Inicio Cuerpo Guía sobre cómo eliminar las durezas y los callos de los pies

Guía sobre cómo eliminar las durezas y los callos de los pies

“Hay tantos caminos por andar…”. ¡Sí! Es aquella canción de Julieta Vanegas en la que la artista mexicana nos invitaba a caminar y caminar junto a ella. Te acuerdas, ¿a que sí? Y seguro que te apetece acompañarla, pero para aguantar una caminata en condiciones has de tener a punto los pies.

Y, seamos sinceros, mientras hace mal tiempo apenas si nos ocupamos de ellos, aunque esa desatención genere problemas no solo estéticos, sino también dolorosos. Te hablo de las grietas en los talones o las durezas y callosidades.

Por lo tanto, ya estamos tardando en poner manos y pies a la obra. Bienvenido a nuestra guía sobre cómo eliminar las durezas y los callos de los pies. Échale un vistazo a nuestro artículo de las mejores limas electricas para pies.

¡Seguro que te resulta muy útil!

*Nota: En vez de poner imágenes de pies con múltiples cosas raras, que hagan que desees apartar la mirada de inmediato, voy a poner fotos bonitas que nos inspiren a tener pies preciosos. ¿Qué te parece? :p

¿Qué son los callos de los pies?

pies en suelo de madera

Los callos, durezas o hiperqueratosis son fragmentos de piel engrosada que se forman en distintas zonas de los pies (o de las manos; si no me crees, echa un vistazo a pelotaris o remeros) y que responden a una reacción protectora de nuestro organismo.

¿Y de qué nos protege? De ciertos ataques externos, como una presión exagerada o una fricción constante, y lo hace para evitar que se formen ampollas dolorosas. No obstante, la propia dureza puede ocasionar dolor o incluso sangrado, así que lo mejor es deshacerse de ellas cuanto antes.

¿Por qué se producen las durezas de los pies?

pies extendidosHay varias causas por las que se producen las tan molestas durezas, pero las más comunes son:

  • Uso de calzado inadecuado. A veces, un zapato demasiado estrecho o con punta afilada puede ocasionar daños en nuestro pie, y no solo rozaduras y heridas, también callosidades, sobre todo si nos los ponemos muy a menudo. Eso se debe a que el pie debe soportar demasiada presión en ciertos puntos, algo que se produce también si nos calzamos un número demasiado pequeño. El uso excesivo de zapatillas deportivas también puede causar durezas, ya que su diseño se orienta a usos determinados en los que el pie se apoya en el suelo de determinada manera, que no se suele corresponder con el paso normal. Asimismo, si usas botas o zapatos duros o confeccionados con materiales que no dejan transpirar el pie, la fricción y el calor pueden conducir a la aparición de callosidades.
  • El sobrepeso. Sí, amigo, sí, estar gordito es malo para todo, también para los pies. Y es que cuando los pies deben soportar más peso del que corresponde a la complexión de cada uno, estos reaccionan a la defensiva y se ponen el casco y la armadura. O lo que es lo mismo, el cuerpo produce más queratina en las zonas que sufren mayor fricción y estrés para proteger las articulaciones y las zonas blandas, evitando lesiones de calado, creando zonas con la piel más dura y gruesa: los temidos callos.
  • Posturas corporales incorrectas. Y no te hablo solo de las que se refieren exclusivamente al pie, como torcer las puntas hacia dentro o hacia fuera, sino en general. Echarse continuamente hacia un lado apoyándose más en una cadera y un pie también puede generar callosidades en las zonas en las que las extremidades se ven forzadas. En este caso no basta con atacar la dureza, sino que es aconsejable tomar otro tipo de medidas, como el uso de plantillas ortopédicas o acudir a un terapeuta que nos enseñe a colocar bien el cuerpo. ¡Los hay!
  • La edad. Cómo no, cumplir años también causa durezas. No es exactamente así, pero con la edad la piel se va haciendo más fina y pierde elasticidad, por lo que todas las afecciones cutáneas se agravan. Es probable que aumente la sequedad y, con ella, las grietas y el endurecimiento de las callosidades previas, que pueden volverse más dolorosas. Como no podemos revertir el paso del tiempo, ¡hemos de eliminar los callos y cuidar nuestros pies!

¿Cómo se puede evitar la formación de callosidades en los pies?

pies sobre libros

Una buena hidratación es la base de unos pies sanos y sin callos. Tenlo muy claro, porque resulta bastante habitual que nos olvidemos de ellos en nuestra rutina diaria. ¿O nunca has pasado de los pies cuando te has aplicado tu crema hidratante después de la ducha? ¡Muy mal! ¡Remal, remal, remal y fatal! Vale, a mí también me ha pasado… Pero está mal.

Además de la hidratación, has de cuidar el calzado. Como a menos que te sobre el dinero y puedas comprarte los zapatos hechos a medida y perfectamente ajustados a la horma de tu pie recurrirás a calzado convencional, has de procurar que este sea transpirable: la mejor opción, sin duda, es la piel.

En cualquier caso, evita usar todos los días el mismo par de zapatos para que no se perpetúen ciertos gestos que pueden sobrecargar unas zonas determinadas. Y, por supuesto, no te dejes llevar por aquello de “con lo baratos y lo monísimos que son, me los compro aunque no sean exactamente de mi número”.

