Zafus: Cojines para meditar en una postura cómoda

Cojines para meditar zafu buda miniatura
Fuente: Uplash Samaustin.

Si no has practicado nunca la meditación, probablemente la palabra Zafu te suene a chino. O a japonés, mejor dicho. Pero, en caso de que sí medites a menudo, sabes a qué me refiero. Se trata de cojines indispensables en tu set de meditación y aquí quiero hablarte de ellos en profundidad.

Yo medito desde hace unos dos años y hasta hace muy poco no tenía Zafu. Meditar directamente sentado en la esterilla es muy complicado cuando no eres capaz de hacer bien la postura de flor de loto, y cuando usas un zafu por primera vez, te das cuenta inmediatamente de que tu espina dorsal está más recta, te es más fácil colocar las manos en tu regazo o sobre tus rodillas, y puedes meditar (o tratar de meditar) durante mucho más tiempo sin cansarte.

En el artículo de hoy te recomendaré un buen Zafu para meditar según los que conozco, y además te enseñaré cómo sentarse que parece fácil pero tiene su técnica. No serías el primero que se descoyunta tratando de hacer la postura de la flor de loto 😉

Mejores cojines Zafu

Voy a hablarte sobre tres modelos de zafus que te vendrán fenomenal conocer, y a partir de aquí podrás elegir tu favorito.

Zafu redondo plano

Zafu redondo plano para meditar

Ver colores y precio

Este cojín zafu con relleno de espelta posee 15 cm de alto y 35 cm de diámetro, aunque se puede regular fácilmente. Su cubierta es de algodón y se puede lavar fácilmente, incluso, a máquina. Está especialmente indicado para la práctica del yoga y cuenta con el sello GOTS que garantiza que ha sido confeccionado exclusivamente a partir de materiales orgánicos y ecológicas en condiciones de trabajo justas. También se puede combinar con esterillas de meditación zabutón, de las que te hablaré más adelante.

Aquí te dejo algunas opiniones de otros usuarios sobre este cojín zafu redondo:

“Un cojín zafu de meditación de gran calidad y perfecto para sentarse o descansar con la espalda bien erguida. Muy contento con la compra.” Opinión escrita por Javi en Amazon.

“Buenos acabados y buena calidad en general. El asa me permite llevarlo de un lugar a otro fácilmente. Además, este cojín zafu es lavable a máquina, lo que me ahorra mucho tiempo.” Opinión escrita por Ascensión Doñate Martínez en Amazon.

Zafu redondo alto

Zafu redondo alto para meditar

Ver colores y precio

Otro modelo de cojín zafu de 35 cm de diámetro y 15 cm de alto. Está diseñado en color negro y resulta muy confortable gracias a su relleno de espelta. También resulta muy ergonómico, ecológico y confortable. Sus características son muy similares a las del anterior.

“Me pasé días pensando en qué cojín zafu comprar y, al final, me decidí por este. Y, la verdad, estoy contentísima con la compra. Por este precio, no hay otro mejor.” Opinión escrita por Franciasca Río en Amazon.

“El relleno de espelta del cojín se puede sacar fácilmente para lavar la funda. Lo uso para meditar y para hacer yoga casi a diario desde hace un par de meses y todo perfecto”. Opinión escrita por Antonio Rodríguez en Amazon.

Zafu ergonómico o media luna

Zafu media luna para meditar relleno de espelta

Ver colores y precio

Este cojín zafu ergonómica de media luna es ideal para  ti si estás dando tus primeros pasos en el universo de la meditación y/o el yoga. Ha sido confeccionado en su totalidad en algodón y cuenta con cáscaras de espelta en su interior. También es un cojín para pilates y se adapta a la perfección a tu anatomía. El relleno puede extraerse fácilmente gracias a su cierre de velcro y los tejidos empleados son de cultivo biológico nacional.

“Me apunté hace un mes a clases de yoga y mi monitora me aconsejó comprar un cojín zafu de media luna. Elegí este y ya no puedo vivir sin él”. Opinión escrita por Yolanda Palmero en Amazon.

