Crossfit Madrid

Crossfit Madrid

2031
1
Compartir
crossfit-madrid

Tengo la grandísima suerte de trabajar mano a mano con Mario. Quienes nos leéis ya sabéis que aquí en recomendaciones y tendencias los que escribimos de momento somos dos. Nos ayudamos, nos alentamos, nos motivamos, y un largo etc de situaciones que hacen que, cuando dos personas trabajan juntas, el proyecto salga bien. Pero no sólo tengo la suerte de trabajar con él en el mundo virtual, sino que, además, Mario es mi entrenador de crossfit en el mundo más real. Desde que hace varios meses me mandó una tabla para hacer ejercicios en casa y que con ello cambió mi manera de entender el deporte, no paré de pedirle que escribiera un artículo para mostrar al mundo sus valiosos conocimientos.

Y lo cierto es que, mientras se lo pedía y se lo pedía, yo me apunté de casi casualidad a su Box de crossfit (de su jefe) cerca del Retiro, y después de varias semanas yendo semanalmente a la otra punta de Madrid a recibir sus entrenamientos, me di cuenta de que yo también empezaba a tener algo que decir sobre mis experiencias, así que, por eso, hoy me llena de felisidá escribir sobre este artículo que tan ricamente he titulado Crossfit Madrid.

Llevo haciendo más o menos deporte desde que tengo uso de razón. Cuando era más pequeño jugaba al fútbol, aunque la verdad es que nunca me apasionaba. También he jugado al tenis, y al baloncesto, y al padel. He hecho incluso kick boxing durante un año, y también he ido al gimnasio durante muchos meses. He corrido ya seguramente al menos un par de miles de km poniendo a prueba mis zapatillas de running (tenía que meter este enlace en alguna parte, perdona), he nadado varios cientos de km en mi vida, he… He hecho muchas cosas, pero, desde que empecé a hacer crossfit, tengo la sensación de haber encontrado la manera de hacer ejercicio que más me llena en todos los aspectos.

HACER CROSSFIT TE CAMBIA POR DENTRO Y POR FUERAantes-despues-crossfit-madrid

¡Sí! antes estaba en blanco y negro y estaba gordo, y después de hacer crossfit no sólo la vida se me volvió en color, sino que además se me puso el plátano en el hombro. Un momento, ¿qué acabo de decir?. Yo que sé.

Vale, estas fotos hechas con el Photobooth de mac en 2 minutos y retocadas en photoshop (plátano incluido) no valen para ejemplificar qué es lo que siente una persona al hacer este deporte de moda, así que mejor voy a tratar de explicarlo con palabras.

¿Conoces esa frase que dice algo así como que lo importante en disfrutar el camino? ¿no? Pues la frase dice así, presta atención: “Lo importante es disfrutar el camino”. Lo pongo entre comillas y en cursiva para que parezca más una frase de verdad. Pues verás, cuando estás en una de las sesiones de entrenamiento de Crossfit, tienes la sensación de que lo importante no está por llegar, sino que está sucediendo segundo tras segundo. Recuerdo en cambio que cuando iba al gimnasio nunca tenía la sensación de disfrutar en el día a día, lo que buscaba más bien era el resultado.

Eso de hacer pesas en frente del espejo con cara de “ñarf, ñeee, umppf” nunca iba conmigo, ni las interminables posturitas tratando de comprobar si en las últimas pesas de 4 minutos tu masa corporal había aumentado un 54 % y tu fealdad descendido un 17. (A quién pretendo engañar, yo también me quedaba mirando mi súper biceps hiper-inexistentes).

El Crossfit es algo diferente.
Empieza a imaginar: Entras por una puerta donde una música motivadora y potente suena por todas partes. Los suelos acolchados (para poder tirar las pesas cuando ya no puedes más con tu alma), no hay prácticamente moviliario, el moviliario es tu entrenador, y tus herramientas, TU CUERPO.
En los Box de Crossfit no encontrarás a súper armarios de gimnasio con venas a punto de explotar, lo que encontrarás serán cuerpos definidos y tonificados, cabezas amuebladas (bueno, mi amigo Mario muy amueblado no es que esté), y unas ganas de superación como nunca te habrás encontrado antes. Compañerismo, dedicación y muy, muy buen rollo.

