hablar de las navajas Vitorinox.

Para elegir una de entre los muchos tipos y modelos que hay tienes que preguntarte como siempre qué necesitas exactamente y qué uso tienes pensado darle, pues su precio, peso y tamaño van a depender de la cantidad de funciones que la navaja tenga.

He seleccionado para ti las mejores con diferentes funciones, mira a continuación;

  1. Navaja Vitorinox 6 funciones
  2. Navaja Vitorinox 7 funciones
  3. Navaja Vitorinox 15 funciones
  4. Navaja Vitorinox con un millón de funciones. (Bueno, más o menos). La más completa de la serie.

No siempre tenemos espacio para un cuchillo de supervivencia o algún filo de este tipo, o, mejor dicho, no siempre que salgamos al campo o a la aventura vamos a transportarlos, ya que es posible que nos sobre su tamaño o incluso nos moleste para realizar algunas tareas. Hay que buscar, pues, un instrumento más versátil, que quepa en un espacio reducido y del cual, aun así, podamos echar mano cuando se requiera. Esa es precisamente la definición diferencial para una navaja.

Como en otros objetos de este tipo, existen múltiples variedades de navaja. Trataremos en particular la conocida como navaja táctica. Es su adaptación militar y policial, una versión pensada para el combate, ajustando su diseño a la defensa y el ataque. Sin embargo, un uso tan específico no hubiese acompañado a una globalización como la que sucede en este caso. De su esquema de partida se ha llegado a una herramienta de mucha velocidad en el manejo, fiel en situaciones de emergencia.

Como todas las navajas, se van a diferenciar claramente dos partes: la hoja y la empuñadura. Dado que la primera ha de guardarse en la segunda, ambas se hallarán unidas por un tornillo que sirva de eje sobre el que gire la cuchilla, y, aun cuando el material sea el mismo, se trata siempre de dos piezas diferentes. Así pues, en posición cerrada su tamaño se reduce considerablemente, ventaja para su transporte, ya que no hay que relegarle mucho hueco, y además no hay que vigilar que la hoja esté bajo funda, pues el propio mango la guarda. Esta es la siguiente ventaja, precisamente. Una vez cerrada la navaja, todos los golpes o esfuerzos que sufra no afectarán a la hoja ni al filo, ya que se hallan protegidos por la empuñadura. Como última característica para el primer vistazo, el hecho de que exista ese espacio en el que se guarda la cuchilla, y que el material de ésta suele diferenciarse del que compone el mango, aporta ligereza a la pieza resultante, otra razón más para fijarnos en cuanto a su manejabilidad.

La hoja de estas navajas es de filo simple, evitando la posibilidad de corte cuanto se cierra. Abundan las combinaciones de filo y sierra, aunque no es habitual encontrar un tercer tipo de corte. El grosor que encontraremos, por norma general, es fino, prestando atención una vez más al carácter liviano que se persigue en su fabricación. Esto no se traduce en una menor robustez, se trata de hojas compactas y resistentes a mucha fuerza. Los mecanismos de apertura y cierre son múltiples y de complejidad variada, pero existen dos puntos importantes a tener en cuenta: si la navaja puede o no abrirse con la misma mano que la sostiene, quedando la otra mano libre; y si existe un bloqueo para mantener la hoja abierta que sea cómodo, así como fácil de accionar.

En lo que respecta a las empuñaduras, las navajas tácticas constan de algún elemento para un agarre más efectivo, como tramos de goma o plásticos granulados. Hemos de agarrar con seguridad esta herramienta cada vez que la usemos, y esa es la función clave de la empuñadura. Liberarla de adornos y piezas de más aporta efectividad al uso rápido de nuestra navaja. Es fácil encontrar alguna pinza incorporada para engancharla a la ropa o algún tipo de ergonomía como acanaladuras para la posición de los dedos. Abre y cierra la mano con la navaja cerrada y comprobarás si tenéis tamaños compatibles.

Las mejores Navajas automáticas del mercado

El recorrido de los años de nuevas versiones, variedad de ideas e inventiva en el diseño es paralelo en muchos de los objetos que nos sirven para el día a día, más aún cuando ese día a día puede haber empezado siglos atrás. Así, en el ámbito de las navajas, los avances han sido paralelos a los del resto de cuchillos. Mientras estos últimos se especializaban en formas adaptadas a los más variopintos escenarios, las navajas comenzaron a investigar en los modos de apertura y cierre del instrumento, dada la oportunidad de probar que ofrece el hecho de que hoja y empuñadora sean dos piezas diferentes.

La opción que ha demostrado ser la más inmediata es la de las navajas automáticas. Tal y como su nombre indica, el mecanismo de apertura permite que, al accionarse, automáticamente asome la cuchilla, siendo los modelos de reacción más rápida. Debido a los usos impropios de este objeto, su tenencia no es legal en numerosos países, por lo que conviene informarnos de la proveniencia del objeto que buscamos.

