Cómo hacer una Entrevista o Carta de Presentación que impacte

Cómo hacer una Entrevista o Carta de Presentación que impacte

360
0
Compartir
como hacer una carta de presentación




Voy a contar la última experiencia que he tenido sobre cómo hacer una carta de presentación que impacte y que por lo tanto sea irresistible a que suene tu teléfono.

Tanto una entrevista como una carta de presentación es para mi prácticamente lo mismo. Una es escrita y la otra frente a frente con alguien. Una intimida más que la otra.

Recuerdo muy bien cómo era el Mario de antes cuando iba a una entrevista o simplemente echaba el currículum por internet y que tampoco sabía como hacer una carta de presentación para un trabajo. Ese chico que salía del “donde nunca pasa nada” del hogar familiar y de su pequeño pueblo donde todo era inocencia.

Mi primera entrevista fue a los 16 años para una empresa muy explotadora que contrataba a estúpidos como yo que no sabían nada del mercado laboral, de sueldos, de horarios, de días libres y tampoco de trabajos mal pagados.

No llego a recordar si estaba nervioso, pero lo que sí recuerdo es entrar por primera vez a una oficina gris, llena de ruidos de teléfonos, tacos de papel por todos lados y casi ninguna ventana donde entrara la mas mínima luz de la calle.

Había entrado en mi primer departamento de Recursos Humanos (RRHH) y no entendía nada de lo que pasaba ahí dentro.

Me encerraron en una sala y me dijo una amable chica bastante guapa “espera aquí que ahora vengo”.

Y ahí estaba, solo, en aquel cuarto gris, sentado en una silla gris con los codos apoyados en una mesa gris pensando como me pasaría una de las misiones del Starcraft donde me había quedado atascado.

Se abre la puerta y entra otra mujer con papeles en las manos (¿¡y la otra chica!?).

Totalmente confundido y sin todavía saber qué tenía que hacer allí, empieza un curioso interrogatorio sobre mi vida laboral.

¿Vida laboral?… ¡pero qué vida si tenía 16 años!

ELLA: – ¿Qué trabajos has realizado en el pasado?

YO: – Eh… pues he vendido periódicos los domingos en la tienda de un amigo (jajajaja que apardalao era)

ELLA: – Bien ¿y que más trabajos has hecho?

YO: – eh… pues ninguno más.

Nota: es muy importante que en tu primera entrevista no pares de decir “ehhhhhhh… o mmmmmmm…” constantemente al principio, a mitad y al final de cada frase que digas. Es el mejor indicador “vamosavercuantopodemosmalpagarleyexplotaraesteinsulso” para el entrevistador que existe. ¡Pónselo fácil hombre de dios! (Sarcasmo Mode On)

El mojón casi estaba saliendo por la compuerta en ese mismo instante o como se suele decir ahora “tenía el Hamilton en la pole”.

Tras esta besugada, la mujer empezó a contarme cosas de su empresa y la cantidad de gente que trabaja en ella bla bla bla… pero yo rápidamente activando mi sensor de “te voy a escuchaaaaaar atentamente” (gracias a mi déficit de atención) y poniendo esta cara:

cara de escuchar atentamente

seguí pensando en que si colocaba los soldados en la zona norte del mapa y a la vez atacaba por otro flanco al enemigo seguramente así podría pasarme la misión del Starcraft.

Ella seguía hablando. Yo empecé a pensar en gatitos.

No sé cómo pero me dieron el trabajo. (Bueno, si que lo sé, iba enchufado por mi madre 😀 ¡Cuánto la quiero!)

Mi primera entrevista y había conseguido el puesto.

Me había convertido en un profesional de las entrevistas y el olor a yate y casa de la playa estaba pegado a mi nariz.

¿Os digo cómo era el trabajo que me dieron? (Seguro que estaréis intrigados)

Curraba 8 horas de lunes a sábado (no recuerdo muy bien si también domingos) como reponedor en un Carrefour de El Pinar de Las Rozas allá donde sólo hay descampado a un lado y tiendas de grandes superficies al otro.

Cobrada poco más de 500€ al mes pero me parecía que era el mayor rico de España y el rey del bambo. ¡Sí nena!

Las siguientes entrevistas en los años que vinieron fueron muy parecidas con la gran diferencia que tenía algo más que contar por el simple hecho de que iba saltando de un cutre trabajo a otro cutre trabajo, e incluso cuando trabajé en Telefónica como informático seguía haciendo esas entrevistas estándar.

Eran otros tiempos donde era muy fácil encontrar trabajo y ni hacía falta saber como redactar una carta de presentación a una empresa.