Un día de crossfit en el Box del Retiro

  1. Llegas, Mario choca tu mano y te dice: ¡VENGA CÁMBIATE CERDO! ¡AQUÍ NO HEMOS VENIDO A PERDER EL TIEMPO! (*La realidad puede diferir un poco del relato).
  2. Empieza uno de los momentos más emocionantes de tu día. No sabes aún de lo que vas a ser capaz, no sabes qué es lo que te van a pedir para dejarte exausto y mejorar tus condiciones físicas un día más.
  3. Te reunes con todos tus compañeros de esa hora, y escuchas con atención y un poco de miedo qué se te viene encima en los próximos 60 minutos.
  4. Comienza la función.

Un día de crossfit en el retiro (digo eso de retiro, porque este Box en particular al que voy yo se le conoce como el Crossfit Retiro, está en  la parada de metro de O´Donnel) es siempre diferente al anterior, hay tantos posibles ejercicios como jugadas de ajedrez en una partida medio molongui. Puede ser que te toque ponerte en un gran círculo con todos tus compañeros y os tengaís que empezar a pasar pelotas de 5-10-15 kg, lanzándolas a izquierda o derecha en función de lo que diga el entrenador.

¡IZQUIERDA! y pasas la pelota a la izquierda. ¡DERECHA! y… bueno, ya sabes. ¿Y qué pasa si se cae la pelota al suelo? Pues que haces Burpees.

como-hacer-burpeesLa palabra Burpee normalmente es suficiente para que la gente empiece a compadecerse de sí misma y que se haga preguntas existenciales tales como ¿es realmente necesario todo este sufrimiento por el que estoy pasando? ¿realmente no prefiero ser una persona obesa y dedicarme a comer donnuts 23 horas al día mientras veo la tele? ¿el niño del sexto sentido no era un poco cabroncete?, así es, pero lo cierto es que cuantos más haces, siempre te preguntas si podrás hacerte aún uno más.

Puede ser que tu entrenador te diga que te apoyes en la pared dejando tus piernas en una posición de 90 grados durante 30 segundos, y que pasado ese tiempo cojas una pelota de 15 kilos y la lances contra el aire y la cojas, así, sin parar, durante otros 30 segundos, y luego vuelve a empezar y ponte de espaldas en la pared.

Puede ser también que a tu entrenador le apetezca verte correr un km por fuera del Box, y que al volver tengas que hacer remos durante otros mil metros, y que al terminar los remos tengas que hacerte tantos abominales como puedas en 90 segundos, y que al terminar… ¡VUELVAS A EMPEZAR!

¿Estás cansado de leerlo? Me alegro, porque exactamente de eso se trata, de cansarte, de probarte, de saber de qué pasta estás hecha.

Te voy a contar una anécdota que en principio no tiene mucho que ver con Crossfit, pero sí mucho que ver con entrenamiento.

El día que empecé a correr en serio, hace ya 2 años, me prometí a mí mismo que nunca iba a abandonar una sesión por mi propia voluntad (si se te dobla el pie por 54 partes y no puedes dar un paso no cuenta como abandono). Si en mi mente me marco 5 km, no puedo parar hasta terminarlo, por muchas cuestas que haya, por mucho sol que nos queme. Si me marco 10 km, no vale estar cansado. Si me marco hacer sesiones de 30 segundos corriendo al máximo y 30 segundos al mínimo, así durante 10 minutos, no vale tener flato, ni suplicar interiormente por darte tregua.

