Inicio Los mejores cuchillos de supervivencia Los mejores cuchillos de aventura

Los mejores cuchillos de aventura

¡HA LLEGADO EL MOMENTO DE PREPARARNOS PARA LA AVENTURA! En este momento de preparación, el listado que marca el material y el equipo que nos acompañará es el de los múltiples problemas ante los que necesitamos una solución lo más cómoda posible. Conviene concretar que no es lo mismo hablar de aventura que hablar de supervivencia. La supervivencia se basa en valernos tan solo de lo que nos rodea en un entorno para comer, refugiarnos o defendernos, mientras que la aventura nos condiciona a saber utilizar lo que llevamos encima para los mismos fines. En resumidas cuentas, en la aventura podemos tener un mayor control sobre qué es lo que vamos a encontrarnos y cuánto material podremos llevar. La emoción está en exprimir todo el jugo posible al recorrido.

Hecha esta distinción, nos sirve de encuadre para dejar de lado los cuchillos de supervivencia y hablar de cuchillos de aventura. Esta gama de cuchillos intenta en sus diseños cumplir el mayor número posible de funciones que el aventurero vaya a precisar. En un objeto reducido, los fabricantes tratan de sacar el mayor provecho al espacio del que disponen. Es más que habitual encontrar en este elemento una serie de añadidos muy útiles a la hora de encarar nuestra ruta, como pueden ser brújulas, altímetros, destornilladores…

Estos complementos han de estar situados siempre en la empuñadura, liberando a la hoja de tareas que no sean las del corte. El propio mango puede contener una cavidad con una pequeña apertura, en la que guardar los útiles de mínimo tamaño, o bien los tesoros minúsculos que encuentres a tu paso, e incluso albergar una cinta milimétrica. Las combinaciones son casi inacabables, pero no te dejes llevar por la multifuncionalidad si ésta va a desembocar en un exceso de opciones. Tener más de lo que vamos a utilizar puede convertir una herramienta en un trasto sin darnos cuenta. Una pieza común con la que sí conviene contar es el mosquetón que se sitúa en la base, o, de estar ausente, el orificio por el cual ensamblarlo.

Si nos fijamos en la hoja, los cuchillos de aventura son un ejemplo magnífico de las dificultades que se nos pueden presentar en el transcurso hasta nuestro objetivo, e incluso nos servirán para pensar en el resto de materiales que requeriremos. La variedad de formas de la hoja es denominador común, pero, por lo general, todas combinan distintos tipos de filo, en el que es habitual que el filo recto dé paso a una breve sierra, o a un doble diente para cortar cuerda. La hoja enteriza, esto es, que se continúa por el interior de la empuñadura, permite ejercer una mayor presión y aplicar mucha más fuerza sin temor a que se doble o se desprenda. Por otro lado, una hoja que se extiende en el mango esqueletizada, es decir, dejando espacios en su superficie más o menos amplios, incluso prescindiendo de recubrimiento en el mango, proporciona al cuchillo una ligereza de mucha utilidad.

¿Cuáles son tus propósitos en cuanto al encuentro con las dificultades del campo abierto? ¿Qué material cuentas como imprescindible a la hora de prepararte para la aventura? ¿Qué preguntas no te has hecho todavía sobre las situaciones que encontrarás a tu paso? Cuanto más te esfuerces en responder a estas cuestiones, más cerca estarás de acertar en tu elección del cuchillo de aventura perfecto. Perfecto para encontrarla.