De todas formas, aunque extrememos las precauciones, los callos siempre pueden aparecer a traición, así que…

¿Cómo eliminar definitivamente los callos?

pies en la playaLa pregunta del millón, ¿verdad? Yo, como hada de los pies que soy, puedo darte unos consejos (que es lo que voy a hacer), pero si a pesar de mantener una correcta higiene, una buena hidratación y seguir estos tratamientos de pedicura que te propongo sigues padeciendo de callos de manera continua, lo mejor es que acudas al podólogo. Eso sí, no te alarmes: las callosidades no son afecciones graves, sólo debes extremar las precauciones si padeces diabetes.

La mejor herramienta para erradicar los callos y las durezas es la piedra pómez.

Rasca que te rasca lograrás desprender la piel engrosada hasta que tus pies queden tan suaves como los de un bebé. Dos cositas: antes del proceso, humedece los pies para que la piel se reblandezca; después, hidrata bien la zona con una crema específica.

Como la industria de la belleza y el cuidado personal avanza como loca, ahora puedes encontrar en el mercado piedras pómez para todos los gustos: a palo seco, con mango largo para manejarla a golpe de muñeca o limas eléctricas con cabezales giratorios que realizan el movimiento por ti.

¿Te parece demasiado agresivo eliminar los callos a base de fuerza (o fricción)? Puedes probar alternativas, aunque te digo desde ya que lo mejor es que combines los métodos que te voy a proponer ahora con una sesión de limado semanal, por ejemplo.

Aquí tienes alternativas (o complementos, como yo lo prefiero):

  • Paseos por la orilla del mar. Esto suena, por lo menos, mucho más agradable que lo de rascarte los pies con una piedra, pero es básicamente lo mismo, porque la arena actúa de piedra pómez o exfoliante natural, con el añadido de la humedad del agua (que reblandece la piel) y del efecto cicatrizante del salitre. Y, por supuesto, con el beneficio extra de que caminar por la playa es, ante todo, un placer que te arregla los pies, pero también el alma. Y, después de este arranque lírico, nuevo método. ¡Sigue leyendo!
  • Ácido salicílico. No vas a tener problemas para encontrar en el mercado cremas y lociones especiales para paliar y erradicar las durezas de los pies. Casi todas ellas tienen fórmulas basadas en el ácido salicílico. Este es un pariente de la aspirina, por lo que también puedes optar por un remedio casero consistente en aspirina, agua y zumo de limón: crea una pasta con estos ingredientes (no uses más de cinco comprimidos), aplícatela sobre los pies y envuélvelos en una toalla caliente durante unos diez minutos. Después, retira el producto sobrante con una piedra pómez de base ancha, sin apretar. Verás cómo mejora la textura de la piel.
  • Manzanilla y zumo de piña. Parecen propios solo del desayuno o la merienda, pero son dos productos naturales que ayudan a combatir los callos. En el caso de la manzanilla, prepara infusión suficiente como para lavarte los pies en un barreño, dejándolos unos minutos en remojo para que las durezas se vayan reblandeciendo. Si prefieres el zumo de piña, este ha de ser natural y basta con aplicar unas gotas sobre los callos y dejarlas actuar un ratito: verás cómo los callos se suavizan y, por fin, se desprenden.

Pero ya te he dicho que lo mejor que puedes hacer es combinar estas cositas con un buen repaso con piedra pómez. Así que toca hacerse con una lima para pies. Y te preguntarás…

¿Es mejor una lima manual o una eléctrica automática?

imagen de dos pies de frenteUna lima es una lima, y por lo tanto resulta igual de buena una que otra en las mismas condiciones de rugosidad y dureza. Ahora, si hablamos de prestaciones y de comodidad de uso… Con la lima manual es posible que tengas que apurar tus dotes de contorsionista, mientras que utilizar una lima eléctrica resulta lo más cómodo del mundo.

Además, en el mercado puedes encontrar mil y un modelos de limas automáticas para los pies, con rodillos especiales para pieles sensibles, con funciones de masajeado y con recambios, muchos recambios.

Y sí, estos aparatos de pedicura resultan bastante adictivos, por lo que estarás deseando que llegue el momento de usarlo y, así, tendrás tus pies siempre presentes. ¡Y bellos bellísimos! Como debe ser. Para poder acompañar a Julieta en su paseo.

Cómo cuidar los pies para que parezcan sanos y bonitos

  • Llevar calzado adecuado y no escatimar en gastos cuando se trata de la comodidad y salud de nuestros pies
  • Llevar buenos calcetines. Unos calcetines cómodos y buenos marcan la diferencia.
  • Muchísimo cuidado al andar descalzo, que no te pase como a mí que anduve dos km sobre aslfalto con los pies descalzos, y las ampoyas de sangre me duraron dos meses.
  • Darte baños relajantes con hidromasajes para pies.
  • Usar productos cosméticos apropiados. Los más caros no son sinónimo de los más buenos. Prueba los que mejor te vengan a ti, haz pruebas de ensayo y error empezando desde la crema nivea más básica.
  • Quitar durezas. Espero que con nuestro artículo te hayamos ayudado a conseguirlo 🙂
  • Usar plantillas
  • Mucha atención a las uñas de los pies
  • Limpiar nuestros pies diariamente

Info sacada de Mejor Con Salud.

*Fotograías sacadas del archivo de fotografías de Unplash.

Compartir
Periodista y proyecto de historiadora del arte. Me apasionan los fantasmas, la literatura del siglo XIX, Quim Gutiérrez, el chocolate y los gatos persas. Intento ser normal, pero creo que no me sale del todo bien. Aquí intento ayudarte y divertirte.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor, deja tu comentario
Please enter your name here