Hoy es todo más complicado. La crisis ha espabilado a muchos y la competencia es todavía más feroz que antes.

¿Cómo puedo hacer que mi carta de presentación se diferencie de las demás?

Esa es la pregunta que te tienes que hacer, ¿qué tengo que hacer para que mi currículum o mi carta de presentación brille entre todo el montón de candidatos?

Tienes que ir poco a poco despertando tu creatividad. Ir más allá del simple hecho de escribir palabras vacías. Tienes que salir de las plantillas tanto de CV y de cartas de presentación que abundan por internet.

¡Todos mandan esas plantillas! ¡No lo hagas tú! ¿Cómo quieres que se fijen en ti si vas vestido igual que el resto del mundo?

Con el siguiente ejemplo lo veréis mucho mejor.

No hay una carta exacta porque cada oferta debería tener su carta de presentación personalizada.

Mi última experiencia

Hacía mucho que no enviaba un CV y menos aún una carta de presentación (he rellenado poquísimas, siempre enviaba mi plantilla del CV que tenía guardada con mis bonitos datos y me iba a jugar a la pelota).

Hace 4 días envié a través del mayor portal de empleo de internet mi CV desactualizado que no quería actualizar y rellené el apartado de la carta de presentación. Me llamaron a la hora siguiente, la carta decía así:

¡Muy buenos días!

Esta no es una carta de presentación donde digo que soy puntual, que voy a dar la mejor versión de mi mismo, que soy proactivo,  que tengo tantos másters y que soy el mejor candidato y bla bla bla.

Esta es una carta de presentación de una persona normal a otra persona normal (usted que lee esto).

Seguramente tenga en el buzón de entrada de esta oferta de trabajo al final de la semana a rebosar de currículos, cartas de presentación y seguramente todas ellas sean iguales.

¿Qué le podría contar de mi en los 4000 carácteres que deja este formulario? Posiblemente nada que no hayan dicho otros ya.

Tengo exactamente la misma experiencia o menos que todos los que se han inscrito, soy igual de proactivo, igual de trabajador, igual de excelente que todos ellos….

Lo que me diferencia es una sonrisa cada mañana.

Por otro lado, tampoco tengo un título C1 de Inglés sellado en España. Lo que tengo es otro 1 sin C. Lo que tengo es un año de experiencia hablando inglés en plena Inglaterra y en el corazón de Escocia.

Lo que me diferencia es haber roto los platos aquel día para irme a enfrentarme al mundo varias veces y romper con el confort que uno mismo se crea.

Tengo la diferencia de haber visto mundo, conocer culturas y darme cuenta de muchas cosas por las que pensamos todos.

¿Esto valdría 18.000 al año? Seguramente valga mucho más.

¿Hablamos?

Mario Navarro

Algunas claves para destacar entre todos

Cada situación personal es un mundo. No sé de vuestros problemas, de la educación que habéis tenido, de vuestra vida, pero lo que sí sé es que nada es imposible y si estás leyendo estas líneas es que sabes que algo no marcha bien y quieres darle un cambio de rumbo a tu vida.

Diferénciate

Hay que ser algo creativo para tomar un camino distinto y afortunadamente no es un gen que llevamos dentro. Es una capacidad que se desarrolla con la práctica.

La primera vez seguramente no salga bien pero luego podrás captar la atención de forma única.

En algunas cartas de presentación hasta llegué a poner poemas como La Marioneta de Trapo de García Márquez o La canción del Pirata de Espronceda.

La mejor manera de mejorar tu creatividad es leer libros y experimentar. Algunos libros que te puede ayudar son:

No hagas lo mismo que todos

Si ves que la oferta que estás mirando en Infojobs tiene 942 inscritos, no pierdas tu tiempo.

Busca otra oferta u otra manera diferente de hacer llegar tu currículum a esa empresa como buscar su nombre en Google, averiguar su email y mandarlo directamente.

¿Y si vas a allí a entregarlo en mano directamente? Atrevido y seguro que no se olvidan de ti.

En la biografía de Steve Jobs cuentan que consiguió un trabajo en Atari plantándose en el hall del edificio diciendo “de aquí no me muevo hasta que me contraten”. Y consiguió lo que quería.

No te digo que hagas lo que hizo Jobs, es una locura (quien sabe, habría que probarlo) sólo que te sirva de ejemplo para hacer cosas distintas.

No utilices plantillas para hacer CVs ni cartas de presentación

Ya lo he dicho antes y es lo que hace la inmensa mayoría de buscadores de trabajo. Hasta yo lo hice al principio.