“He tenido otros cojines y ninguno me ha ofrecido las prestaciones de este en mis clases de yoga. Un zafu media luna recomendado al 100 %”. Opinión escrita por Ángela Martínez en Amazon.

Zafu: Qué es un cojín de meditación

Zafu, qué bonita palabra. Está formada por las partículas ‘Za’, que en japonés significa ‘asiento’, y ‘fu’, que puede traducirse como espadaña. Por si no lo sabes, la espadaña es un tipo de planta acuática emergente que se caracteriza por contar con una espiga cilíndrica. A mí, que era un poco travieso de joven, me recuerdan mucho a algunos petardos que compraba en el barrio. Muchos supuestos especialistas en yoga dicen que puede significar ‘asiento cosido’, pero están totalmente equivocados.

Los zafus o cojines de espadaña, como los quieras llamar, son generalmente cojines redondos de, aproximadamente, 20 centímetros de altura y 35 centímetros de diámetro. Se dice que fueron inventados por el propio Buda porque le costaba mantener una postura estable al meditar. Están especialmente indicados para practicar la postura de la flor de loto o la de medio loto, postura que, cuando la dominas, te ayuda a entrar en el estado meditativo.

Tipos de cojines zafu para meditar

Seguro que, al llegar aquí, una de las preguntas que te rondaba la cabeza era la de cómo elegir cojines zafu. Evidentemente, para darle respuesta, necesitas saber qué tipos de cojines zafu existen.

Pero, antes de nada, debo decirte que el color del cojín zafu es importante. Aunque puedas encontrar modelos en verde, azul eléctrico o rosa, lo suyo es que sea negro o gris, tal y como marca la tradición. ¿El motivo? Esos colores no distraen la mente, algo básico para meditar o practicar yoga.

Sin embargo, el relleno de los cojines zafu es el elemento que determina los diferentes tipos que se pueden encontrar. El tejido externo del zafu es siempre algodón debido a su suavidad y frescura.

En cualquier caso, los tipos de cojines zafu que podrás encontrar son estos:

Tipos de Zafus por el relleno que contiene

  1. Cojines zafu de espadaña: muy poco frecuentes. Si no los compras directamente de Japón o China te va a costar mucho encontrarlos. Son los más tradicionales, pero ni mucho menos los más cómodos.
  2. Cojines zafu inflables: los más versátiles y transportables. Los hinchas a pulmón y están listos para usar. Si te gusta usar los tuyos propios en tus clases de yoga, no descartes la opción de comprar un cojín inflable para meditar. Hasta son más baratos.
  3. Cojines zafu de mirahuano: también conocidos como cojines zafu de kapok. Es una fibra natural obtenida del árbol de la ceiba propio de los climas tropicales. Es transpirable, termorregulador y muy blandito. También resulta totalmente ecológico. Estos cojines zafu suelen tener hasta 2 kg de mirahuano en su interior.
  4. Cojines zafu de espelta: encontrar, hoy en día, un cojín zafu relleno de espelta es bastante habitual. De hecho, este es el material más usado. La espelta es la variedad de trigo más antigua conocida. Transpira muy bien y se adapta perfectamente a la anatomía. Además, al sentarte o ponerte de rodillas sobre un cojín zafu de espelta, te sentirás como si estuvieses sobre arena de playa.

Dicho esto, la forma de los cojines zafu también puede diferir según el caso y el uso para el que esté pensado.

Tipos de zafus dependiendo de la forma:

  1. Cojines zafu redondos: el tradicional. Permiten elevar cómodamente la parte superior del cuerpo y las caderas para facilitar el descanso de las piernas. También generan una curvatura natural de la columna y facilita la respiración al adoptar la postura del loto.
  2. Cojines zafu medialuna: están pensados para permitir que los pies estén lo más cercanos posible al cuero. Se trata de cojines ergonómicos que favorecen un perfecto apoyo de las caderas y una postura adecuada de la columna. Son los zafus para principiantes más interesantes.
  3. Bolster para yoga: es un tipo de cojín zafu de yoga un tanto especial. Y es que, en lugar de ser redondo, es cilíndrico. Los bolsters son cojines de yoga prenatal, es decir, para futuras mamás, especialmente interesantes. De hecho, son indispensables para la meditación en Savasana o tumbado. También son cojines zafu para personas con problemas de espalda.