Las reglas están claras, si te lo propones, termínalo. PUNTO. Esa manera de pensar me ayudó en muchísimos aspectos de mi vida. Me ayudó en mi trabajo. Me ayudó a escribir 2 artículos semanales en nuestra flamante web de compras online, me ayudó a la hora de viajar y no desesperarme si estaba perdido, me ayudó al verme mi barrigita (conocida como tripa cervecera de treintañero) mientras hacía crossfit y saber que desaparecería tan pronto como empezara a trabajar.
Lo que más te enseña el deporte es a ser perseverante, a entender que las cosas no son gratis, y que el esfuerzo conlleva una grandísima satisfacción posterior.

Leyendo la web de Improve Crossfit Madrid (el Box al que yo particularmente voy) he leído una cosa que, con su permiso, voy a copiar y pegar aquí para que se entienda un poquito más el espíritu, no sólo de ese sitio, sino de creo cualquier lugar que practique este curioso deporte:

Crossfit Madrid
Cuando crees que es imposible que trepes por una cuerda y toques el techo, apúntate a crossfit. Cuando ves inviable aguantar durante un minuto colgado con tus manos de una barra, replantéate tu pregunta y apúntate a crossfit. Cuando pienses que 3 sesiones de 30 flexiones son muchas, piénsalo de nuevo y vete a hacer crossfit. Cuando te canses corriendo a por el autobús, mírate al espejo y piensa si tiene sentido tener una sola vida y no aprovecharla al máximo, aprovechando al máximo tus capacidades.

En sólo dos meses me siento con más fuerza, me canso menos y me siento más capaz de cualquier cosa.
¿Lo que más me gusta? Entrar por la puerta. Disfrutar. Esforzarme. Sudar. Beber agua con mucha sed. Ducharme al terminar exausto, mientras pienso que voy por el buen camino y que el camino se hace al andar.

¿Qué me depararán los siguientes meses?

Esto ha sido todo por hoy en este particular artículo de recomendaciones y tendencias. En Crossfit Madrid hoy no ofrezco ningún producto, hoy sólo te ofrezco MOTIVACIÓN, unos la venden muy cara, pero yo hoy, como cada día, te la regalo.

Muchas gracias por leerme, si quieres ayudarnos en nuestro proyecto lo tienes muy fácil. No tienes más que regalarnos UN CLIC en facebook, twitter o google +, a ti no te costará nada y a nosotros nos estarás ayudando muchísimo a seguir creciendo. Gracias por adelantado.

¡Hasta pronto!

Pd: la foto de portada es Mario, el mejor entrenador de Crossfit de Madrid, él no lo sabe, pero por cada like que nos pongáis, el hará 5 burpees. (Venga, y yo otros 5).
Pd2: ¡EXTRA EXTRA! Mario ha escrito su artículo sobre cómo hacer CrossFit en casa.

Compartir
Artículo anteriorComprar Ventilador de Techo, ¡Dame tu aire!
Artículo siguienteCrossFit en casa, ¡Móntatelo barato!
Pienso que la vida se mide en ilusiones. Pensar en proyectos y ver cómo te ilusionas sólo con la sensación de que podrían ser realidad. Pero también la vida es movimiento, poner tu cuerpo a funcionar acompañando a las ideas, viéndote a ti mismo crear algo de la nada y sentir que eres útil y poderoso sólo por el mero hecho de ver que puedes, que puedes mirar la vida con ojos de constructor y no sólo con mirada de un turista que pasa por la vida sin despertar un sólo sentimiento, sin aprender, y sin enseñar absolutamente nada. | | | (Viajar sólo a Marrakech, es mi primer Ebook publicado).

1 COMENTARIO

  1. Sí señor!!! Otro adepto más para el crossfit!! Totalmente de acuerdo con todo lo expuesto con más de un año de trayectoria en este deporte….la verdad es que cada vez me gusta más y posiblemente sea para mí de los mejores momentos del día….que por cierto empieza hoy en un par de horas jejej “plátanos en el hombro” para todos!!! (leer artículo para entender este concepto)

DEJA UN COMENTARIO