Una cosa que si te recomiendo es que veas muchos currículos de otras personas para que veas la estructura, la información que dan y los datos más importantes.

Por otro lado no hay mejor currículo que aquel que tenga pruebas empíricas de lo que sabe. Por ejemplo, si eres diseñador, muestra tus creaciones o si eres periodista muestra tus textos. ¿Lo pillas no?

Escribe que te gustaría leer y que te mandaran a ti si fueras el que elige personal.

Ponte en la piel de la persona de Recursos Humanos

Este truco es bueno y desarrolla el último párrafo del punto anterior.

Piensa por un segundo que eres esa persona que se encarga de revisar los currículums, las cartas de presentación y de hacer las entrevistas en una empresa.

¿Te imaginas ver 800 currículos iguales y las mismas cartas de presentación? Yo me pego un tiro si algún día me pasa y por supuesto no contrataría a nadie.

¿No te llamaría la atención una carta de presentación que cuente una historia o que simplemente sea diferente aunque solo sea en el saludo? Seguro si.

Piensa y repiensa qué puedes hacer para que te vean.

Invierte en ti mismo. Aprende otras cosas.

No me refiero a que te des un baño en un spa, a que te vayas de compras para comprarte algo para ti solito o alguna cosa así.

Lo que quiero transmitirte es que inviertas en ti mismo como arma para cambiar tu situación.

Si llegas de ese trabajo del que estás harto, ese que te hace tener la semilla del mal y lo único que haces es ver la tele hasta que anochece para irte luego a la cama, nada cambiará.

Invierte ese tiempo en leer o aprender algo nuevo como un idioma, una profesión nueva que te motive o cualquier cosa de provecho.

Tu creatividad también se verá aumentada.

Sé que cuesta mucho y no hay ganas, pero el cambio requiere esfuerzo diario. Sólo unos pequeños pasos cada día y en un año habrás recorrido un camino enorme.

¿Sabías que se necesitan 10.000 horas para ser maestro en alguna habilidad? Empieza a construir ese montón de horas hoy mismo con los primeros 5 minutos.

Lee. Lee. ¡He dicho que leas! Los libros son como joyas.

Los libros te van a dar toda la información que necesitas. No pares de leer libros nuevos. Es la mejor formación que puedes regalarte.

Una buena tanda por los que puedes empezar son los libros recomendados de Antévez. No hay ninguno que no se pueda decir que no valga la pena sino todo lo contrario.

Si nada te convence… Estamos en la era del Trabajo 3.0

Hasta que llegue la era en que los robots tengan que hacer todas nuestras tareas y nosotros sólo tengamos que disfrutar de las cosas bonitas de la vida e ir al psicólogo porque no tenemos nada que hacer y nos preguntemos cual es el sentido de la vida y la existencia, nos podemos dedicar al Trabajo 3.0.

Es el mejor momento. Estamos en la Era de la Información y tienes que aprovecharla.

¿Qué es el trabajo 3.0?

Es aquel que se hace totalmente y exclusivamente online, es decir, por internet.

Puede ser trabajo como Freelance ofreciendo tus habilidades, como montar una web, programar un widget para wordpress, picar código para algo, desarrollar una app o también en una empresa en la que puedes trabajar desde casa (esto más bien sería teletrabajo).

O puedes montarte una página web y forrarte.

Ventajas de ser un trabajador 3.0

  • La mayor ventaja es que eres tu jefe.
  • Trabajas en cualquier parte del mundo. Solo necesitas una conexión a Internet y un portátil barato.
  • Decides cuando trabajar y cuando no.
  • Trabajar en pijama en casa 😀
  • Aprender mucho sobre la burocracia de tu país.
  • Crear algo tuyo que te pertenece y trabajar en lo que realmente amas.
  • Tu creatividad se dispara con el bombardeo de ideas que vas a tener.
  • Satisfacción contigo mismo por todo lo que creas.
  • Aprendes organización y efectividad.

Desventajas de tener un trabajo 3.0

  • Necesitas ser algo más creativo de lo normal para reinventarte constantemente y esto no es fácil.
  • No hay sueldo fijo, realmente ganas por lo que trabajas. Un mes puede vaya bien y que el mes siguiente ganes la mitad.
  • Papeleos con Hacienda y la Seguridad Social.
  • No parar de pensar un minuto en tus empresas online. (A veces es difícil desconectar)
  • Miedo e incertidumbre por saber si todo saldrá bien o si de verdad eres capaz (esta es la razón suprema por la que el 99% no se lanza a crear algo)

Realmente hay muchas más ventajas, y desventajas puede que todavía más pero el peso en una balanza de una y otra siempre se inclina hacia un lado ¿adivina cuál?