Cómo elegir el cojín zafu perfecto para ti

Estoy seguro de que, después de todo lo que te he dicho, ya tienes más o menos claro cómo escoger el cojín zafu perfecto. Sin embargo, voy a darte una serie de consejos para elegir un cojín zafu y no equivocarte:

  • Comodidad ante todo: esta es la clave más importante a la hora de comprar un cojín zafu. Si puedes, pruébalo antes o pide a alguien que te deje el suyo si lo vas a adquirir online.
  • Elige un cojín zafu con la forma adecuada: como te dije antes, cada forma tiene un uso específico. ¿Mi consejo? Compra un set para meditar que incluya uno redondo, uno de media luna y un bolster para yoga.
  • El relleno siempre natural: hay cojines zafu con relleno sintético, pero sus prestaciones no son tan buenas. Compra siempre conjines zafu con relleno natural.
  • Los zafus de algodón son los mejores: el algodón es el tejido que mejor se adapta a cualquier relleno interior del cojín.

Postura correcta para meditar en un cojín Zafu

No existe una forma correcta de sentarse en un zafu, pero sí que existen muchas personas que han practicado durante mucho tiempo y han dejado sus opiniones al respecto.

Yo, que además tengo escoliosis, sé muy bien que adoptar la postura perfecta para meditar en un cojín zafu no es tan sencillo como parece. De hecho, no importa la posición que adptes al principio, sí que hay como decía una serie de aspectos que debes tener en cuenta:

La columna vertebral

Debes mantener siempre su curvatura natural, aunque con el tiempo te ayudaría el estar cada vez más recto.

No te agobies, sé que no es fácil.

Si lo haces bien, sentirás que las vértebras se separan ligeramente unas de otras. Un cojín zafu ergonómico puede ayudarte mucho para favorecer tu postura, y eso ayuda a que tu mente se muestre despierta y más receptiva para entrar en el proceso meditativo.

Las piernas

Lo ideal es que las coloques las piernas cruzadas sobre el cojín zafu adoptando la postura vajra o flor de loto completo. Pero como sé que tus rodillas pueden no estar muy de acuerdo al principio (tranquilo, la flexibilidad se gana poco a poco y haciendo ejercicios de apertura de caderas), también puede servirte la postura de medio loto o el cruce birmano.

La nuca y la barbilla

Pon recta la nuca y hunde la barbilla hacia abajo para ayudar a que la columna se estire y se abran las cavidades respiratorias de tu pecho. Lo ideal es mirar ligeramente hacia abajo.

Las manos

Existen muchas formas, aunque las más comunes son dos:

Chin Mudra: Sólo lo conseguirás cuando tengas mucha práctica.

Pon las palmas de tus manos hacia arriba. Cruza los dedos de cada mano uniendo las yemas de los pulgares y elévalos ligeramente. Después, tratando de que queden siempre bajo el abdomen, apóyalos en tu regazo.

Manos una encima de otra: Simplemente deja reposar una mano encima de la otra y colócala sobre los muslos cerca de tus genitales. La típica postura de Buda meditando.

La boca

Sí, también debes controlar tu boca para meditar. Tu objetivo debe ser reducir la salivación ubicando la lengua sobre el paladar y haciendo que repose suavemente por detrás de los dientes superiores.

Los ojos

Algunas tradiciones meditan con los ojos entre abiertos, y otras con los ojos completamente cerrados, o algunas intercalan una práctica con otra. Vamos a ver las dos:

Entreabiertos: Tus ojos deben estar entreabiertos para meditar, pero que entre sólo un hilillo de luz. Tiene que entrar luz pero que solo seas capaz de distinguir formas, no colores. Algunas personas dicen que esto induce al estado meditativo.

Cerrados: Cierra tus ojos suavemente, que tus párpados descansen, sin forzar.