El mango de estas navajas contiene la parte fundamental de su uso, el mecanismo de apertura. Es muy importante revisarlo con cierta frecuencia y protegerlo cuando llevemos la navaja encima, ya que nadie desea que se accione si no es en nuestra mano. De la misma manera, si descuidamos su mantenimiento, el mecanismo puede desensamblarse y quedar la hoja recluida en el interior de la empuñadura, perdiendo por completo su funcionalidad. Por lo demás, la empuñadura de las navajas automáticas es menos fina que la de las tácticas, pero tiende a formas compactas y muy manejables, ya que los usos de estas navajas no están sometidos a fuertes presiones ni cortes específicos complicados. Debido al hecho de liberarse la hoja de manera automática, conviene hacerse con una funda adaptada, que la mantenga fuera de esa posibilidad.

Dentro de ese mango se encuentra la hoja. Habitualmente, estará compuesta de materiales poco pesados y no excesivamente rígidos, así que no hay que tratarla como si fuese un cuchillo de monte, pues para eso tenemos otros tipos de herramienta. La longitud es variable, así como la anchura, aunque en el caso de esta última suele tratarse de hojas estrechas, muy manejables en ranuras y espacios angostos, así como para detalles en los cortes. El filo es doble, ya que, al guardar la hoja entera sin ningún contacto hacia el exterior, no se corre peligro de que algún lado expuesto pueda cortar, como sucedería con un doble filo en los sistemas de guarda habituales de las navajas. Al activar el mecanismo que hace asomar la cuchilla, esta saldrá a toda velocidad con la punta en primer término, por lo que deberemos tener cuidado de no accionarlo sin el espacio necesario.

Así pues, las navajas automáticas son instrumentos finos, con una característica forma de abrirse. Esto infiere en su facilidad de manejo y transporte, y las diferencia en lo que respecta a los cuidados y las precauciones, frente a otros cuchillos o navajas a los que estamos acostumbrados. Una solución al problema de abrir la navaja con una mano, en poco y asegurado espacio.

Las mejores navajas de Albacete

Forma parte tanto de nuestra historia como de nuestra cultura, y hasta de nuestros dichos: “La navaja de Albacete no se regala, se vende a un amigo a precio simbólico para que no se corte la amistad”. No hay quien no haya mencionado las navajas cuando se habla de Albacete, y es que son más de cinco siglos los que la ciudad lleva portando esa fama. Núcleo fundamental de la cuchillería y el trabajo de los filos, llegó a ser conocida en toda Europa la calidad de su artesanía en este campo. Desde el primer cuchillero del que se tiene constancia, Alonso Fernández, hasta el último joven que ha decidido tomar este camino, hay una continuidad de trabajadores de la cuchillería que desemboca en un legado técnico y artístico que dota al cuchillo de Albacete de su singularidad.

Si bien el sector ha agarrado el hilo de los tiempos y se ha adaptado a la fabricación de cuchillos de monte, de supervivencia o navajas de ámbitos más tácticos, en donde destaca es en la navaja clásica, y, más particularmente, en el modelo que ha merecido el nombre de navaja albaceteña. Cuando un objeto se lleva fabricando seis siglos bajo los mismos patrones, está claro que el perfeccionamiento ha tomado las riendas hasta lo que hoy tengamos entre manos.

La cuchillería de Albacete marca un estilo de navaja de empuñadura ovalada, con un término curvo y más estrecho, pensado para guardar un filo que pueda alzarse en la punta. No abundan los detalles ni los elementos de ergonomía específica en el mango, puesto que se trata de navajas pensadas para utilizar en el día a día, más que en ocasiones de supervivencia o aventura.

Sin embargo, aun cuando la forma parece un patrón limitado, la hoja destaca por su cantidad de variantes, adaptadas a distintos oficios o tareas que se veían obligadas tiempo atrás a realizarse con cuchillo, a falta de otras herramientas. Así, tenemos filos “de pastoreo”, “de lengua de vaca”, “de injertar”, etc. Una de las ventajas más claras de escoger un modelo en particular es que dispondremos de una versión mejorada una y otra vez durante años de artesanía renovada y de propia competencia en el sector, de necesidades cumplidas y soluciones perfeccionadas al máximo. Lo ideal para hacernos con una buena navaja de Albacete es poner las condiciones de uso en primera plana, no ver un solo modelo sin saber para qué lo queremos utilizar.

En definitiva, la cuchillería de Albacete es un oficio y un arte que lleva produciendo objetos no solo únicos sino útiles durante más de 500 años. Si tienes oportunidad, acércate al Museo de la Cuchillería de la ciudad, o cuanto menos a su historia y la de su gremio, alzado como centro artesano fundamental gracias al desarrollo de esta tarea. Interésate por la propia artesanía del cuchillo y conseguirás la herramienta que se ajusta por completo a lo que necesitas. Y es que así ha crecido siempre la cuchillería albaceteña, al filo de la perfección.