Cómo empezar a ser un trabajador 3.0

Es más sencillo de lo que parece. Primero necesitas una idea.

Ideas tenemos todos pero lo que falta muchas veces es un pequeño plan de ejecución, una guía con los objetivos a cumplir.

Y sobre todo falta pasión. Ponle pasión en todo aquello que hagas. Te voy a dejar un vídeo de Emilio Duró que es zas en toda la boca constante.

No hace falta que sea un plan de empresa de 120 páginas ¡ni loco! pero sí algo que defina por dónde y a qué quieres llegar.

¿Qué tal si empezamos montando un blog? Puede ser de ese hobbie que tanto amas, un blog con tus pensamientos o realmente lo que te de la gana.

Para crear un blog necesitarás:

  1. Un dominio. Puede costar unos 7€ al año.
  2. Un servidor o hosting. Uno decente por 70€ al año.
  3. Un CMS o gestor de contenidos como WordPress (el más usado y más fácil). Esto es gratis en la mayoría de CMS.

En total montar un blog cuesta alrededor de 80€ al año. ¿Es barato montarse una tienda online no?

A una tienda física tienes que sumarle el alquiler del local, el sueldo de los empleados, impuesto de mil cosas… ¡Se me eriza el bello de pensarlo!

Búsqueda y compra de un dominio

Una vez con tu plan en la cabeza tienes que darle un nombre que se identifique con la idea y para que todos lo veamos. Eso se consigue comprando un dominio.

Yo suelo utilizar Godaddy. Tiene muy buenas ofertas para el primer año y siempre hay jugosos descuentos.


Go daddy ES 468x60Si quieres montar un blog sobre lo mucho que te gustan las orquídeas rosas, un dominio como www.orquideasrosas.com sería ideal pero no hace falta que sea la frase exacta. Puedes elegir www.happypink.com y que luego tu contenido sea todo sobre orquídeas rosas.

Elección del servidor o hosting

Si el dominio es como tu alma y la consciencia de tu idea, el servidor es la parte física de tu pequeña creación para almacenar ese alma.

Es donde irá instalado el gestor de contenidos (recuerda que te recomiendo WordPress por su facilidad de uso) y donde te conectarás para escribir tus artículos que luego podrá ver la gente al escribir tu dominio.

Yo suelo usar Hostgator pero hace bien poco descubrí Sered, empresa Española 100% con unos precios muy interesantes y además con la posibilidad de elegir muchas opciones para proyectos más avanzados. 😀

No te líes mucho si estás empezando en este mundillo. Elige algo básico y barato porque lo importante es trastear y aprender.

Tu primer proyecto es vital para coger todo el conocimiento que puedas.

No intentes hacerlo prefecto porque seguramente fallará pero de él cogerás una experiencia buenísima para empezar proyectos todavía mejores.

Una vez comprado el dominio y el hosting…

Ahora solo queda meter contenido en tu WordPress y que caiga el dinero del cielo.

Si el post es de calidad suprema y hará que tus visitas pinchen de manera compulsiva en tus anuncios o el servicio que vendas como si el fin del mundo estuviera ahí, a la vuelta de la esquina.

Cómprate una carretilla y una pala porque va a ser difícil recoger todo el dinero con la mano. 😀

Yo voy por el tercer yate. No se a que esperas tú.

¿Qué no me crees?

Vale, tienes razón, ni tengo yates, ni carretillas y tampoco una misera pala.

Para llegar a eso vas a tener que leer mucho sobre como funciona Google y como poner una página web en la primera posición cuando buscas algo en concreto.

Vas a tener que estudiar marketing, jugar con la incertidumbre de no tener la remota idea de saber que coño estás haciendo y si va a funcionar. Vas tener que cambiar el tipo de letra, el color de los botones porque da la casualidad que el color verde en tu web te hace vender un 1515% más que le color rojo que andaba por un 2,67% de ventas en relación a las 14000 visitas diarias que tienes.

Vas a tener que tener mucha creatividad, pero como he dicho al principio, la creatividad es como un músculo y tienes la santísima suerte de poder entrenarla.

¿Despertamos del sueño y lo hacemos realidad?

******

Si te ha inspirado algo, estás ahora mismo confundido y acabas de descubrir un mundo del que no tenías ni idea, deja un comentario con lo que te gustaría que siguiéramos escribiendo.

Espero que te haya gustado mi primera entrevista, mis consejos sobre como hacer una carta de presentación y que es el trabajo 3.0.

¡Un abrazo!

 

DEJA UN COMENTARIO