Los hombros y el torso

Debes sentir que tu pecho está abierto, como mirando hacia el frente. ¿Cómo? Rotando ligeramente tus hombros hacia atrás. Evita encorvarte, pero también evitar sacar demasiado el pecho.

Trucos para abrir las caderas y poder hacer mejor la flor de loto

Abrir las caderas para meditar como Almudena Cid en los Juegos Olímpicos no es algo que vayas a conseguir de un día para otro.

Pero sí que hay trucos que te puede venir muy bien conocer ya que te aportarán la flexibilidad que necesitas en poco más de 10 minutos. En este vídeo lo explican muy bien.

Ejercicios para abrir las caderas y poder meditar mejor

Ejercicio para abrir caderas número 1: Siéntate sobre el cojín zafu tratando de retrasar al máximo tus posaderas. Después, sube los brazos como si apuntases al cielo mientras tomas aire profundamente y bájalos exhalando hasta tocar el suelo. Avanza con las manos hacia adelante como si estuvieses gateando pero sin mover las caderas ni las piernas. Llega a tu máximo sin sentir dolor ni molestia alguna. ¡No fuerces de más bajo ningún concepto! Aguanta la posición todo el tiempo que puedas y, después, vuelve haciendo lo mismo a la postura original. Hazlo de nuevo cambiando el cruce de las piernas, es decir, colocando el pie que había quedado más alejado de ti más cerca y viceversa.

Ejercicio para apertura de caderas número 2: con las piernas cruzadas, extiende la derecha hacia un lado todo lo que puedas sin sentir dolor. Mantén la izquierda en la postura inicial. Repite el mismo proceso que te expliqué en el ejercicio anterior. Sin embargo, cuando gatees hasta llegar a tu máximo, antes de retroceder, dirígete hacia el pie derecho tratando de tocarlo o, al menos, de acercarte lo más posible. Realízalo también con la otra pierna.

Ejercicio para abrir caderas número 3: vuelve a la posición que te describí en el anterior ejercicio (pierna izquierda cruzada, derecha extendida hacia afuera). Después, rota tu cuerpo usar la rodilla izquierda como punto de apoyo y coloca el pie izquierdo bajo tu glúteo. Si puedes, echa la espalda hacia abajo. Sé que este es el ejercicio para dar flexibilidad a las caderas más complicado de los tres, así que no te preocupes si no lo consigues a la primera.

DIY: Cómo hacer tu propio cojín para meditar?

¿No te apetece comprar un cojín para meditar? Bueno, siempre puedes hacerlo tú mismo. Y no es mala opción. Al fin y al cabo, ¿quién te conoce mejor que tú mismo y tus necesidades? Si eres mañoso/a, no te será difícil fabricarlo tú mismo.

Además, fabricar un cojín zafu para meditar es muy sencillo. Si yo lo he hecho, tú también puedes. Solo vas a necesitar un trozo de tela de 1,5 metros de largo y 15 cm de ancho (Pieza 1, de aquí en adelante), dos pedazos circulares de 28 cm de diámetro (Pieza 2 y Pieza 3) y el correspondiente relleno. Cuando lo tengas todo, sigue estos pasos:

  1. Haz tres marcas (una cada 2 cm) en la pieza 1. Haz la primera a 10 cm del extremo izquierdo. Esto te servirá para el primer pliegue.
  2. Realiza otras tres marcas (con separación también de 2 cm) en la pieza 1. Deja 6 cm entre cada grupo de tres marcas.
  3. Haz pliegues siguiendo estas marcas. Para que se sujeten, usa un alfiler. Después, plánchalos para que permanezcan sobre la tela.
  4. Une los extremos de la pieza 1 cosiéndolos. Eso sí, deja una ranura para que después puedas introducir el relleno del zafu.
  5. Realiza cuatro marcas separadas por la misma distancia en las piezas 2 y 3.
  6. Pon las piezas 2 y 3 en cada abertura de la pieza 1 y sujétalas usando alfileres en los pliegues.
  7. Introduce el relleno y, por sí solo, el cojín zafu adoptará su forma perfecta.

¡Ala! Ya puedes empezar a hacer yoga o meditar en un cojín zafu hecho por ti mismo.